Política

Suspende su campaña de reelección el legislador republicano por Nueva York acusado de fraude para beneficiar a su hijo

Christopher Collins, quien fue uno de los primeros republicanos en apoyar a Donald Trump, especificó que seguirá en su cargo los meses que le quedan. El fiscal indicó esta semana que usó información privilegiada para evitar pérdidas de 570,000 dólares en su familia.
11 Ago 2018 – 10:54 AM EDT

El representante republicano Christopher Collins, de Nueva York, suspendió este sábado su campaña de reelección luego que esta semana fuera acusado de haber proveído a su hijo información privilegiada que recibió por ser miembro de la junta directiva de una compañía biotecnológica, y haberlo ayudado a evitar pérdidas de cientos de miles de dólares cuando llegaban malas noticias.

Collins, de 68 años y gran defensor del presidente Donald Trump, estuvo entre los primeros congresistas en respaldar su candidatura para la Casa Blanca.

En un comunicado, Collins dijo que "luego de extensas discusiones con mi familia y amigos en los últimos días, he decidido que es en el mejor interés de los constituyentes del NY-27, el Partido Republicano y la agenda del presidente Trump para mí suspender mi campaña para la reelección a Congreso".

El político, sin embargo, especificó que no va a renunciar inmediatamente a su puesto y va a " terminar los meses que me quedan" en el Congreso.

Fiscales federales acusaron este miércoles pasado a Collins, a su hijo y al padre de la prometida de éste, de asociación delictuosa, fraude bursátil, fraude cablegráfico y hacer declaraciones falsas al FBI.

Collins ha negado los hechos y ha afirmado que es inocente. Si es declarado culpable, podría ser sentenciado hasta 150 años de cárcel, según explicó Nick Biase, portavoz de la oficina del fisclas del Distrito Sur de Nueva York.

La fiscalía dijo que los cargos se derivan de la decisión de Collins de compartir con su hijo información privilegiada sobre Innate Immunotherapeutics Limited, una compañía biotecnológica con sede en Sydney, Australia, y con oficinas en Auckland, Nueva Zelanda. Collins era el mayor accionista de la compañía, con una participación de casi 17%, y fue miembro de la junta.

De acuerdo con la imputación, Collins asistía a un pícnic de legisladores en la Casa Blanca el 22 de junio del 2017 cuando recibió un correo electrónico del director general de la compañía en el que se le informó que las pruebas de un medicamento desarrollado por la firma para tratar la esclerosis múltiple fueron un fracaso clínico. Tras el anuncio público, las acciones de la compañía se desplomaron 92%.

La información era confidencial, pero Collins “no guardó el secreto”, dijo el fiscal federal Geofrey Berman en una conferencia de prensa. En lugar de ello, decidió cometer un delito”.

Tras recibir la mala noticia, Collins usó un teléfono para tratar de contactar a sus hijos “seis veces en cinco minutos”, dijo Berman. “Y en el séptimo intento logró comunicarse y, como lo dice la imputación, le proveyó ilegalmente a su hijo los resultados de las pruebas del fármaco para que su hijo pudiese beneficiarse de esa información”.

La imputación indica que a la mañana siguiente, Collins comenzó a vender sus acciones, deshaciéndose de suficientes acciones en espacio de dos días para evitarse 570,000 dólares en pérdidas antes del anuncio público de los resultados.

La fiscalía dijo que el hijo de Collins se aprovechó también de la información y se la pasó a un tercer acusado, Stephen Zarsky. Sus transacciones combinadas les evitaron más de 768,000 dólares en pérdidas, dicen las autoridades. Agregan que Zarsky entonces avisó a por lo menos otras tres personas.

Estos son los 8 nombres claves en la investigación sobre el Rusiagate

Loading
Cargando galería