null: nullpx
Cargando Video...

El Vuelo de la Victoria Capítulo 3

22 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

arturo: ¿qué pasa, ma?

cecilia: he decidido confesarte

mi secreto.

arturo: mamá, tal vez te

presioné y yo no tengo derecho.

ma: siéntate por favor.

tienes todo el derecho del

mundo.

aunque no tengamos la misma

sangre, te crié como un hijo,

te eduqué, soy yo la que

no tiene derecho a hacerte

vivir en esta angustia.

arturo: entonces, te escucho.

cecilia: arturo,

yo tengo una hija.

jorge: ¿qué?igo, sea poder habla

¿no?

victoria: así que después que

me fui siguieron hablando de mí.

andrés: con respecto a la

fiesta, creo que estaría a todo

dar.

victoria: a mí me ilusiona mucho

lo de la fiesta.

yo nunca he tenido una y me

encanta la idea de celebrar mi

cumpleaños con usted,

pero en casa de tu mamá no.

andrés: pero también es mi casa,

la que nos dejó mi papá en la

herencia y es tanto de mi mamá

como mía.

y me encantaría que un día sea

tuya, también.

victoria: ahora sí que ya me

perdiste.

andrés: a ver, vicky,

yo hace años te prometí algo.

victoria: sí, sacarme de la

cárcel.

andré: y lo cumplí, ¿no?

ahora espero poder cumplir

mis sueños.

y lo que me prometí a mi mismo.

victoria: ¿qué te prometiste a

ti mismo?

andrés: enamorarte.

hacerte mi esposa.

¿qué me dices, vicky?

¿aceptas?

¿quieres casarte conmigo?

cecilia: jorge, déjame

explicarte.

arturo: mamá.

quiero que sepas que mi

prioridad es escucharte.

comprenderte sin juzgarte.

cecilia: yo lo sé, gracias.

arturo: yo estoy y siempre voy

a estar para ti.

ahora, lo más sano es que me

retire.

cecilia: sí, muchas gracias.

arturo: después de que hables

con papá y aclares las cosas,

puedes regresar a mí, ma.

te quiero.

jorge: ¿una hija, cecilia?

¿dijiste una hija?

cecilia: esa es la verdad,

jorge,

ese es el secreto que he

guardado por tantos años.

mira, entiendo que no me

comprendas, que me juzgues.

y aunque quizás sea tarde,

lo único que te pido

es que me escuches.

que me escuches con atención,

por favor.

andrés: entonces, ¿qué me dices?

¿quieres ser mi esposa?

contéstame porque me estás

matando de nervios, ándale.

victoria: es que no sé qué

decirte.

andré: si tienes dudas,

dime que sí, y luego vemos

cómo le hacemos.

victoria: ay, andrés, no.

andré: ¿no?

victoria: no, no es un no, no.

lo que quiero decir es que...

andré: vicky, ¿quieres casarte

conmigo o no?

victoria: es que no sé.

andré: ¿por qué?

victoria: andré, yo a ti te

quiero mucho.

andré: yo también.

victoria: y cuando estuve

encerrada, a las únicas personas

que yo vi fue a mi mamá, a mi

padrino y a ti.

y claro que con todo el tiempo

que tenemos de ser amigos,

de conocernos,

mi cariño por ti ha crecido más

que todas estas montañas que nos

rodean.

andré: entonces, ¿por qué lo

dudas?

victoria: porque sí,

es cierto que tú estás,

y siempre has estado a mi lado.

y tal vez sí esté enamorada

de ti, pero no sé.

la verdad es que no sé.

no me lo tomes a mal,

pero yo tengo muchos sueños

y metas, y esto de casarme,

nunca me lo había planteado.

cecilia: esa es mi única razón,

jorge.

me enamoré.

me enamoré con un amor

incondicional que me impidió

pensar en el nombre de mi

familia.

lo único que me importaba

era el amor.

jorge: ¿y él?

¿qué fue de su vida?

¿dónde está?

cecilia: él era un hombre

humilde, un trabajador de mi

casa.

y cuando mi papá se enteró

que yo estaba embarazada,

lo acusó de haberme robado.

lo encerraron en la cárcel.

jorge: dios mío.

cecilia: yo les creí a mis papás

cuando me dijeron que él me

había abandonado.

que ni mi hija no yo le

importábamos.

es que... si yo hubiera

defendido mi amor,

si lo hubiera hecho,

si lo hubiera defendido a él,

hoy él estaría en tu lugar.

jorge: entonces, ¿no lo

buscaste?

cecilia: cuando lo hice,

ya era tarde y en la cárcel

se murió.

no pudo resistir el encierro,

el desamor, no sé.

jorge: ¿y tu hija?

