null: nullpx
Cargando Video...

El Vuelo de la Victoria Capítulo 2

22 Jul 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

que tengo aquí

todos los elementos

que muestran que victoria

recibió no una,

sino dos sentencias

que no se merecía.

la primera de estas sentencias

fue por el hecho

de ser huérfana.

y la segunda, fue acusada

de un delito que no cometió.

en total,

lleva ocho años encerrada.

como usted puede ver,

con mi defendida se ha cometido

un atropello.

por eso, de la manera más atenta

pido a la autoridad

que se declare la inmediata

libertad de victoria.

victoria: ¿qué pasó?

andrés: hoy finalizó el juicio

que solicité para pedir

tu libertad.

>> bueno, niño, ya, por el amor

de dios.

termina de hablar.

¿qué pasó?

andrés: tal como lo prometí,

mi amor, ahorita lo cumplo.

eres libre, victoria, vuelves

a ser una mujer libre.

>> [ríe]

victoria: ¿sí?

andrés: sí.

>> ¿te cambian?

ácuérdate que las enemigas

somos para siempre.

así como las amigas,

pero al revés.

y no importa dónde vayas,

victoria.

te voy a encontrar.

victoria: dame mi radio.

[golpe]

>> [indistinto]

victoria: tienes que aceptar

que la única batalla que tuve

que ganar, ya la gané.

me voy y tú te quedas.

policía 1: firma ahí.

toma.

victoria: ¿mío?

policía 1: sí.

victoria: gracias.

andrés.

[golpea]

andrés: ¿qué?

victoria: espera.

andrés: es una mujer libre.

puede correr

para donde ella quiera

porque está en libertad.

>> regresarle su libertad

es lo más bello que alguien

nos pudo haber regalado jamás.

no me alcanzará la vida

para terminarte de agradecer.

>> si tu mente es libre,

tú no tienes ningún tipo

de ataduras.

quiere decir que tú también

eres libre.

libre como las águilas.

>> espérate.

no me lleves corriendo

porque me vas a tirar.

no, no, hijo, no.

andrés: ya casi llegamos,

falta bien poquito.

>> ve con ella.

andrés: vamos juntos, ándale.

>> anda, ve tú.

acompáñala.

andrés: ¿segura?

>> sí.

[ríe]

andrés: te quiero, te quiero.

>> sí.

andrés: te alcancé.

oh.

victoria: mira

lo que me encontré.

andrés: es increíble.

tú lo encontraste a él

como yo te encontré a ti.

cada vez que corras,

yo correré a tu lado.

raúl: buenas tardes, magdalena,

¿cómo va todo por aquí?

¿alguna novedad?

magdalena: bien, raúl,

pero un poco sorprendida

de que...

raúl: ¿de qué?

magdalena: ...de que hayas

llegado tan temprano.

¿está todo bien?

raúl: ah, sí, está todo bien.

es que hace tiempo que no podía

estar un rato con elsa

y arreglé todo en el consultorio

y en el deportivo

para poder estar un rato

con ella.

supongo que está en su recámara,

¿verdad?

[llama a la puerta]

elsa, hija.

llegué temprano

para que comiéramos juntos.

magdalena: raúl.

raúl: elsa.

magdalena: si me permites...

raúl: sí, pero ¿dónde está

mi hija?

magdalena: te explico,

pero por favor no le vayas

a reclamar a la niña.

raúl: habla, dime dónde está.

hoy no tuvo clases, tendría

que estar aquí.

¿dónde está?

magdalena: raúl, tú sabes

que elsa está saliendo

con un muchacho.

raúl: que ni siquiera

ha querido traerlo a la casa

y eso me causa

mucha desconfianza.

magdalena: pero es que--

raúl: nada.

voy a tener que hablar

muy seriamente con elsa.

si tiene este nuevo amigo

o novio o lo que sea

y está saliendo tan seguido

con él, lo tiene que traer

a la casa para que yo

lo conozca y pueda autorizar

esa relación.

[suspira]

y espero que sea la última vez

que la solapas en esto.

>> mira lo que te traje,

mi reina.

elsa: ay, qué rico.

yo pensé que ya te habías ido

y me habías dejado aquí.

eres divino.

>> ay, mi amor.

me encantas.

no, lo que pasa es que acomodé

a algunas gentes

y aproveché y te traje algo

de beber.

elsa: gente.

>> eran varias.

elsa: [ríe]

tiene alcohol.

>> exacto, pero un poquitito

no te hace daño.

