null: nullpx
Cargando Video...

El Vuelo de la Victoria Capítulo 19

1 Ago 2020 – 12:00 AM EDT

¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

locutor: televisa presenta...

[música]

elsa: no me sigas

volviendo loca, tía, por favor.

magdalena: elsa,

hay noticias de tu mamá.

todo parece indicar

que está viva.

por favor, reacciona.

elsa: pero yo no puedo con eso.

y mi papá tampoco

puede saber nada.

magdalena: mira, elsa.

yo no estaría tan segura

de la inocencia de raúl.

elsa: ¿qué?

magdalena: él es evidente

que ya tiene otros intereses,

porque victoria es lo único

que le importa a tu papá.

elsa: ¿cómo puedes sacar

tus celos enfermizos ahorita,

tía?

magdalena: yo no sé nada

de tu mamá,

pero de la tal victoria

sé bastante.

tengo miedo

de la forma como está

poniendo las cosas a su favor.

elsa: ¿qué--qué me estás

tratando de decir?

magdalena: que yo no soy

la única que debería

tener celos por tu papá.

tú también, porque sé que raúl

quiere más a victoria que a ti.

andrés: sí, ya te dije

que no te preocupes,

estoy yendo para allá.

salí apenas me dijiste

que el juez nos iba a recibir

mañana a primera hora.

arturo: qué bueno, hermano,

porque este hombre

va a hacer una excepción.

yo apenas acabo de introducir

los documentos al juzgado,

lo recibirán mañana mismo.

andrés: sí, no te preocupes,

ya sabes que soy muy puntual.

te llamo apenas llegue

a la ciudad.

arturo: si quieres,

te puedes quedar aquí

en mi casa.

andrés: no, no, muchas gracias,

pero--

arturo: pero vas a ir

a ver a victoria, ¿no?

arturo: sí, la audiencia

es mañana y todavía es temprano.

seguramente está trabajando

y estaba pensando pasarla a ver,

aunque sea un ratito.

quiero que se regrese conmigo.

raúl: me acaba de llamar

magdalena, me tengo que ir.

elsa se escapó de nuevo.

victoria: ¿qué?

raúl: se escapó, necesito irme.

te quedas a cargo de todo,

por favor.

victoria: sí.

[magdalena] tú tienes

todo el derecho de exigirle

a tu padre que esté a tu lado

más tiempo.

que te cuide y que busque

la manera de que tú estés mejor.

[elsa] no--no--no, yo no quiero

enfrentarme otra vez a mi papá,

no quiero.

no estoy mal, no--no

estoy tan loca,

yo no estoy tan loca.

[magdalena] demuéstrale

que tienes carácter

y que puedes cumplir,

desde tus promesas

hasta tus amenazas.

[elsa] mamá, ¿por qué

me dejaste, por qué?

¿por qué apareces ahorita,

que es posible que yo ya

no pueda salir de este agujero

que me devora dentro

de mi cabeza?

[magadelena] entonces,

tú vas a hacer que lo lamente.

tienes que demostrarle

que si pone a victoria

por encima de ti,

tú no quieres la vida.

elsa: ¡ya, ya basta, tía!

¡ya basta!

¡ya déjame!

magdalena: es que se puso

como loca, raúl.

tú ya la conoces.

lo que pasa es que elsa

cada vez está provocando más--

raúl: no me digas eso porque

no me estás ayudando mucho

que digamos, magdalena,

por favor.

magdalena: ¿y qué quieres

que te diga?

si ella está como loca

con eso de su mamá.

me hizo preguntas que yo

no sé responder--

raúl: a ver, una cosa.

yo no entiendo cómo es posible

que en esta casa,

que hay dos personas encargadas

de cuidar a elsa y--y

se les escapa.

una, dos, tres veces.

¿cómo le hacen?

chencha: perdóneme, doctor.

yo sé que le estoy quedando mal.

y más a mi niña elsa.

pero es que ella estaba

tan bien hasta que--eh--

la señora--

magdalena: ¿qué?

¿qué le vas a decir al señor,

chencha--?

raúl: ¿qué?

chencha: que--

magda: ¿que todo estaba bien

hasta que yo llegué

a hablar con ella?

¿es eso?

chencha: yo solo estoy diciendo

la verdad--

magdalena: no, no, no, no.

es el colmo.

esta señora te quiere

poner en mi contra.

de todo lo que le pasa a elsa,

me está echando la culpa a mí.

chencha: oiga, ya estuvo bien

de que esté diciendo eso de mí.

yo no estoy inventando nada.

raúl: a ver, las dos.

párenle, ya--ya--ya,

basta las dos, por favor, ¿sí?

se calman.

aquí--aquí no es la lucha libre.

y mucho menos cuando

no está elsa.

elsa: ¿dónde está mi papá?

victoria: elsa, qué bueno

que estás aquí,

tu papá se fue a buscarte.

le--le dijeron que

te habías escapado de nuevo.

ya--ya le estoy marcando, ¿eh?

elsa: eso es mentira.

seguramente no me quiere ver.

victoria: elsa, tu papá

se fue a buscarte,

¿cómo no te va a querer ver?

elsa: lo que pasa es que tú

no quieres que él me vea.

victoria: elsa, tranquilízate.