¿qué pasó con ella?

cecilia: mis padres me exigieron

que no la tuviera.

pero yo no podía hacerles caso.

mi niña, mi pequeñita.

es que ella era el fruto de ese

amor.

sí nació, era hermosa.

jorge: ¿dónde está?

cecilia: mis papás me corrieron

de la casa,

me vi en la calle,

sin nada, sin nadie.

todo mundo me dio la espalda.

sin embargo, la tenía a ella.

hasta que un día...

jorge: ¿hasta que un día qué?

termina de hablar.

cecilia: mi niña y yo nos

estábamos quedando en un

cuartito y mi papá nos encontró,

entonces quiso hacerle daño

a mi bebé.

me dejó en claro que si no me

deshacía de la niña,

ella nunca iba a estar segura.

era la vida de mi hija

la que estaba en juego.

jorge: cecilia, ¿la diste en

adopción?

cecilia: no. la abandoné.

la abandoné porque esa fue

la única forma que encontré

para salvarla.

victoria: ey,

yo no me imagino mi vida sin ti.

andrés: entonces, cásate

conmigo. yo nunca interferiría

con tus planes.

victoria: yo sé que a propósito

no lo vas a hacer, pero igual

puede pasar.

andré: claro que no.

si lo que tú quieres

es estudiar, tú sabes que

yo te apoyaría como te apoyé

para que terminaras la prepa

en el reclusorio.

victoria: y yo te lo agradezco

mucho, sin ti, seguramente

no lo hubiera logrado,

pero tengo otras metas,

tengo otros sueños

y yo los tengo que perseguir.

como dice raúl de la peña

en su programa de radio.

andré: victoria.

por lo menos dime qué es lo que

quieres hacer de tu vida.

victoria: yo quedé de verme

con mi padrino porque me va

a presentar con el caza talento

ese, ¿te acuerdas cuando

estábamos chamaquitos que me iba

a ver correr?

a la mera hora no se dio.

yo me quiero ir a vivir a la

ciudad, andré.

y me quiero poner a entrenar

bien duro para convertirme

en una corredora profesional.

y no nada más eso,

yo quiero ser la mejor.

andré: ya eres la mejor.

jorge: ¿y crees que tu hija

aparezca?

cecilia: no lo sé.

nunca me he planteado

la posibilidad de buscarla

hasta ahora.

jorge: ¿y por qué hasta ahora?

cecilia: porque los años van

pasando.

y verme aquí, frente a ti

hablándote de mi pasado,

me hace pensar las cosas de modo

diferente.

yo sé que ella nunca me va

a poder ver como una mamá

de verdad.

ella debe tener la suya,

la que la crió, pero sí quisiera

verla, decirle que me vi

obligada a dejarla en manos

de esa familia que le salvó

la vida.

jorge: yo quisiera decirte...

cecilia: no, mi amor, por favor.

perdóname por haberte ocultado

esta verdad tan grande.

¿sí?

cometí un gran error

al callarme.

ahora lo sabes todo,

está en ti perdonarme

o condenarme.

jorge: ¿cecilia?

en mí sólo está amarte.

amarte con ese amor

incondicional que te juré

desde el principio.

[campanas]

voy a amarte en las buenas

y en las malas.

en la adversidad

y con ese mismo amor

vamos a buscar juntos a tu hija.

y yo te lo juro que la vamos

a encontrar, mi amor.

te lo juro.

victoria: ¡padrino!

padre: mi niña, victoria.

victoria: qué alegría verte aquí

en tu iglesia.

y te cumplí la promesa,

recé todos los días.

padre: lo sé, hija, soy testigo

de tu fe.

victoria: muchas gracias

por haber estado conmigo,

por haberme acompañado.

por haberme visitado.

padre: como tiene que ser,

mi reina.

victoria: cambiando de tema,

aparte de venir a saludarte,

quería preguntarte de tu amigo,

el que me iba ir a ver correr

cuando estaba bien chamaquita.

padre: claro que sí,

mi buen amigo y compadre

clemente.

victoria: ese mero.

es que yo me estuve entrenando

mientras estuve encerrada

y por ahí todavía doy el ancho,

a lo mejor él me puede venir

a ver correr.

padre: yo estoy seguro que sí.

acuérdate lo que siempre te he

dicho.

cuando dios estaba haciendo

los angelitos, a ti en lugar de

ponerte las alas en la espalda,

te las puso en los pies.

victoria: ¿tú crees?

padre: sí, ahora no hay quién

te alcance.

victoria: a ver, una carrerita,

padrino.

andré: aunque ella no lo vea,

aunque ella se esmera en amarme,

nunca ha podido ser todos estos

años.

se va a ir lejos.

luz: ¿adónde?

andré: a la capital.

entonces, sí la habré perdido

para siempre.