>> ya sabes que no tomo

por las pastillas y todo esto.

>> en la época de mis jefes,

si alguien salía loquito,

les daban esto.

con eso, problema resuelto.

elsa: yo no estoy loca.

es mucho más complicado que eso.

>> todo está en la cabezota,

todo.

esas cosas son las enfermedades

de los nuevos ricos.

toma, eso,

toma que te traigo otra, ¿sí?

elsa: [niega]

ya está bien.

>> creo que lo que necesitas...

...es que alguien

te dé unos besos.

victoria: amá, amá,

¿a poco esta es tu casita?

está bien bonita.

>> ¿qué hubo, patrona?

no me diga que ya tiene hambre.

gloria: ¿cómo supiste, cinta?

cinta: pues, hasta acá

estuve oyendo

cómo le chillan las tripas.

gloria: cinta.

cinta: apréstese ahí,

que ahorita le sirvo de tragar.

gloria: pero ¿qué vocabulario

es ese?

solamente los animales tragan,

niña.

cinta: por eso.

póngase ahí que ahorita

le traigo.

gloria: por última vez,

yo no soy un animal.

entre tu ignorancia

y la ausencia de mis hijos,

hasta el hambre se me quitó.

cinta: pues, usted se lo pierde,

porque hice unos chilaquiles

de rechupete.

ay, esos que tanto le gustaban

al chavo.

gloria: no seas igualada.

para ti es el joven santiago

nada más.

cinta: por eso.

oiga, como que ya se tardó mucho

el chavo en las europas ya.

gloria: no es asunto tuyo.

cinta: ah y a andrés, eso sí,

no me lo vaya a correr.

gloria: ya te dije

que con mi familia no te metas.

cinta: entonces, a la señorita

elena ni hablamos, ¿verdad?

está bueno, está bueno,

ya me voy a ver si el pollo

rostizado sigue dando vueltas.

gloria: elenita,

¿se puede saber dónde estás?

yo quería ir a ver

el nuevo hotel contigo.

como no sé

dónde se metió tu hermano...

>> mamá, por favor,

tú ya sabes que a esta hora

siempre estoy en la iglesia.

pero yo te prometo

que, en cuanto termine

con la ropita de los niños,

voy para allá.

sí, mamá, claro.

espero vivamos juntas.

sí, sí, yo llego

en un par de horas.

adiós.

>> por favor,

nos puede ver alguien.

>> ¿qué crees?

que soy poca cosa para ti,

¿cierto?

>> no, no es eso.

>> ¿y entonces?

¿por qué demonios me haces

sufrir tanto, nena?

¿no te das cuenta cómo estoy

detrás de ti?

>> julio, te lo suplico.

para mí es muy difícil

resistirme a la tentación

de besarte.

julio: entonces déjame hacerlo.

todavía tenemos un tiempo

precioso para nosotros.

y tenemos que aprovecharlo.

victoria: oye, andre.

andrés: mándame.

victoria: ¿te costó mucho

trabajo sacarme de la cárcel?

andrés: mm, poquito nada más.

pero tú hiciste la mejor parte

del trabajo.

victoria: ¿yo por qué?

andrés: siendo inocente.

fuiste una víctima

del mal sistema de justicia.

pero al final, la verdad salió

a la luz, y no solo eres libre

sino que tu nombre está limpio.

tú eres diferente, vicky.

eres linda, ingenua.

y aunque la vida te hizo

más fuerte, el reformatorio

y luego el reclusorio

no pudieron quitarte

la ingenuidad.

¿sabes cuántas personas salen

de un reformatorio directo

a la cárcel?

muchos.

y no se les puede culpar,

porque la violencia

es la única que conocen.

la única vida que conocen.

victoria: yo he conocido

lo más feo y lo más malo.

pero ¿sabes?

ahora, gracias a ti, también

conozco la libertad.

andrés: no, mi vicky,

tú nunca te dejaste

contaminar por el sistema.

victoria: sí, andre,

de verdad, muchas gracias.

andrés: no tienes absolutamente

nada que agradecerme.

solo cumplí la promesa

que te hice.

gloria: estoy hasta la coronilla

de que la suerte

siempre está de su lado.

>> lo siento mucho, señora,

pero nada se pudo hacer

para evitarlo.

esa callejera,

como usted la llama, seguramente

tiene un buen abogado.

victoria: tengo muchísimo

que agradecerte.

mira, no solamente que me hayas

sacado de la cárcel

y que me hayas devuelto

la libertad.

también tengo que darte

las gracias por todo

lo que has hecho por mí.

tú siempre vas a tener un lugar

bien, pero bien especial aquí.

mi corazón siempre va a ser

un lugar para ti

cuando necesites

lo que necesites.

pase lo que pase.

te quiero mucho, andre.

andrés: yo a ti también.

victoria: tú eres

mi mejor amigo.

gloria: la odio

con toda mi alma.

