Patrocinios

Ensalada César, ¡hecha en casa!

Compartimos la historia de esta deliciosa ensalada y algunos trucos para que la prepares en casa de forma fresca y natural.
14 Sep 2014 – 11:54 AM EDT

Aunque muchos piensan que esta exquisita ensalada toma su nombre de los emperadores romanos, no es cierto. Este entrante refrescante fue inventado por el chef César Cardini en el año 1924. Según relató su hija Rosa años después, Cardini inventó la ensalada para sacarle provecho a las cosas que le quedaban en la cocina ya que sus abastecimientos fueron agotados por muchos comensales el 4 de julio de dicho año.  

La clásica ensalada César lleva filetes de anchoas, ¿cierto? ¡Pues no! El chef Cardini se oponía a añadir filetes de anchoas a sus ensaladas. El saborcito a anchoas que notas viene de la salsa inglesa, o Worcestershire sauce, que es confeccionada a base de anchoas.

Conviértete en chef y prepara tu ensalada César hoy:

Ingredientes (para 4 personas):

2 cabezas de lechuga romana

1 ½  tazas de pan frito (croutons)

2 diente de ajo

1/3  taza aceite de oliva extra virgen

1 huevo grande

1 limón (jugo)

Salsa inglesa (Worcestershire sauce)

Sal

Pimienta recién molida

2 cucharadas queso parmesano recién rallado

Preparación:

Toma las cabezas de lechuga y quítales las hojas externas, hasta que llegues al centro tierno donde las hojas son de 4 a 7 pulgadas de largo. Necesitarás unas 6 a 8 hojas para cada ensalada. Separa las hojas del tallo y lávalas bien. Envuelve las hojas en papel toalla y mételas en la nevera hasta el momento de servir.

Machaca bien el ajo con ¼ cucharadita de sal hasta que forme una pasta. Añade una cucharada de aceite de oliva al ajo machacado hasta que tome la consistencia de un puré suave. 

Sofríe el puré de ajo sobre fuego medio-lento con otra cucharada de aceite de oliva. Añade el pan tostado (o crotones) y muévelos en la mezcla de ajo sofreído por un minuto o dos hasta que se cubran con el ajo. Retira los crotones del fuego.

Hierbe el huevo en una cazuela pequeña por un minuto. 

Retira las hojas de lechuga de la nevera y ponlas en el recipiente donde servirás la ensalada. Rocía la lechuga con 2 cucharadas de aceite de oliva y una pisca de sal. Añade pimienta recién molida a tu gusto, y el jugo de limón. Mezcla las hojas para que se incorpore el aderezo. Añade unas gotas de la salsa inglesa y mezcla la ensalada de nuevo. Pruébala para verificar el sazón. Si crees que le falta sazón, añádelo y vuelve a mezclar la ensalada. Una vez que esté sazonada a tu gusto, rompe el huevo y échalo sobre la ensalada. Mézclala de nuevo para que todo se incorpore. Añade el queso rallado y el pan frito y mezcla la ensalada de nuevo justo antes de servir.

¡A comer se ha dicho!