[pájaro]

arturo: no pudo creer cómo

te brillan los ojitos.

nunca te había visto así,

con esa paz.

cecilia: es que fui una tonta.

debí confiar en jorge antes.

arturo: debiste, pero bueno,

el pasado ya está en el pasado.

cecilia: es que me daba mucha

vergüenza.

arturo: ¿vergüenza de qué?

cecilia: de haber tenido una

hija.

arturo: mi papá me tuvo a mí

fuera de este matrimonio,

¿a poco yo soy una vergüenza

también?

cecilia: no, tú no eres una

vergüenza, eres un ser humano

adorable, el mejor hijo.

pero a mí no me daba vergüenza

mi hija, me daba vergüenza

haberla abandonado.

[pájaro]

victoria: listo,

esto es todo por hoy.

bueno, para mí.

a ti todavía te falta un rato

para llegar a tu nido.

chencha: ♪ ¿por qué te pones

triste, corazón?

¿por qué sigues sufriendo

por su amor?

si no vale la pena

sufrir más

por ese tonto amor...♪

victoria: mamá.

chincha: [ríe]

victoria: mamá, te quiero.

chincha: ¿a qué se debe tanta

felicidad?

victoria: adivina.

chincha: si me vas a poner

a adivinar, me voy a pasar toda

la vida.

victoria: bueno, ahí te va.

es que mi padrino habló con el

don clemente.

chincha: me suena.

victoria: espérate, ¿cómo que

te suena? ¿no te acuerdas?

el de ese año, antes de que me

encerraran al bote.

que me vino a ver,

que estaba descubriendo nuevos

talentos para entrenarme.

chincha: ya me acordé, mi amor.

victoria: resulta que él no

puede venir a verme.

chincha: entonces, ¿a qué se

debe tanta emoción?

¿y tanta tristeza en el rostro

de este?

victoria: él no puede venir

a verme, pero yo sí puedo ir.

y me voy a la ciudad, es eso.

chincha: válgame dios,

¿y vas a ir?

victoria: ¡sí!

chincha: eso es una locura.

victoria: una locura sería

no luchar por mi sueño, ¿o no?

mira, yo sé que a lo mejor

es mucho pedir, igual y tú no

quieres o no puedes.

pero a mí, no hay nada en esta

vida que me haga más feliz que

tenerte conmigo acompañándome.

andré: vicky.

entonces, ¿ya estás segura?

¿esa es una decisión tomada?

victoria: sí, nadie mejor

que don clemen para que me diga

si realmente tengo talento

y si todavía sirvo para esto

de la corrida.

chincha: pues, nos vamos.

[música]

[música]

que te voy a dejar sola?

si nos toca jalarnos

para la capital, nos jalamos

juntas las dos.

victoria: es que yo tampoco

te puedo forzar a que te

aventures conmigo.

chencha: yo tengo mis ahorritos.

no son muchos, pero aunque sea

para un cuarto para las dos,

por una semana, nos va a

alcanzar ahí en la ciudad.

victoria: eres la más linda de

todas, de verdad.

muchas gracias,

y mira, vas a ver que aunque

sea un cuartito, con tu esfuerzo

y ese toquecito que tú tienes,

va a parecer eso un palacio.

estoy loca por estar soñando

con esto, ¿verdad?

chencha: un poquito.

no, hija, no estás loca.

el que no arriesga, no gana.

¿y sabes, angelito?

soñar no cuesta nada.

hacer que los sueños se hagan

realidad, eso es lo que cuesta.

cuesta trabajo, sacrificio,

pero el camino al éxito, te hace

dejar unas cosas por otras.

pero está bien porque al final

lograrás cumplir tus sueños.

victoria: ¿tú crees que sí pueda

lograrlo?

¿crees que pueda fracasar?

chencha: lo dudo pero hay

que estar preparadas para todo.

algo ten por seguro, que pase

lo que pase, no te vas a quedar

con ninguna sensación fea.

porque por lo menos vas a luchar

por lo que quieres,

eso que ni qué.

victoria: sí.

chencha: tú eres mi gran

victoria.

ya es hora de que vayas

y consigas unas tantas para ti.

victoria: sí.

ma, entre andrés y yo...

chencha: a mí dime la verdad,

a mí que soy tu madre.