>> pero señora,

si usted no es mala.

gloria: lo único que quiero

es que desaparezca de mi vida,

que deje a mi familia en paz

y que se queme en el infierno.

victoria: ¿y ahora tú?

¿qué traes ahí?

>> yo nada.

solo que...

mira lo que te compré,

para que no extrañes

lo único bonito que tenías ahí

en ese lugar donde estabas.

victoria: mamá.

un radio,

como el que tenía,

como el que me regaló andrés.

si vieras el que teníamos

en el reformatorio...

este está bien bonito.

y bien moderno.

aquí voy a poder escuchar

mi programa y a mi raúl.

[radio]

victoria: buenas noches, raúl.

¿algún consejo para mañana?

[llanto de bebé]

cecilia: [suspira]

mi hija.

[piensa] ay, ¿por qué?

¿por qué ese sueño?

casi nunca sueño con ella.

[llaman a la puerta]

adelante.

>> buenos días.

bueno, más bien dicho,

buenas tardes, ¿eh?

pero qué son estas horas

de despertarse, señora cecilia?

tan bonito que está el día--

cecilia: buenos días.

>> y dígame, ¿cómo amaneció?

cecilia: no, por favor, cierra

eso otra vez.

me duele la cabeza.

estoy tensa.

estaba soñando.

>> pues, seguramente

tuvo pesadillas,

porque dice que está tensa

y con dolor de cabeza...

cecilia: a ver,

aquí están mis pastillas.

>> ¿qué pastillas?

para esos pesares,

no hay nada mejor

que unos huevitos benedictinos.

digo, en este caso, ¿no?

pa' que no me lo rechace.

cecilia: no, no tengo hambre.

>> una probadita nada más.

cecilia: a ver.

>> ¿qué hubo?

está bueno, ¿verdad?

por cierto,

habló el doctor de la peña

que pasa a verla más tarde.

cecilia: mm, seguramente

jorge le habló para pedirle

que me examinara.

no sé por qué se preocupa tanto

por mí.

>> ¿cómo que por qué?

mire, perdóneme que se lo diga,

pero últimamente

se ve muy desmejorada.

y, francamente, todos estamos

muy preocupados por usted,

especialmente su esposo.

cecilia: pero si yo estoy bien.

>> señora, no es necesario

que me mienta.

yo sé que usted es muy discreta

con sus cosas,

pero últimamente hay algo

que la atormenta.

[música]

hasta la madrugada.drugada.rugad

¿dónde estabas?

elsa: en el cine.

raúl: ¿hasta la madrugada?

elsa: sí, papá,

hasta la madrugada.

raúl: no te creo.

elsa: no me importa.

raúl: mira, hija, a ver,

¿cómo que no te importa?

raúl: papá, si lo que quieres,

es jugar a ser mi carcelero,

te voy a decir una cosa.

ayer regresé en la madrugada

porque soy una mujer joven

que tiene derechos.

¿algo más por lo que me quieras

condenar?

andrés: a ver, bájale.

no me hables así--

[golpe]s por este sol,

por volver a ponerlo

frente a mis ojos.

gracias por existir,

por manifestarte en gente

tan buena como andrés.

gracias por mi libertad.

qué bonito, qué bonito.

y gracias por el amor de mi mamá

que nunca me ha faltado.

>> y el de andrés.

victoria: ay, mamá, espérate.

qué susto me metiste.

ambas: [ríen]

victoria: qué bueno

que está esto, ¿verdad?

>> así es.

tienes tanto--bueno,

tenemos tanto que agradecerle

a ese muchacho.

de veras, ese muchacho

te quiere bien.

te ha querido toda su vida

desde que eran niños.

y ha sido fiel a ese amor,

a pesar de esos años

y la distancia.

victoria: ¿te acuerdas,

cuando estábamos chamaquitos,

yo le decía que era mi príncipe?

>> ay, hija, a pesar de los años

que han pasado, él sigue

sintiéndose tu príncipe.

tu príncipe que está enamorado

de ti, un príncipe que quiere

casarse contigo, m'hija.

victoria: ay, mamá.

