Patrocinios

¡Quítate el frío con un rico chocolate caliente mexicano!

En esta temporada en la que el frío comienza a sentirse, nada es tan reconfortante como una deliciosa taza de chocolate caliente mexicano.
23 Oct 2014 – 3:41 PM EDT

Texto: Erika González

El chocolate caliente mexicano es conocido en todo el mundo por su delicioso sabor. Conoce el origen de esta milenaria bebida y aprende a prepararla en su forma tradicional, para que lo sirvas en tu mesa humeante y espumoso, tal como se toma en México.

Una bebida ancestral

Una de las grandes aportaciones gastronómicas que ha hecho México al mundo es el cacao. Se tiene registro de que las civilizaciones prehispánicas domesticaron este grano desde, al menos, hace 4000 años, y era tan apreciado que su valor iba más allá de ser un ingrediente para la preparación del chocolate: se utilizaba como objeto ritual y tenía valor de intercambio monetario.

A su llegada a México, los españoles se enamoraron del sabor del chocolate y una vez llevado a España, se convirtió en la bebida oficial del rey. A finales del siglo XVII, se difundió su uso en Europa y su popularidad se extendió hasta nuestros días.

Consejos para prepararlo

La preparación tradicional del chocolate caliente mexicano se realiza con barras sólidas que se obtienen de la molienda de cacao con azúcar y, en algunas ocasiones, también contienen almendras, canela y otras especias.

Existe una oferta muy variada de barras de chocolate hechas en México; muchas las encontrarás en el supermercado. Elige las que tengan una mayor proporción de cacao y menos azúcar para que la añadas a tu gusto.

Para su preparación de forma clásica, se recomienda el uso de un recipiente de barro con forma de cazo y un "molinillo" de madera, utensilios mexicanos especiales para la elaboración de esta bebida. El molinillo permite, por su conformación, hacer espuma abundante. Si no puedes adquirirlo, utiliza la licuadora.

Obtén el mejor chocolate casero

Ingredientes:

4 tazas de leche

7 onzas (200 gramos) de chocolate en barra

Canela y azúcar (opcionales)

Preparación:

Calienta en un cazo la leche y el chocolate en barra hasta que este último se derrita. Puedes revisar que el chocolate no se pegue con una pequeña espátula de madera. La leche no debe alcanzar el hervor.

Retira la mezcla del fuego.

Si cuentas con el recipiente de barro y el molinillo, puedes preparar todo ahí y generar la espuma. En caso de que no, vacía la mezcla de leche y chocolate caliente en la licuadora y mezcla hasta hacer espuma.

Sirve el delicioso chocolate caliente en tazas profundas.

Si lo deseas, agrega azúcar o canela para hacer más intenso su sabor. ¡Disfrútalo!