¿qué sientes por andrés?

victoria: yo lo quiero mucho.

chencha: pero no lo amas.

victoria: no sé.

chencha: ¿te casarías con él?

victoria: no sé, igual y más

adelante.

chencha: entonces si lo quieres,

más adelante,

no lo apartes de tu vida.

victoria: yo no lo voy a apartar

de mi vida.

tú y andrés son lo más

importante para mí.

él es mi mejor amigo.

julio: tengo la solución para

que andrés no pueda darle ni un

solo peso a esa muchacha que

dice estar enamorado.

gloria: lo escucho.

julio: ponga toda su fortuna

a nombre de elenita.

gloria: ¿y qué interés tiene

usted en que yo haga algo así?

respóndame, licenciado.

elsa: bueno, bye, nos vemos.

raúl: hija mía.

elsa: papá, ¿qué haces aquí?

raúl: vine por ti para que

fuéramos a comer y después

nos vamos para la casa.

elsa: no tengo nada de hambre.

raúl: ¿por que no?

elsa: es que tengo mucha tarea.

raúl: ¿y eso qué?

estás rara, ¿qué traes?

elsa: es que me da pena que

vengas a recogerme a la escuela.

mis amigos me van a ver.

raúl: como sea, tenemos

que hablar tú y yo, ¿sí?

elsa: platicamos en la casa,

porque no quiero que me vean

aquí contigo. vamos.

raúl: escúchame una cosa,

te pedí que llevaras a ese

muchacho con el que estás

saliendo a la casa,

y no me has hecho caso.

¿qué onda?

elsa: la gente también tiene

ocupaciones, ya se va a dar.

ya se va a dar, vámonos a la

casa, por fa.

raúl: espera, elsa.

elías: órale, ya está muy ruco

para estar abusando niñas fuera

del colegio.

julio: yo solamente estoy

cumpliendo con mi trabajo,

que es protegerla a usted

y a sus bienes.

¿qué otra cosa podría ser?

jamás podría ir en contra

de una mujer como usted.

que no solamente me inspira todo

el respeto del mundo,

me inspira devoción, señora.

gloria: es que no sé, no sé.

poner toda mi fortuna a nombre

de elenita es mucho riesgo.

julio: elenita es una buena

hija. y sin duda alguna, con la

que mejor puede contar de los

tres, piénselo, sería un voto

de confianza para ella.

especialmente si usted quiere

que ella sea su aliada para

separar a andrés de esa tal

victoria.

gloria: no cabe duda que usted

conoce muy bien a elenita.

julio: lo que quiero decir,

es que no tiene de qué

preocuparse si su fortuna queda

en manos de elenita.

de lo contrario, no sé qué pase

cuando la arribista esa le pida

más y más dinero a andrés.

usted sabe,

esta cosa del amor nos hace

cometer las peores locuras.

¿no cree?

elías: ¿por qué no te consigues

una de tu edad?

y si no puedes, aléjate de esta,

que ya tiene quién la cuide.

¿cómo ves?

raúl: ¿qué te pasa?

elsa: papá.

raúl: yo soy el papá de elsa,

me respetas.

elsa: baja la voz por favor.

me avergüenzas.

raúl: ¿yo te avergüenzo?

y este muchacho que no se ha

dignado a ir a la casa, ¿qué?

¿no te avergüenza?

elsa: no, elías me quiere.

raúl: y yo no te quiero.

¿o qué?

elsa: parece que no,

y no tienes ningún derecho

de tratarlo así y meterte en mi

vida.

raúl: elsa, espera.

julio: lo siento mucho,

de verdad.

espero que no te enojes conmigo.

elena: ¿cómo no quieres que me

enoje contigo cuando te portas

tan seco conmigo frente a mi

madre?

de por sí, ella me trata

como a una niña,

y ahora tú me vas a guardar

secretos.

julio: no, mi amor,

no es un secreto.

sólo quería dejarle

en claro a tu madre algunos

manejos de la hacienda.

pero yo no quería que te

aburrieras con esas cosas.

te voy a confesar,

pensé que podías aprovechar

ese tiempo para ponerte algo

sexy y bonito debajo de ese

vestido.

elena: no me vengas con eso

ahora.

tú bien sabes que yo no soy

ninguna tonta.

yo estudié ingeniería

agropecuaria.

y el único motivo por el cual

no tomo las riendas de los

negocios de mi familia,

es porque no te quiero dejar

sin trabajo.

julio: no digas eso, tú sabes

perfectamente que siempre

te voy a proteger,

y cuando nos casemos...

elena: ¿qué? ¿qué dijiste?

julio: casarme contigo

es el sueño de mi vida.

pero claro, si tú sientes que

soy poca cosa para ti...

elena: no, julio, no.

no digas eso.

yo jamás podría pensar algo

semejante.

eres el hombre de mi vida.

el único, te amo, te amo

como nunca podré amar a nadie.

gloria: muy guapo.

andrés: qué exagerada eres.

gloria: ¿y esto?