>> y tú siempre le has huido

a eso.

nunca te he preguntado por qué.

porque te respeto y te quiero

dar tu espacio.

pero creo, hija, que ya llegó

el momento de preguntarte.

cuando llegue ese momento

y andrés te pida

que seas su esposa,

¿qué le vas a decir?

andrés: buenos días.

ya voy a salir.

si necesitan algo, me marcan

al celular.

gloria: ¿no vas a llegar

el cheque, mi amor?

andrés: ay, ma, perdón,

se me hizo tarde, pero...

elena, ¿puedes pasar a pagar eso

y yo luego me pongo de acuerdo

para el traslado?

elena: sí, claro que sí.

gloria: andrés, es que no es

de los árboles.

también está el asunto

del aguacate, porque esa cosecha

ya la tenemos vendida

y está segura.

ayer me fallaste.

quedaste de acompañarme

a la nueva construcción.

y tuve que ir sola.

bueno, con elena.

andrés: mami, perdón.

mira, tú sabes que me encanta

trabajar contigo

y estar al pendiente de todo.

pero ayer tuve

algo muy importante.

gloria: bueno, siéntate

a desayunar y así nos cuentas

de ese asunto tan importante.

andrés: no, mamita, no puedo

porque tengo planes.

gloria: pero ¿cómo te atreves,

hijo?

andrés: mamá, no hagas de esto

una tragedia porque no lo es.

la vida es muy bonita.

te quiero.

nos vemos en la noche,

diviértanse, platíquense algo.

elena: ay, ya, mamá, déjalo.

yo me puedo ocupar.

para eso soy ingeniera agrónoma.

gloria: ¿te doy un consejo,

hijita?

elena: sí.

gloria: mujeres como tú,

calladitas se ven más bonitas.

provecho.

>> puedes correr, puedes correr

todo lo que quieras.

pero no puedes esconderte.

ese día va a llegar

tarde o temprano

y no habrá pista de carrera

lo suficientemente larga

como para que huyas.

raúl: a ver, inhala.

cecilia: raúl, por favor,

no le puedes seguir el juego

a jorge por más amigos que sean.

te juro que estoy bien.

raúl: a ver, ya,

ya voy a terminar.

a ver, enderézate.

cecilia: a ver, ya, escúchame,

por favor.

no tengo nada.

estoy sana, solamente

estoy un poco cansada y ya.

raúl: bueno, si tú lo dices.

tal vez no sea nada del cuerpo,

pero sí creo

que es algo del alma.

porque te ves triste, ceci.

yo al principio pensé que era

una tristeza pasajera,

pero con el paso del tiempo,

pues, lo que creo

es que tienes depresión.

cecilia: no tengo motivos

para estar deprimida, raúl,

me conoces.

tengo una vida perfecta.

arturo y jorge llenan mi vida.

raúl: y yo entiendo que sean

lo más importante,

pero no puedes tapar el sol

con un dedo, ceci.

[susurra] también está tu hija,

esa niña de la que nunca hablas.

cecilia: no tengo nada

que hablar de ella.

esa niña está bien,

en buenas manos.

ambos: [hablan a la vez]

[ríen]

andrés: ¿estás bien?

victoria: sí, estoy bien.

andrés: ¿no te raspaste?

victoria: un rasponcito nomás.

andrés: entre raspón y raspón

te vas a quedar sin piel.

victoria: no, se pone más dura

y ya no duele.

oye, bueno,

¿qué te trae por aquí?

¿extrañabas esta vista?

andrés: la vista

está muy bonita, pero está mucho

más bonita porque tú estás aquí.

victoria: ay, ya párale.

en serio.

victoria: no te pongas así.

bueno, dime qué pasó.

andrés: bueno, venía a decirte

que yo creo que hoy es preciso

que hagamos

todo lo que tú quieras.

todo, todo lo que tú quieras.

victoria: ¿lo que yo quiera?

andrés: ¡todo!

venimos a consentirte, ¿te late?

victoria: todo...

andrés: todo lo que tú quieras.

victoria: como...

andrés: no sé.

victoria: bueno, ya tengo algo

en mi mente.

victoria: ay, andre,victoria: ay

¿tú crees que me reconozca?

andrés: ¿cómo

no te va a reconocer

si es tu mejor amiga?

ahí está.

victoria: andre, ¿y si me odia?

andrés: pero ¿cómo te va

a odiar?

claro que no.

victoria: ¡luz clarita!

[chifla]

¡luz clarita!