¿yo por qué no voy a querer--?

¡elsa, elsa!

elsa: ¡ya deja de mentirme!

todo el mundo me miente.

[grita]

victoria: elsa, elsa, cálmate.

tú papá está preocupado.

claro que soy tu amiga.

que no tengo por qué mentirte.

le vamos a marcar.

elsa: es que no lo entiendo,

a él solo le importas tú.

¡solo le importas tú!

él solo me miente a mí.

victoria: de--déjame--

él me dijo que iba a sacar

a elías de la cárcel.

y ahora, mi mamá está viva

y no me quiere dar la cara.

¡no, no!

victoria: entiendo

que estés alterada, pero

por favor, trata de calmarte.

le vamos a marcar--

elsa: ¡mentira!

eso es mentira.

seguramente lo que quieren es

llevarme para que me encierren.

¡no me toques!

victoria: elsa.

yo--yo soy tu amiga

y yo no te voy a hacer daño.

elsa: ¡yo no tengo ninguna

amiga!

victoria: ¡elsa!

elsa: ¡no tengo a nadie!

victoria: [grita]

[música]

[música]

mireya: no quiero pelear.

vengo a decirte que siento mucho

lo que pasó ayer.

luz clarita: yo también.

mireya: hija--

luz clarita: se llama arturo

y es mi amigo.

por favor,

no me hables mal de él.

mireya: hija, cómo se ve

que no sabes nada de la vida.

¿cómo puedes ser amiga

de alguien que acabas

de conocer?

luz clarita: si por ti fuera,

yo no sería amiga de nadie.

ni de los que he conocido

toda la vida, como victoria--

mireya: no digas su nombre

en mi casa.

luz clarita: ni de los que acabo

de conocer, como arturo--

mireya: mejor cambiemos de tema.

luz clarita: sí, mejor,

porque no vamos a llegar a nada.

victoria: [llora]

elsa: [grita]

victoria: [llora]

raúl: bueno.

sí, aquí estoy, buscando a elsa.

no sé nada, todavía,

pero no pudo haber ido

muy lejos.

victoria: doctor, por favor,

tiene que regresar al hospital.

aquí está elsa, ya está aquí.

raúl: ¿ahí está?

dios mío, qué buena noticia.

voy para allá.

por favor, no dejes que se vaya.

victoria: voy a hacer

lo que pueda, pero, por favor,

no se tarde.

raúl: ¿a ti que te pasa?

victoria: no, por favor,

ya venga.

elsa: [grita]

no, soy una mala persona.

soy una mala persona.

soy mala, soy peligrosa,

lastimo a todos.

debería estar encerrada.

[llora]

[magdalena] demuéstrale

que tienes carácter.

que puedes cumplir.

desde tus promesas

hasta tus amenazas.

elsa: sí, tía, tienes razón.

tienes razón.

voy a cumplir mis amenazas.

mi papá va a ver

de qué soy capaz.

todos van a saber

de lo que elsa es capaz.

hasta su mamá,

que regresó de la muerte.

victoria: [gime]

ernesto: yo lo único que digo

es que si un día piensas

dejar de entrenar,

serías muy buen cocinero.

clemente: y tú

un buen lambiscón.

[celular]

bueno, sí, habla clemente.

victoria: don clemen, por favor,

ayúdeme, se lo suplico.

venga al hospital.

venga a ayudarme.

[llora]

mireya: ¿qué ves?

luz clarita: escuelas de baile.

mireya: ¿algún proyecto

personal?

¿alguna investigación?

luz clarita: algo así.

mireya: ¿para qué?

luz clarita: para ser la mejor

bailarina del mundo.

las mejores están en la ciudad.

así que he decidido

que me voy a la ciudad

a estudiar.

mireya: ¿qué estás diciendo?

luz clarita: que quiero

lograr mis sueños, mamá.

me voy a la ciudad, a bailar.

victoria: [llora]

raúl: ¿qué te pasó?

victoria: doctor,

vaya, vaya, vaya con elsa.

está ahí, está ahí.

raúl: ahora voy, ¿qué tiene?

¿qué te pasó?

victoria: ¡vaya,

está en su consultorio!

yo estoy bien, por favor.

raúl: no te puedo dejar--

victoria: vaya,

vaya a ver a su hija.

andrés: ¿qué te pasó, vicky?