¿para qué la maleta?

andrés: porque me voy.

gloria: ¿por qué?

andrés: me voy a la capital.

me voy con victoria.

[música]e tú permitieras que els

tratara así.

raúl: me agarró en curva.

yo no me lo esperaba,

me sorprendió.

lo que realmente me duele

es que elsa haya permitido

que este muchacho me hablara

como lo hizo.

jorge: ¿qué le pasa?

oye, acompáñame al despacho

que tengo que firmar

unos documentos.

pero piénsalo bien,

cabe la posibilidad de que sea

un buen muchacho.

al fin de cuentas, te habló así

sin saber que tú eras el padre

de elsa.

para mí que lo que estaba

haciendo nada más era

defenderla.

raúl: tienes razón, ahora, si

es tan buen muchacho,

¿por qué no quiso

hablar conmigo?

jorge: porque así son los chavos

de ahora.

sí, claro, él tiene sus tiempos.

acuérdate cuando tú tenías

esa edad.

no creo que haya sido muy dócil

que se diga.

acuérdate.

raúl: sí, tienes razón.

jorge: nada más que luego

se nos olvida.

>> lo buscan.

jorge: sí, pasa, por favor.

>> pase.

raúl: yo te dejo para que sigas

con tus cosas.

estamos en contacto.

jorge: hablamos.

raúl: claro. gracias.

¿qué tal?

pedro: buenas tardes,

soy el detective pedro león.

jorge: sí, por favor,

tome asiento.

pedro: usted dirá para que soy

bueno.

jorge: detective, necesito

que usted busque y encuentre

a la hija de mi esposa.

ahorita voy a ser más específico

con usted.

pero quiero que sepa que no voy

a escatimar en gastos.

al precio que sea,

necesito que esa muchacha

aparezca.

andrés: si me vas a armar

un escándalo, hazlo de una vez

y salimos rápido de esto.

gloria: el escándalo se

lo quiero armar a esa.

que te separa de mí.

andrés: no es "esa",

se llama victoria.

y no me está apartando de tu

lado.

me voy con ella porque

es la ley de la vida.

los hijos se van y tú

deberías estar feliz

porque yo me voy.

gloria: sí, porque te vas con

una mujer que representa tu

desgracia.

andrés: que dejes de decir

esas cosas.

es mi felicidad,

victoria es mi felicidad.

es la mujer que yo quiero.

la que quiero convertir

en mi esposa.

gloria: jamás.

por favor.

no te vayas así.

no me dejes, no me dejes sola.

yo no quiero perderte.

andrés: mamá,

tú nunca me vas a perder.

eres mi madre,

y siempre lo vas a ser.

pase lo que pase, tú y yo

siempre vamos a estar juntos.

esto es algo normal,

es algo por lo que pasan todos.

llega un momento que los hijos

nos tenemos que ir de la casa.

es normal.

gloria: esa muchacha sólo

te va a trae desgracias.

andrés: tú no lo sabes.

gloria: tú no lo sabes.

a una madre no se le puede

engañar.

esa mujer no es para ti.

entiéndeme, por favor.

chencha: ay, angelito.

ya sé que estás decidida

a que nos vayamos.

pero yo digo que hay que pensar

en todo.

porque si ese señor

ya no te quiere entrenar,

¿y nomás le dijo al padrecito

que sí para quedar bien?

victoria: si es así, él tendrá

que decírmelo personalmente.

además tú me dijiste que no hay

peor lucha que la que no se

hace.

chencha: eso sí.

victoria: ya es hora.

chencha: ¿de qué?

ah, tu programa favorito.

victoria: ven acá conmigo

para que lo escuches.

[música]

chencha: yo no entiendo qué es

lo que le ves a ese programa.

victoria: es que el doctor

raúl de la peña dice pura neta.

y me da bien buenos consejos.

ya va a empezar, ahora sí, para

que veas porqué me gusta tanto.

presta atención.

raúl: buenas noches, amigos,

amigas.

esta noche tengo para ustedes

a un invitado muy especial.

el licenciado jesús martínez,

bienvenido.

y el tema que trataremos hoy.

las oportunidades que nos brinda

la vida.

¿se presentan más de una vez?

pero antes,

nuestro consejo de siempre.

¿qué tal estuvo tu día?