¿y si me odia?

andrés: ¿cómo te va a odiar?

acércate.

le va a dar gusto.

victoria: luz clarita.

oye, luz clarita.

luz clarita.

soy yo, soy victoria,

soy tu amiga de toda la vida.

¿te acuerdas de mí?

raúl: dime algo.

¿por qué la imperiosa necesidad

de engañarte?

ya pasaron muchos años,

es tiempo de que la busques,

de que te reconcilies

con ese pasado, ceci.

reconcíliate con esa parte

de tu pasado fundamental--

cecilia: raúl, caminé dos días

buscando el lugar perfecto.

era un pueblo muy bonito,

con muchos niños,

había haciendas.

pero no me acuerdo de más.

además, ¿para qué voy a ir

a buscarla?

¿para irrumpir

en su vida perfecta?

no, raúl.

no tengo derecho.

raúl: si no la buscas,

ni yo ni nadie te va a poder

ayudar.

la depresión es difícil

mantenerla a raya.

ceci, escucha lo que te digo.

háblalo, habla con jorge,

dile lo que te pasó.

cecilia: jorge ha sido el mejor

de los maridos.

¿cómo le voy a decir, eh?

raúl: ¿cómo?

con toda sinceridad.

con toda la honestidad,

con todo el amor que le puedes

dar.

vas a ver que después de eso,

todo va a ser más fácil.

cecilia: no, no, raúl,

y por favor, no insistas.

raúl: es la última vez

que te lo digo, ceci,

no como tu doctor

sino como tu amigo.

habla con jorge, dile la verdad.

una vez que lo hagas,

inmediatamente después

hay que buscar a esa niña.

va a ser lo mejor para todos,

créeme.

victoria: pensé que tú

no me querías ver.

luz: ¿por qué creerías eso?

victoria: es que te estaba

hablando y no me hacías caso.

no sé, todo el mundo dice

que yo soy la culpable de--

luz: no, tú no eres la culpable

de nada, victoria.

lo que se hizo contigo

fue una injusticia.

victoria: ¿y ahora por qué tú

haces todas esas señas?

luz: ¿no sabes nada?

victoria: ¿de qué?

luz: esta es la lengua

que usan las personas

que no pueden hablar o escuchar.

victoria: ¿cómo?

¿no me escuchas?

luz: victoria, con el accidente,

tuve un golpe en la cabeza.

yo quedé sorda.

>> no puede ser.

luz: no llores, victoria,

no llores.

me vas a hacer llorar

a mí también.

victoria: ¿cómo no voy a llorar?

lo que te pasó no puede ser.

victoria: se aprende

a vivir sorda.

lástima sentía yo por ti,

encerrada en un reformatorio

por un crimen

que tú no cometiste.

que no cometió nadie,

solo ese conductor malvado.

>> ¡luz clarita!

>> ¡cuidado!

[frenazo]

[golpe]

luz: y luego yo quería

irte a visitar,

pero mi mamá no me dejó.

victoria: no agaches la cabeza.

tú no tienes nada

de qué avergonzarte.

luz clarita, tú siempre fuiste

mi mejor--

>> ¿qué está pasando?

¿qué es esto?

gloria: pero ¿cómo te atreves?

>> ¡ya lárgate!

¡lárgate de mi casa!

tú no eres bienvenida.

lárgate.

luz: victoria es mi amiga.

gloria: ya escuchaste

a la señora.

largo de aquí, criminal.

eso es lo que eres,

una criminal.

nunca debiste salir

de la cárcel.

¡fuera, lárgate!

[música]

[música]un pie en esta casa, cri

vámonos a la calle, vámonos.

victoria: suélteme,

déjeme en paz.

>> ¿tu amiga?

esta criminal fue la que te dejó

sorda.

gloria: por eso hice

que te encerraran

de donde nunca debiste salir.

victoria: así que usted

fue la que me encerró.

¿por usted me metieron

al reclusorio?

contésteme que le estoy

hablando.

¿por su culpa me encerraron

en la cárcel?

gloria: no sé

de qué estás hablando.

hice que te metieran

en el reformatorio.

>> y bien merecido

que te lo tenías.

por tu culpa,

mira cómo está mi hija.

gloria: no puedes estar

tan ciega.

esta tipa no es buena compañía

para ti.

está maleada.

una cosa es el tiempo que pasó

en el reformatorio,

pero ¿en la cárcel?

la cárcel son palabras mayores.

allí te terminaste de graduar

de delincuente, ¿verdad?

andrés: vicky.

¿qué pasó?

victoria, ¿adónde vas?

