publicidad
Si alguna vez pensaste: "qué competitivo es mi hijo", sigue leyendo para saber si estás en lo cierto, y averigua qué puedes hacer al respecto.

Creo que mi hijo es demasiado competitivo

Creo que mi hijo es demasiado competitivo

Si tu hijo es tan competitivo que no soporta perder o llega a hacer trampa con tal de ganar, este artículo es para ti.

Si alguna vez pensaste: "qué competitivo es mi hijo", sigue leyendo para...
Si alguna vez pensaste: "qué competitivo es mi hijo", sigue leyendo para saber si estás en lo cierto, y averigua qué puedes hacer al respecto.

Texto: Irina Kenigsberg

"Mi hijo siempre tiene que ser el primero en subir al auto, en terminar su cena, en hacer sus deberes". "Parece sentir la necesidad de ser el mejor". "Siempre quiere ganarle a su hermano menor". Estos son algunos de los típicos comentarios que hacen los padres que están preocupados porque sus hijos parecen ser demasiado competitivos. Si te preocupa que no sea capaz de disfrutar y relajarse, aquí encontrarás algunos consejos.

¿Cuánto es demasiado?

¿Cómo saber si el nivel de competitividad de tu hijo es un problema que debes abordar? Ten en cuenta que de los 4 a los 6 años los niños se vuelven muy competitivos, ya que están aprendiendo lo que significa ganar y perder. Tú lo conoces mejor que nadie, observa su actitud al perder o al no conseguir lo que se propone. Un cierto nivel de frustración o desencanto es natural. En cambio, si notas alguna de estas reacciones, tal vez tengas que hacer algo al respecto.

publicidad

- Se vuelve muy negativo cuando pierde, criticándose y haciéndose menos

- Se enfoca más en ganar que en jugar

- Se comporta mal: te contesta de mala manera, hace rabietas

- Hace trampa o miente

- Rompe o cambia las reglas

- Se burla de quien pierde

- No quiere jugar a menos que sepa que podrá ganar

¿Qué hago al respecto?

Plantea el ganar en términos de esforzarse. Elogia a tus hijos por el empeño puesto en una tarea y no por el resultado obtenido.

Ayúdalo a cambiar de perspectiva. Explícale que perder algunas veces no significa que está fracasando. Recuérdale sus logros y dile que no siempre puede ser el mejor en todo.

- Cambia de actividad. Si ves que tu hijo cambia las reglas del juego con tal de ganar o notas que ganar es más importante que jugar, mejor dile que es momento de cambiar de juego. Por ejemplo, que él y sus hermanos o amigos hagan un rompecabezas o que jueguen algo donde todos ganen.

- Puedes proponerle pequeños desafíos en los que compita contra sí mismo. Por ejemplo, ¿puedes resolver más problemas matemáticos que la vez pasada? ¿Puedes correr un poco más rápido que ayer? Así, le mostrarás que ganar es dar lo mejor de uno mismo y que siempre se puede mejorar.

- Practiquen actividades y juegos cooperativos, donde toda la familia trabaje en equipo. Pueden desafiarse a ordenar la casa en menos de una hora. Si tu hijo termina de poner sus juguetes en su lugar antes que su hermano menor, puede ir a ayudarlo ya que en este juego la familia entera “compite” contra el tiempo.

- Hagan una lista de motivaciones. Para algunos niños, la única motivación para jugar es que sienten la necesidad de ganar. Tienen una visión muy estrecha, no pueden ver que hay otros elementos positivos como divertirse, socializar, aprender, etc. Esa visión hace que le otorguen un valor desmedido al resultado. Puedes proponerle crear juntos una lista de motivaciones para jugar o, inclusive, de cosas positivas que suceden al perder (aprender, alegrarse por el oponente, obtener la oportunidad de mejorar).

Si tu hijo se pone mal cada vez que pierde, no temas en buscar ayuda profesional.

publicidad
publicidad
Las imágenes fueron captadas por cámaras corporales de los policías que ingresaron al lugar. El video evidencia la violencia que se vivió esa noche, cuando un hombre armado acabó con la vida de 49 personas.
Una mujer encargada de una gasolinera en el sur de California apalea el vehículo de un cliente aparentemente enfurecida porque llevaba más de una hora frente a la bomba de combustible.
Una cámara instalada dentro del camión muestra cómo este se desvía del carril de la autopista y cae al vacío.
Las increíbles imágenes fueron registradas por un vecino que grabó el momento donde la estructura cayó sobre la maquinaria.
publicidad