¿fue de provecho?

recuerda que cada minuto,

cada segundo es muy valioso.

tu tiempo es tu mayor tesoro.

yo a ti te digo, amigo, amiga,

no dejes de luchar, y cuando

alguien te diga que no puedes,

entonces, utiliza esas palabras

de desaliento para demostrarles

a ellos que están equivocados.

pero más importante,

para demostrarte a ti

que puedes hacerlo.

que puedes llegar tan alto

como tu cabeza te permita creer.

confiar en ti es lo más

importante.

vas a tener muchos portazos

en tu vida.

la vida no es un camino fácil,

pero te digo un secreto,

vale la pena recorrerlo.

porque con cada fracaso viene

un aprendizaje.

y con cada a aprendizaje,

una victoria.

victoria: ¿oíste?

chencha: [ríe]

victoria: es como si lo

conociera.

chencha: ay, tú y tus cosas.

victoria: yo siento que él

me cuida.

chencha: eso sí que no,

eso es mi trabajo.

victoria: pero un escolta extra

nunca sobra, ¿no?

oye, ¿tú crees que si voy

a la capital, un día pueda

conocer al doctor raúl

de la peña?

chencha: [ríe]

ay, hijita, estás muy loquita.

victoria: ¿no?

chencha: eso sólo pasa en las

novelas.

en las historias de amor.

y la tuya, puede ser que tenga

su amorcito,

pero la tuya es una historia

de una gran corredora.

victoria: me complico, ¿verdad?

chance y mi gran amor es andrés.

mi príncipe andrés.

no sé para qué le ando buscando

tantas patas al gato.

chencha: ¿qué pasó, mi amor?

¿por qué esa carita?

victoria: me acordé de luz

clarita.

chencha: ¿qué tiene?

victoria: la pobre no puede

escuchar y la verdad me duele

mucho porque a mí me encantaría

que ella también pueda escuchar

victoria: sí, y no fue fácil.

victoria: sí, y no fue fácil.

luz: sí, te creo,

pero ¿cómo le hiciste

para brincar?

victoria: mientras menos gente

sepa, mejor, así no te hago mi

cómplice.

luz: quiero pedirte perdón

por lo que hizo mi mamá.

victoria: tú no tienes nada de

qué disculparte.

una cosa eres tú y otra cosa

es tu mamá.

además, eso ya está olvidado.

luz: olvidado.

victoria: olvidado.

luz: tú sí que eres buena.

victoria: mensa será.

luz: sí, mensa.

victoria: ¿así se dice mensa?

las dos.

te cuento rápido.

luz: te cuento rápido.

victoria: te cuento rápido.

¿adivina qué?

no lo vas a creer.

me voy a vivir a la ciudad.

me voy a hacer mi sueño

realidad.

a correr.

luz: me voy...

victoria: me voy...

luz: a ir a la ciudad.

victoria: a ir a la ciudad.

luz: a cumplir mis sueños.

victoria: a cumplir mi sueño.

sí, a correr.

gloria: gracias.gloria: hola, mi

andrés: ya terminé de revisar

todos los pendientes de las

villas.

gloria: hijo de mi alma.

mientras te esperaba se me

ocurrió una idea genial.

ya no vamos a pelear más,

¿te parece?

andrés: me parece muy buena

idea.

sobre todo porque a mí también

se me ocurrió una idea.

gloria: ¿la quieres compartir?

soy todo oídos.

dime, mi amor.

andrés: se trata de algo que

te quiero pedir.

yo sé que nunca antes habíamos

hablado de esto pero creo

que llegó el momento.

gloria: dígame lo que sea.

mi amor.

andrés: quiero la parte de la

herencia que me corresponde.

victoria: qué bien me la paso

contigo, espérate.

yo nomás venía de volada y me

iba a pelar para contarte esto

y ya hasta me estás enseñando

y todo.

luz: te vas a ir, pero esta

plática es muy importante.

te va a ir bien, victoria.

tú naciste para triunfar

y lo vas a lograr.

victoria: ojalá, por lo menos

voy a hacer todo lo que esté en

mis manos para de verdad cumplir

mis sueños.

luz: verás que lo harás

con esfuerzo.

victoria: con esfuerzo, sí.

otra cosa que te quería decir

antes de que me vaya, es que

ahora que recuperé tu amistad,

no quiero que nos volvamos

a separar de nuevo.

no sé cómo le voy a hacer,

pero a ti y a mí,

ya no nos separan.

luz: eso espero.

>> [piensa] ¿esa mugrosa se va

a la ciudad a cumplir sus

sueños?

¿y los de mi hija, qué?

todos sus sueños truncados,

todas las esperanzas rotas.