¿me puedes explicar qué fue

lo que pasó?

gloria: voy a hablar

al reclusorio

para que la encierren de nuevo.

esa desacatada

se ha de haber escapado.

andrés: tú no vas a marcar

a nadie, mamá.

gloria: lo que me faltaba.

andrés: esta vez,

no voy a permitir

que le vuelvas a hacer daño

a victoria.

andrés: pero qué barbaridad.

ya no sé ni qué me sorprende.

siempre tú detrás

de esta pordiosera.

gloria: ¿no es pordiosera?

¿que no te das cuenta

cómo se viste?

andrés: ¿por qué te ensañas

tanto con ella, mamá?

gloria: hasta la belleza

se le fue.

a esa desarrapada se le quitó

todo lo bonito que tenía.

qué bueno que se quedó encerrada

tanto tiempo

y, aunque no quieras,

la voy a delatar

para que la encierren de nuevo.

andrés: pues, te va a costar

mucho trabajo, mamá.

gloria: ¿tú qué vas a saber?

andrés: victoria no se escapó.

a victoria se le hizo justicia

y yo la saqué.

gloria: ¿que hiciste qué?

andrés: tú la metiste

al reformatorio,

y alguien peor que tú la mandó

al reclusorio.

pero yo la protejo

y siempre la voy a cuidar.

escucha bien, siempre.

yo soy su apoyo.

por eso le regresé su libertad.

arturo: mamá,

¿por qué estás triste?

cecilia: ¿por qué todo el mundo

insiste con lo mismo?

arturo: porque es clara

tu tristeza.

reflejas angustia y eso

no te deja vivir, ma.

cecilia: hijo, lo único

que me angustia

es pensar que no seas feliz.

que, a pesar

de todos mis esfuerzos,

no he podido ser una buena mamá.

arturo: eres la mejor mamá

del mundo.

pero yo sé que algo te pasa,

que algo ocultas.

y me duele.

me duele que, existiendo el amor

que existe entre nosotros,

no me tengas esa confianza

para que me cuentes

lo que te sucede.victoria: a mí

me revienta que la gente

tenga poder sobre lo que siento.

pero qué se le va a hacer.

así son ellas, ¿no?

andrés: me siento mal

porque ahora sabes

que no fueron los papás

de luz clarita, sino mi mamá

la que te metió a la cárcel.

al menos en el reformatorio.

victoria: tú no tienes

por qué sentirte mal,

tú no tuviste nada que ver.

además, yo ya me lo sospechaba.

digo, no se necesita

ser ninguna genia

para darse cuenta de las malas

intenciones de tu mamá.

¿y sabes qué?

yo pienso que ella también

fue la que me metió después

a la cárcel.

andrés: no lo creo.

ella estaba muy enojada

cuando pasó lo de luz clarita,

pero una vez que pasaron

los años,

¿qué motivos podía tener

para encerrarte en la cárcel?

victoria: quién sabe, andrés.

pero ya, mira, no vamos a pensar

en eso.

estoy bien agradecida contigo

porque tú me sacaste de ahí.

y no es cualquier cosa, ¿eh?

lo que sí, qué lástima.

qué lástima que tu mamá me odie

y me odie así.

porque yo nunca le hice nada.

andrés: no me importa

lo que ella sienta,

porque yo te quiero.

yo te quiero mucho.

victoria: y yo a ti

también te quiero.

por eso, ojalá que tu mamá

no nos separe.

andrés: eso nunca va a pasar.

gloria: mi hijo andrés

se ha portado como imbécil.

perdido por esa cualquiera.

elena: ¿ya ves?

negarlo no te lleva

a nada bueno.

gloria: y ahora yo tengo

que sufrir la distancia

de uno de mis hijos

y el rechazo del otro.

elena: es lo que te estoy

diciendo, mamá.

gloria: bueno, pero ahora

yo tengo que ser

mucho más inteligente.

la voy a vencer, elena.

esa desarrapada

no se va a quedar con mi hijo.

te juro que no.

ambos: [hablan a la vez]

victoria: bueno,

tienes que comer más gelatina

para la felixibilidad.

[ríe]

bueno, ¿qué?

si gano,

¿me vas a invitar un helado?

andrés: está.

y si gano,

¿me vas a dar un beso?

victoria: no.

andrés: ay, un besito chiquito,

es justo.

victoria: no.

andrés: chiquito, de cuates,

de compa.

victoria: ¿qué de cuates?

oye, qué bueno que traigas ropa

para correr, ¿eh?

andrés: bueno, es que hombre

precavido vale por dos.

la neta es que no es mucho mucho

lo mío lo de las corridas,

es más lo de los caballos.

pero estoy dispuesto a ganarte,

¿cómo ves?

victoria: no, no creo

que me vayas a ganar.