¿qué haces ahí en el piso?

levántate, ¿qué te pasa?

levántate.

¿qué te pasó?

victoria: no me toques,

no me toques, no.

[música]

mireya: ya sé a qué vino

ese muchacho.

a meterte ideas en la cabeza.

tú nunca vas a poder bailar.

luz clarita: sí, voy a poder.

mireya: no puedes.

eres sorda, luz clara.

sorda.

luz clarita: yo sé que tengo

un daño severo,

pero con terapia--

mireya: no hay terapia

que te cure.

tú bien sabes que tu sordera

es para siempre.

nunca vas a poder escuchar.

nunca vas a tener equilibrio.

y nunca vas a poder bailar.

luz clarita: sí, puedo.

mireya: no.

y mucho menos irte a la capital.

luz clarita: pero es mi sueño.

y si sueño algo,

lo voy a lograr.

mireya: ay, por favor.

los sueños no se hacen realidad.

no para ti.

nadie es feliz

con esta situación.

a mí me gustaría

que fueras bailarina profesional

en nueva york.

que llegaras tan lejos

como quisieras.

pero la realidad es otra.

elsa: yo sé que puedo.

mireya: de sueños no es la vida.

tú de aquí no te vas.

aquí yo te puedo cuidar

y te puedo proteger.

luz clarita: pero eso no es

lo que yo quiero.

mireya: pero es lo que tienes.

esta plática se acabó.

y no me importa que te tenga

que amarrar, luz clara.

pero de esta casa no te vas.

raúl: ¿elsa?

elsa, ¡elsa!

>> ¡esa muchacha se va a lanzar!

>> hay que llamar

a los bomberos.

>> oigan, no, ¿qué les pasa?

eso no se hace,

dejen de estar grabando.

raúl: hija.

elsa, por favor, no lo hagas.

elsa: no te acerques, papá,

si lo haces, me voy a aventar.

>> no, en lugar de que pidan

ayuda, qué bárbaro.

¿en qué mundo estamos

viviendo ahora?

dejen de grabar, morbosos.

qué bárbaro, de veras.

con ustedes no se puede.

andrés: tengo la obligación

de ver por ti, vicky.

¿sabes qué?

nos vamos de aquí,

nos vamos a urgencias.

victoria: no, andrés, no.

andrés: sí, ya lo decidí.

tranquila.

victoria: no--no, andrés,

no, yo puedo.

andrés: una cosa es que me odies

y otra cosa es que juegues

así conmigo.

victoria: andrés,

por favor, bájame.

andrés, bájame.

andrés: no pasa nada.

tranquila, vicky, tranquila.

victoria: andrés, suéltame,

bájame.

andrés: no te puedes bajar.

clemente: victoria,

¿qué está pasando aquí?

andrés: ayúdeme, don clemen.

clemente: ¿adónde la llevas?

andrés: ayúdeme.

clemente: dame.

andrés: algo le pasó en el pie.

raúl: vamos a platicarlo,

mi amor, ¿sí?

bájate, por favor--lo podemos--

elsa: no quiero hablar contigo.

y no quiero volverte

a ver nunca.

prefiero morirme,

que volver a tener contacto

con un mentiroso.

raúl: no digas eso, mi amor,

por favor.

hija, no, por favor.

dame la mano.

elsa: no.

no.

raúl: mi amor, por favor,

bájate de ahí.

elsa: ya me voy, papá.

raúl: no lo hagas.

elsa: ya me voy, papá.

victoria: [llora]

clemente: ya hiciste lo que

se te pegó la gana como siempre.

el muchacho consentido

obtuvo lo que quiso

y la trajo a emergencias.

ahora ya te puedes ir.

yo me encargo.

victoria es mi responsabilidad.

andrés: no, victoria

es mi responsabilidad.

clemente: ¿no fuiste tú

el que trajo unos papeles

donde dice que anulaste

el matrimonio o me equivoco?

andrés: ¿y eso a usted

qué le importa?

clemente: me importa mucho,

porque está sufriendo,

porque no puede entrenar bien.

>> señorita, por favor,

no se mueva.

recuéstese.

victoria: ya, andrés,

hazle caso a don clemente,

no tienes nada que hacer aquí.

tú anulaste el matrimonio,

don clemente tiene razón.

vete.

andrés: pero, victoria--

victoria: no, nada,

andrés, vete.

ya, por favor.

andrés: yo no te voy a dejar.

clemente: ya la dejaste, vamos.

afuera.

andrés: usted ya cállese, ¿no?

>> señores, por favor.

estoy tratando de hacer

mi trabajo y no puedo,

con el circo que me están

armando aquí al lado.

háganme el favor

de salirse los dos,

porque tengo que revisar

a la señorita.

victoria: andrés, ya salte.

acaso vete, ¿qué haces aquí?