¿quién paga por eso?

no, señor.

esa no se va, de aquí sólo sale

en una carroza fúnebre.

y a la fosa común porque ni para

un lugar en el cementerio

tendrá.

así es la vida,

yo me voy a encargar

de que sus sueños se conviertan

en pesadillas.

de aquí no te vas.í no te vas.se

julio: no me diga que...

gloria: sí, usted es como ave

de mal agüero.

lo decretó hace tan poco tiempo

y la desgracia ya apareció.

mi hijo me pidió su herencia.

julio: no puede ser.

no cabe duda que la victoria esa

trabaja con rapidez.

¿y usted qué le respondió?

gloria: nada, no le dije nada.

julio: eso fue lo mejor.

gloria: me moría de ganas de

gritarle que no iba a darle un

centavo para que le mate el

hambre a esa mugrosa.

pero no quería llevarle

la contra.

julio: ¿entonces?

gloria: nada, no le voy a dar

absolutamente nada.

así que más vale que piense

qué vamos a hacer.

julio: usted sabe perfectamente

bien que puede contar conmigo.

yo estoy para servirle.

gloria: ¿y cómo piensas

servirme?

julio: como sea necesario.

¿quiere que desaparezca esa tal

victoria?

andrés: espérate, victoria.

¡espérate!

victoria: [ríe]

andrés: ¡espérate!

victoria: ¿qué?

andrés: ¿quieres un elotito?

victoria: órale, va.

andrés: señora, ¿nos da dos

elotes?

>> sí, claro.

andrés: ¿uno o dos?

victoria: como quiera.

andrés: uno.

ya con eso está bien,

muchas gracias.

toma.

victoria: pruébalo, tú primero.

[ríe]

andrés: ¡espérate, vicky!

¡espérate!

entonces, ¿tu fiesta de

cumpleaños va a ser en mi casa?

victoria: ya no insistas

con esta locura.

ya te dije que la mejor forma

de pasar mi cumpleaños

es yéndonos en un camión

hasta la capital.

andrés: hablando de eso,

decidí que me voy contigo.

victoria: ¿qué? ¿en serio?

andrés: claro.

no te voy a dejar sola.

le pedí a mi mamá mi parte

de la herencia que me dejó mi

papá.

victoria: pero yo no quiero

tu dinero.

andrés: pero lo vamos

a necesitar.

victoria: no, yo te quiero a ti.

quiero a mi mejor amigo conmigo.

pero tu dinero no,

ya vemos ahí cómo lo resolvemos.

andrés: lo vas a resolver el día

que entiendas que eres mi razón

de ser.

que no hay absolutamente nada

que yo no haga por ti.

bueno, una vez aclarado el

punto, ¿cómo quieres que le

hagamos con la fiesta?

victoria: ya no insistas con la

fiesta.

ambos: [hablan]

andrés: con fuegos artificiales

y una fiesta increíble...

victoria: vamos a hacer otra

carrera.

andrés: ¿otra carrera?

victoria: sí, ya.

andrés: pero es que siempre me

ganas.

victoria: en sus marcas,

listos...

gloria: ¿desaparecerla?

me parece bien.

julio: entonces, delo por hecho.

esa igualada dejará de existir

para usted y para su hijo

andrés.á todo arreglado,stá todo

va a estar increíble.

victoria: ¿tu mamá adónde se va?

andrés: se va a un negocio

con unos alemanes.

>> ¡victoria!

[disparo]

victoria: ¿andrés?

andrés: ¿estás bien?

victoria: andrés, ¿estás bien?

¡ayuda!

¡alguien ayúdeme!

elena: [piensa] ¿dónde se metió

julio?

no lo creo capaz de haberse ido

sin despedirse, el muy grosero.

julio: ¿bueno?

elena: ¿dónde estás?

julio: perdóname, pero no puedo

hablar.

estoy haciendo un trabajo

urgente que me pidió tu madre.

elena: no me digas eso.

habíamos quedado de vernos.

julio: sabes que verte no sólo

es mi prioridad, sino mi mayor

deseo.

pero tengo que trabajar,

te prometo que en cuanto termine

te llamo.

elena: ¿qué es eso tan

importante que te pidió mi mamá?

julio: son asuntos de la

hacienda que nada tienen que ver

contigo.

luego hablamos, adiós.

[monitor]

elena: [piensa] ¿si el malestar

que tengo fuera por un embarazo?

tendríamos que hacer público

nuestro amor y mi mamá

tendría que aceptarlo.

julio y yo nos queremos.

y todo está bien, y si llegamos

a tener un hijo,

todo va a a estar mejor.

gloria: espero no arrepentirme

de esto.

julio: le garantizo que no lo

hará.

gloria: me gusta.

eso me gusta.

no soporto la ineficiencia.