[ríe]

andrés: todo lo que sea

para verte correr.

victoria: qué lindo.

andrés: ¿sí? beso.

victoria: no, beso no.

andrés: sí, ándale.

victoria: que no.

andrés: que sí.

victoria: que no.

andrés: bueno, ya.

va.

victoria: órale, pues, ya, ven.

andrés: ¿sí?

victoria: mira, de todas formas,

no vas a ganar.

andrés: ¿no?

victoria: no.

en sus marcas,

listos,

¡fuera!

andrés: espérate.

vicky, no, estás haciendo

trampa.

victoria: ¡claro que no!

[música]

[música]

ambos: [hablan a la vez]

victoria: no, no dije:

"uno, dos, tres".

dije: "en sus marcas, listos,

fuera".

y gané.

andrés: antes del "fuera" habías

salido.

victoria: andre.

andrés: siempre haces trampa

y no se vale--

¿y eso?

victoria: ahí nomás,

pa' que ya no andes chillando.

andrés: no estoy chillando.

entonces, perdí, pero gané.

victoria: te llevas nomás

un premio de consolación,

pa' que ya no chilles.

andrés: [ríe]

no estoy chillando,

pero no puedes hacer trampa--

[chillido de pájaro]

victoria: mira.

¿trajiste el guante?

andrés: sí, por si lo veíamos

hoy.

a ver si baja.

victoria: ay, canijo.

[ríe]

anda, ese abusivo

que me quiere bajar a mi amigo.

andrés: no, pues, también somos

amigos él y yo.

victoria: ya sé...

pero ¿qué me andas queriendo

quitar a mi mejor amigo?

andrés: ¿no era

que tu mejor amigo soy yo?

victoria: le estaba hablando

al águila, pues.

[ríe]

andrés: no sabes cómo me gusta

verte así, feliz.

victoria: ándale, a mí también

me da mucho gusto que estés así.

feliz.

ambos: [ríen]

raúl: por supuesto que sí,

si te lo prometí.

la atendí, la pude revisar

y hasta pude platicar un rato

con ella.

jorge: ah, ¿sí?

¿y cómo la encontraste?

por favor, dime la verdad,

como amigos que somos.

raúl: tú sabes

que, antes que cualquier cosa,

soy una persona con ética

y por esa misma ética

no te puedo decir mentiras.

jorge: lo siento, discúlpame.

raúl: no, ni te disculpes.

mira, si te soy honesto,

me gustaría poderte decir

mentiras piadosas

para que no sufras tanto.

tómalo con más calma.

jorge: ¿tú crees que yo exagero

al confiarte lo que más amo

en la vida?

raúl, tú para mí no solamente

eres como mi hermano,

sino también eres

el mejor médico que conozco.

raúl: claro, y gracias por eso.

tú sabes que también

eres como un hermano.

yo creo

que lo que tiene cecilia

no necesariamente

viene de un mal físico.

jorge: sí, créeme que también

lo he pensado y eso me aterra

mucho más.

imagínate, si tú no puedes

hacer nada, ¿qué puedo hacer yo?

yo lo que no quiero es perder

la esperanza.

raúl: y no la vamos a perder.

no vamos a perder la esperanza.

yo te voy a apoyar.

sabes que te apoyo

en cualquier cosa.

y hasta me gustaría poderte

ayudar más.

jorge: no entiendo, no entiendo.

¿por qué raúl, si yo

lo que he hecho es amarla

desde el primer día

en que la vi,

por qué no confía en mí?

raúl: tampoco lo veas así.

no sabemos, a lo mejor cecilia

guarda algo que va más allá

de sus fuerzas

o su entendimiento.

o a lo mejor considera

que es una cruz

que debe cargar sola.

no te vuelvas loco.

jorge: pero ¿cómo que no,

si es la mujer que amo?

es mi vida entera.

andrés: aguántame, vicky.

¡espérate!

victoria: ¿y ahora?

¿qué estás guardando ahí?

>> niña, no seas metiche.

a ver, mi hijo, ayúdame.

andrés: ya, vamos a decirle.

igual se va a enterar.

victoria: ¿qué?

pues, díganme, ¿qué?

andrés: tu mamá y yo te estamos

preparando una fiesta.

victoria: ¿una fiesta?

