Huracán María

Denuncian que en Puerto Rico restablecieron servicio eléctrico a un club de 'strippers' antes que a los hospitales

Empleados supuestamente cobraron $5,000 por restaurar la energía a un club nocturno de San Juan antes que a otros lugares prioritarios como hospitales o el aeropuerto internacional. Congresistas de EEUU piden explicaciones sobre favoritismo en la restauración de la electricidad en la isla.

Congresistas estadounidenses pidieron a la estatal Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) de Puerto Rico que explique supuestos incidentes de corrupción durante los trabajos de restauración del sistema eléctrico destruido por el huracán María. Hay denuncias de que se les conectó el servicio a urbanizaciones y hasta a un club de bailarinas exóticas antes que a lugares prioritarios como hospitales o el aeropuerto internacional.

A casi seis meses del paso del huracán María unos 132,000 clientes de la AEE siguen a oscuras en Puerto Rico, varios municipios en el centro y este de la isla apenas tienen el servicio eléctrico y las averías y apagones son parte de la rutina diaria en los pueblos que tienen energía.

En medio de esta crisis tres congresistas del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes, encabezados por su presidente, Rob Bishop, enviaron una carta al director interino de la AEE, Justo González, pidiéndole que explique si la corporación está investigando las denuncias de corrupción.


La carta indica que en uno de los incidentes denunciados a funcionarios de la AEE “ supuestamente les pagaron 5,000 dólares y les dieron boletos de entrada valorados en 1,000 dólares cada uno para que restauraran la electricidad de clubes de bailarinas exóticas en el área de San Juan” antes de lo previsto.

“También hay denuncias de que (funcionarios de) la AEE restauraron la electricidad a sus propios hogares y a otras áreas antes de restaurar la electricidad a lugares críticos como el Centro Médico de Río Piedras en San Juan”, agrega la carta.

Las denuncias, según los congresistas, levantan “serios cuestionamientos” sobre la labor de la AEE en la reparación del sistema eléctrico y forman una “grave barrera para la recuperación” de la isla en momentos en que EEUU ha “prometido miles de millones de dólares de los contribuyentes para ayudar a Puerto Rico”.

Los incidentes a los que los congresistas se refieren fueron reportados a finales del mes pasado en el diario El Vocero, que basado en fuentes de la AEE reportó que además del club de bailarinas exóticas empleados de la corporación restauraron el servicio eléctrico, aparentemente para favorecer a alguien en la barriada Buen Consejo de Río Piedras, la urbanización Los Choferes, en Cupey, Terrazas de Cupey, la barriada Venezuela, en Río Piedras, el barrio Camarones, en Guaynabo y en parte del municipio de Las Piedras.


“Mientras, en un complejo de apartamentos en Villa Andalucía, en San Juan, otro supervisor de la AEE presuntamente se concentró en energizar un alimentador y llevarlo expreso hacia su residencia para brindarse el servicio eléctrico. Este acto causó malestar entre los vecinos de las comunidades cercanas que no lograron beneficiarse del servicio eléctrico, al extremo de que hicieron una protesta frente a la residencia del funcionario”, indica el reportaje.

Por su parte, el director interino de la AEE, Justo González, dijo este martes que en la corporación pública no habrá espacio para actos de corrupción y pidió a ciudadanos denunciar cualquier irregularidad cuanto antes.

González dijo que recientemente la AEE separó de empleo y sueldo a tres empleados de la Región de Ponce por solicitar dinero a cambio de reparar el servicio eléctrico a clientes y que quienes incurran en conducta semejante correrán la misma suerte y serán referidos al Departamento de Justicia.


“En la Autoridad no hay cabida ni tolerancia con actos de corrupción. Contamos con varios mecanismos para que los ciudadanos puedan denunciar casos sobre alegaciones de corrupción o de actos ilegales contra cualquier funcionario, empleado o contratista”, dijo González.

Esta polémica es la más reciente relacionada a los malos manejos en el proceso de reconstrucción de Puerto Rico tras los pasos de los huracanes Irma y María por la isla en septiembre del año pasado, tanto de parte del gobierno local como del federal.

El primer gran escándalo ocurrió el año pasado por la contratación de la empresa Whitefish Energy por 300 millones de dólares por parte del Gobierno de Puerto Rico para reparar el destruido sistema eléctrico de la isla, a pesar de tener solo dos años de existencia y dos empleados a tiempo completo.

El contrato, que provocó investigaciones del Congreso y hasta del FBI, fue eventualmente cancelado por el gobierno de Puerto Rico y hasta la fecha no se ha hallado ilegalidad alguna en el mismo.


Otro escándalo se produjo cuando se supo que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) -que criticó la manera en que se había contratado a Whitefish- contrató por 156 millones de dólares a una empresa sin experiencia en situaciones de desastres -y con una sola empleada- para repartir 30 millones de porciones de comida en Puerto Rico tras el huracán María, pero solo entregó 50,000 .

En febrero pasado el Departamento de Vivienda de Puerto Rico canceló un contrato por 133 millones de dólares para reparar viviendas dañadas por el huracán María, al determinar que la licitación fue concedida indebidamente.

Ese contrato, sin embargo, tuvo que ser reanudado por orden judicial en lo que los tribunales toman una decisión final sobre el mismo.

Esta semana también se supo que FEMA está pagando fortunas a las empresas que reparan viviendas dañadas por los huracanes y que cobran precios inflados de más de 600 dólares por instalar un lavamanos, más de 1,000 dólares por un calentador o más de 500 por un inodoro, por encima de los precios del mercado en Puerto Rico.

Para denunciar actos de corrupción de parte de funcionarios, empleados o contratistas de la AEE los ciudadanos deben llamar a la línea confidencial 787-521-1212 o acceder al portal de la AEE y hacer la denuncia online.