¿me está escuchando?

julio: perdón, es que me quedé

admirando.

gloria: ¿admirando qué?

julio: nada, no me haga caso.

gloria: hábleme claro.

julio: me quedé admirándola

a usted.

hoy particularmente está

hermosa.

gloria: dígame honestamente,

qué piensa con respecto a mí.

julio: no puedo.

eso sí sería un exceso.

y no me corresponde sentir

lo que siento por mi jefa.

creo que lo mejor es...

[teléfono]

gloria: perdón, ¿sí?

sí, ella habla.

¿qué le pasó ¿qué le pasó a mi h

hija, ábreme la puerta.reme la p

¿qué pasa? ¿qué estás haciendo?

elsa: como si no lo supieras,

mi tía magdalena es la reina del

chisme.

raúl: no te has tomado tus

medicinas, por eso estás así,

¿verdad?

elsa: ¿eso también se lo

chismeaste tú? cizañera.

raúl: no le hables así a tu tía,

ella no me dijo nada.

elsa: me voy de la casa.

raúl: estás muy alterada,

cálmate, ¿adónde te piensas ir?

elsa: me voy a ir a vivir

con elías.

gloria: siempre tú,

maldita bruja,

donde estás tú,

está la tragedia.

victoria: no me hable así,

suélteme.

gloria: ¿qué pasó con mi hijo?

tú eres la que debería estar

muerta.

y en lugar de eso, mi hijo.

¿dónde está andrés?

¿qué le pasó? ¿se murió?

dime, ¿lo asesinaron? dime.

victoria: suélteme. ¿cómo estás?

cecilia: bien.

jorge: ¿qué es todo esto?

cecilia: estaba viendo

diferentes ciudades y pueblos

tratando de ubicar dónde pude

haber dejado a mi hija.

pero hasta el momento,

no he encontrado nada.

jorge: cecilia, ven acá.

mi amor, tú no te tienes que

preocupar por nada más.

para eso me tienes a mí.

y yo ya contraté a un detective

que se va a encargar de buscarla

y encontrarla.

cecilia: y te lo agradezco

mucho, no sabes el apoyo tan

grande que siento a tu lado.

jorge: es que somos un equipo.

claro, somos el uno para el

otro, por eso tenemos que

estar más unidos que nunca.

siempre juntos, felices.

¿estás de acuerdo?

cecilia: ¿cómo no iba a estarlo?

si eres el mejor hombre del

mundo.

el más comprensivo y atento.

jorge: ¿todo eso soy yo?

cecilia: sí.

jorge: entonces, ¿tú serías

capaz de acompañar a este hombre

que te adora?

cecilia: ¿adónde?

jorge: tengo que hacer un viaje

de negocios,

sólo será por unos meses.

cecilia: no, ¿cómo me voy unos

meses? no me puedo ausentar

tanto tiempo.

quiero cerrar este ciclo.

no pretendo ser una madre

ejemplar para esa niña porque

obvio no lo fui, pero

al menos quiero verla una vez.

como te digo, quiero cerrar

el ciclo.

además, está arturo, él requiere

de mi atención.

no me quiero ir.

jorge: escúchame, ya el

detective se está encargando

de encontrar a tu hija.

y por arturo no te preocupes,

él ya es un hombre, no necesita

de tu sobreprotección.

cecilia: no, lo siento mucho,

pero no voy a ir.

gloria: dime, dime, dime.

¿mi hijo está muerto?

no te vas a ninguna parte que no

sea la cárcel.

de donde nunca debiste salir.

y de donde nunca vas a salir

de nuevo.

victoria: ya déjeme en paz.

elena: en paz vas a estar una

vez que hayamos acabado contigo.

victoria: yo a ustedes no les he

hecho nada.

gloria: ¿cómo no? por tu culpa

mi hijo se está muriendo.

victoria: deje de culparme.

yo no traía la pistola.

elena: de todos modos, tú

estabas con él cuando eso pasó.

siempre que hay una desgracia,

tú estás cerca.

victoria: eso no es cierto.

gloria: dime qué le pasó a mi

hijo.

doctor: por favor, ya dejen los

gritos de una buena vez.

esto es un hospital,

y yo soy el único que puede

darles datos sobre el estado

de salud de su familiar.

no esta pobre muchacha.

gloria: ¿cómo está mi hijo?

¿cómo está andrés?

[música]

[música]

Cargando Playlist...