¿para mí?

andrés: para ti,

de tu cumpleaños.

victoria: no, hombre.

esto es lo que tengo que guardar

en mi memoria,

no como los momentos feos

que viví hace rato.

una fiestecita.

andrés: fiestecita no.

va a ser una fiestesota,

una pachanga.

va a haber tamales, cervezas,

refrescos, música en vivo,

van a venir los jaguares

que te gustan--

>> [ríe]

oye, mi hijito, pero ¿dónde

los vamos a meter aquí,

si apenas cabemos los tres?

andrés: la fiesta va a ser

en mi casa.

victoria: ¿en tu casa?

andrés: claro.

victoria: a ver, andrés,

¿que no ves o qué?

si tu mamá me odia,

¿cómo vamos a hacer la fiesta

en tu casa?

andrés: la fiesta va a ser

grandotota y en mi casa,

punto final.ntiendo por qué no c

no entiendo por qué no confíasnt

no entiendo por qué no confías

en mí.

cecilia: no insistas en algo

que no existe.

arturo: está bien, ma,

ya no insisto.

pero escúchame bien,

si en algún momento

tú te sientes abrumada

y necesitas hablar con alguien,

sabes que puedes hacerlo

conmigo.

cecilia: lo sé, mi amor.

arturo: te quiero mucho, mucho

y me encantaría serte útil.

victoria: y tú sigues

con lo mismo, ¿eh?

andrés: oye, no seas gandalla.

ambos: [hablan a la vez]

victoria: órale, pues, sí,

pero la fiesta no se va a hacer

en tu casa.

¿cómo la ves?

andrés: pero ¿por qué no?

victoria: porque no.

mira, andrés, ni loca me meto

ahí, ni aunque amarres a tu mamá

y la metas en una cajuela.

yo no me meto.

no es tu casa.

andrés: sí es mi casa.

victoria: pero tu mamá vive ahí

y me odia.

>> es que mi niña nada tiene

que ir a hacer allá.

andrés: a ver, no tranquila,

escúchenme bien.

este lugar está precioso,

no me lo tomes a mal,

pero está muy lejos.

>> pero es lo que tenemos.

andrés: sí, pero victoria

tiene que empezar a estudiar,

ya tiene 22 años.

ya tendría que estar terminando

la carrera.

>> no, pero aquí en la comunidad

hay muy buenas escuelas de arte.

andrés: yo no lo dudo,

pero victoria tiene que ir

a otra clase de escuela.

una escuela oficial, donde

puedan darle un certificado,

un título que constate

su educación, algo más--

>> ay, ¿qué me dijiste?

andrés: que demuestre

que está chida su escuela,

que estudió bien.

>> ah.

pues, es lo que tenemos,

mi hijito.

¿qué quieres?

andrés: pues, que se regresen

a la casa,

ahí vivirían muy bien.

es un buen lugar para que ella

se desarrolle.

>> eso sí, pero a tu casa

no podemos volver,

porque victoria necesita todas

estas cosas, pero--

victoria: pero victoria

tiene que tomar esta decisión.

yo nunca escuché que dijeran:

"¿y victoria,

tú qué quieres?"

los dos se la pasan hablando

de mi futuro como si yo

no estuviera aquí presente.

¿y saben qué?

yo sé perfectamente

lo que quiero en la vida.

andrés: ¡vicky!

[llanto de bebé]

raúl: es la última vez

que te lo digo, ceci,

no como tu doctor

sino como tu amigo.

habla con jorge, dile la verdad.

una vez que lo hagas,

inmediatamente después

hay que buscar a esa niña.

va a ser lo mejor para todos,

créeme.

arturo: está bien, ma,

ya no insisto.

pero escúchame bien,

si en algún momento

tú te sientes abrumada

y necesitas hablar con alguien,

sabes que puedes hacerlo

conmigo.

cecilia: lo sé, mi amor.

arturo: te quiero mucho, mucho

y me encantaría serte útil.

cecilia: arturo.

arturo: ¿qué pasa, ma?

cecilia: he decidido confesarte

mi secreto.

arturo: mamá, no, tal vez

te presioné,

pero yo no tengo derecho.

cecilia: a ver, mi amor,

siéntate, por favor.

tienes todo el derecho

del mundo.

aunque no tengamos la misma

sangre, te crié como mi hijo,

te eduqué.

soy yo la que no tiene derecho

a hacerte vivir

en esta angustia.

arturo: entonces, te escucho.

cecilia: arturo,

yo tengo una hija.

jorge: ¿qué?

Cargando Playlist...