Discriminación

Una campaña contra la discriminación defiende el derecho a hablar español (y a amar y a orar como uno quiera)

Ante un aumento en los incidentes de odio respecto al año pasado, la ciudad de Nueva York ha puesto en marcha una campaña para combatir el acoso por raza, religión, idioma, orientación sexual, o estatus migratorio. Es la más reciente ofensiva de Nueva York contra la retórica divisoria e inflamatoria que ha trascendido a través del país tras la campaña presidencial de Donald Trump.

NUEVA YORK. - En la ciudad de Nueva York, donde uno camina con una sensación de estar conectado con el mundo, no se toman a la ligera la discriminación ni reportes de racismo.

Pero la fibra internacional, de civismo y diversidad ha recibido un golpe en este lugar ante reportes por parte de autoridades de un aumento de incidentes de crímenes de odio en los últimos meses. Desde el comienzo de este año hasta el 21 de mayo, en la ciudad de Nueva York se han reportado 185 incidentes de esta naturaleza; 67 más que los 118 reportes que se habían reportado hasta la misma fecha en 2016, confirma el Departamento de la Policía de la ciudad de Nueva York (NYPD).

En esos datos de 2017, el mayor número de incidentes, 88, han sido contra judíos seguidos por 16 contra musulmanes, 12 contra negros y 4 contra hispanos, resumen los números del NYPD.

Una nueva respuesta de la ciudad ante esta realidad es una campaña que la ciudad de Nueva York estrenó este martes para combatir la discriminación y el acoso por raza, religión, identidad sexual, idioma o estatus migratorio.

"Debería tener el derecho de hablarle a mis hijos en español sin que me digan que debo hablarles en inglés", lee uno de los anuncios que forman parte de la campaña. "Sí tienes derecho", responde la campaña que impulsa la Comisión para los Derechos Humanos de la ciudad.

Este hispano es uno de los protagonistas del esfuerzo que incluye además a una musulmana y un negro, entre otros que representan la diversidad, con una frase que apunta a los derechos de las minorías, según los desglosa la Ley de Derechos Humanos de la ciudad. Esa ley prohíbe la discriminación en la ciudad de Nueva York por una gama de razones que van desde orientación sexual hasta religión, identidad de género, discapacidad o estatus migratorio, entre otras.


La campaña es, así las cosas, una suerte de afrenta a incidentes de odio o intolerancia cualquier circunstancia. De ahí la inversión de 468,000 dólares que incluye 2,260 letreros en el subway, terminales, salones de belleza, barberías e iglesias, al igual que eventos comunitarios y anuncios de servicio público que buscan combatir un clima de odio y de inseguridad en el lugar que millones llaman "casa".

"En Nueva York, nuestra diversidad es nuestra fortaleza. No importa de dónde seamos, a quién querramos o a quién le oremos", señaló el alcalde Bill de Blasio. "Independientemente de la retórica nacional, en nuestra ciudad no tenemos tolerancia alguna a la discriminación", agregó.

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la ciudad, Carmelyn P. Malalis, mencionó que la campaña busca poner de relieve que en Nueva York nadie tiene permiso para discriminar contra ninguna comunidad y que de eso suceder, su oficina los hará rendir cuentas.

La Comisión de Derechos Humanos señala que la campaña es la secuela de un incremento de 60% en 2016 en los reportes que han recibido en torno a incidentes de discriminación.

Desde las elecciones, la ciudad de Nueva York registró un aumento en las denuncias de incidentes de odio, dijo el comisionado del NYPD, James O’Neill, en una conferencia de prensa en noviembre pasado. En ese mes de noviembre, el gobernador Andrew Cuomo ordenó la creación de la unidad de crímenes de odio de la policía estatal para investigar y asistir a otras agencias en la investigación de incidentes de esta naturaleza.

La campaña de la ciudad, en inglés y español y que luego se espandirá a al menos cinco idiomas más, le pide a la comunidad que reporte cualquier incidente de esta categoría a la ciudad llamando al 718-722-3131 o en centros comunitarios de la Comisión de Derechos Humanos para que se investiguen los incidentes y se penalice a los responsables.

Ve también: