Huracán María

"Necesitaba salir": La urgencia de una puertorriqueña por otro futuro tras el ciclón María

Preocupada por la seguridad y el impacto en la salud pública como secuelas del devastador huracán María en Puerto Rico, Mónica Morales Ortiz llegó hace unos días llegó a un pueblo de Nueva Jersey persiguiendo mayores posibilidades para ella y su hija de 11 años. Ella es una de cientos que tras la destrucción se han venido a Estados Unidos para comenzar de nuevo.
18 Oct 2017 – 4:40 PM EDT

MIDDLETOWN, Nueva Jersey. - El huracán María atravesó a Puerto Rico un miércoles. Era el 20 de septiembre. Devastado, a oscuras, comunicaciones abajo y todavía el país no imaginaba los días de crisis que caerían con todo el peso de una nueva realidad, un nuevo orden. "Ya ese sábado sentía una cosa bien innata, era como un fight or flight response. Necesitaba salir de ahí", reflexiona Mónica Morales, desde la sala de su prima en Middletown, Nueva Jersey, un municipio con playas, pero no como esas que tanto orgullo provocan entre los puertorriqueños.

Mónica es terapeuta y luego de más de 20 años en Puerto Rico, casi un mes después del paso del ciclón, se lanzó al área de Nueva York y Nueva Jersey "buscando tener una vida, de nuevo" con su hija de 11 años. Lo dice y se le entrecorta la voz.

"Dejé a mi hijo en Puerto Rico, se quedó en la universidad. No quiso venir y lo comprendo, pero las cosas en Puerto Rico se han puesto bien difícil", expresa.


A Mónica le preocuparon la seguridad y el impacto en la salud pública, algunas de las secuelas del devastador ciclón. Ella es una de muchos puertorriqueños que han llegado a Estados Unidos a construir otras oportunidades.

"Cada día que uno pasaba en Puerto Rico o pasaban las últimas semanas, era desesperante", explica del miedo que le causaron reportes y rumores de robos de generadores en urbanizaciones del área metropolitana y hasta disparos que escuchó a la distancia.

La precariedad en los hospitales de la isla y la falta de agua potable que supone una amenaza a la salud pública son parte del panorama desolador que vive la isla. Mónica se reconoce en esa incertidumbre compartida por tantos.

"El lunes después (del huracán), a mi papá le dio una fiebre de 103 (grados) y dolor de garganta y nosotros sabíamos que no se podía ir al hospital. Las autoridades decían que si no tienen una emergencia, es mejor evitar los hospitales. Yo dije, 'Dios mío, ¿cómo podemos vivir así?'".

"Admiro mucho a la gente que se está quedando, me parece una cosa bien valiente. No es solo que no tengamos luz, es que es difícil conseguir comida", cuenta al narrar las dificultades para ir al supermercado, al cajero automático o moverse entre congestión vehicular por semáforos inoperantes.

La incertidumbre de qué rumbo tomar


Mónica se crió en Nueva York, donde llegó a sus 7 u 8 años. Estudió en Hunter College y tiene amigos y familiares en el área de Nueva Jersey y Nueva York. Pero eso no significa que no haya experimentado la disyuntiva de dónde llegar, de dónde establecerse.

Cada vez se acerca a la posibilidad de quedarse en Nueva Jersey pero también ha contemplado Nueva York y Florida, estado que ya ha recibido a miles de boricuas. "Florida es mucho más natural para los puertorriqueños por la temperatura que es más parecida. En Florida parece que los puertorriqueños estamos bienvenidos", dice quien vivió un tiempo en Miami. "Pero realmente allí no tengo el apoyo que siento que tengo acá", afirma Mónica quien tiene a su prima pero también a su hermano. Esos vínculos familiares la ayudan a sanar, reconoce.

Entre los retos que tiene ante sí se encuentran desde conseguir trabajo (todavía no sabe si debe tomar un examen que tomó años atrás para su licencia), vivienda, un auto, pensar en planes médicos, hacer ajustes a su resumé y lograr acomodar a su hija en una escuela.

Fue su hija quien le alentó a irse de la isla tras el ciclón. A Mónica le preocupa que Middletown sea una zona republicana donde el presidente Donald Trump ganó. "Me preocupa mucho que mi hija empiece en una escuela, a mitad de semestre, la única de Puerto Rico porque por aquí parece que no hay muchos latinos".

Sin embargo, Middletown no es el área donde Mónica aspira a quedarse, aunque tampoco ve la posibilidad de volver a Puerto Rico a corto plazo. "No estoy muy segura de lo que voy a hacer. Es como un día a la vez", afirma.

Mónica tiene la determinación para encontrar otro rumbo. Ya llegó a Estados Unidos, ahora busca ese futuro, esa nueva vida que sabe que puede tener, pero las gestiones de estos días la sobrecogen. "Tengo miedo", acepta antes de despedirnos.

En fotos: Los rostros de la crisis humanitaria en Puerto Rico

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Puerto Rico
Publicidad