>> voy a llamar a seguridad

para que--

victoria: no es necesario,

ya se va a salir.

hablamos después, ya.

ay.

raúl: mi amor,

ya te pedí perdón.

por favor ya bájate, ¿sí?

dame la mano.

vamos a platicar

y vamos a arreglar esto juntos.

elsa, por favor, bájate ya.

dame la mano.

elsa: mi mamá,

si está muerta como dices,

¿de dónde salió el regalo?

raúl: no sé, mi amor, no sé.

elsa: si está muerta,

entonces le voy a ir

a preguntar.

raúl: ¡no, hija!

¡dame la mano!

elsa: ¡papá!

¡no me sueltes!

raúl: ¡resiste, hija!

dame la mano.

elsa: ¡no me quiero morir!

¡papá!

raúl: ¡resiste, hija!

[sirenas]

elsa: ¡no me sueltes!

¡papá!

papá, perdón.

ambos: [lloran]

raúl: hija.

andrés: ¿estás bien?

raúl: ¿estás bien?

gracias, andrés.

te debo la vida de mi hija,

gracias.

[música]

raúl: ya en este momento

está más tranquila,

porque le pusimos un analgésico.

porque--

el dolor es verdaderamente

insoportable.

pero está bien.

victoria: ¿y--esto cuándo

me lo van a quitar?

porque yo tengo que ir

a entrenar, ¿verdad, don clemen?

clemente: a ver, a ver.

tenemos que esperar, victoria.

¿sí?

victoria: pero, la disciplina

y--

clemente: ya, ya, ya, ya, ya.

te dije que hay que esperar.

¿sí?

raúl: permiso.

clemente se quedó toda la noche

acompañándote.

si de por sí ya sabes

cómo es de gruñón,

ahora va a estar más difícil

de convencer.

ambos: [ríen]

victoria: ¿y los resultados

cuándo me los van a dar?

raúl: en cualquier momento.

deben de estar por llegar.

¿mm?

tú tranquila.

chencha: doctor.

raúl: ¿sí?

chencha: yo sé que me tengo

que ir a cuidar a la niña elsa,

pero quiero saber si mi angelito

va a estar bien.

raúl: va a estar muy bien,

vamos a ver.

no se preocupe.

su angelito va a estar bien.

[llaman a la puerta]

pase.

>> doctor,

aquí está lo que pidió.

raúl: sí, gracias.

>> por nada.

con permiso.

raúl: propio.

a ver aquí.

arturo: buenos días.

buenos días, ma.

cecilia: hola, hijo.

jorge: ¿qué tal, hijo?

buenos días.

arturo: buenos días.

¿pasa algo?

¿ustedes van a seguir

sin dirigirse la palabra,

ni se van a ver a los ojos?

jorge: es que, al parecer,

a tu mamá le cayó mal la noticia

de nuestra nueva situación

económica.

cecilia: ¿cómo te atreves

a culparme, eh?

arturo: mamá, por favor.

tú sabes que mi padre

es muy precavido,

a veces hasta peca de eso.

créeme que analizamos

muy bien la situación

y lo mejor es asumir las cosas

como él lo está diciendo.

cecilia: a ver, aquí el punto

es que no estamos en la quiebra

como él lo dice.

y me molesta que me hable

con verdades a medias.

jorge: no son verdades a medias,

cecilia.

ya te lo dije,

no estoy exagerando.

y tú haces muy mal

en no apoyarme.

y tú también, hijo.

haces muy mal en ser tan tibio

y no apoyar mis decisiones.

y más aún cuando yo confié

en ti y te mostré los problemas

económicos que tenía la empresa.

a ti antes que a nadie.

arturo: tienes razón, papá.

discúlpame, yo no quise--

cecilia: así es como procede

el nuevo jorge.

su verdad

es la única que cuenta,

es por eso la tensión

que se siente en la mesa.

¿qué les parece si mejor

desayunamos en silencio?

adriana: dispensen la tardanza,

es que con tanta noticia

últimamente no puedo dormir.

cecilia: hola, cariño.

adriana: mira,

¿qué tal el modelito?

¿te gusta?

cecilia: sí, está muy lindo.

adriana: ¿cómo lo ves, papito?

¿te gusta?

jorge: ¿qué es lo que pasa

contigo, adriana?

se te dijo que esa ropa

había que regresarla.

así que te la quitas

inmediatamente.

adriana: aquí enfrente

de todo el mundo, no.

si no eres mi papá-papá,

imagínate.

aquí enfrente de todos,

no, no es correcto.

raúl: ¿están seguros?

está bien, gracias.

victoria: ¿qué?

¿qué pasa, doctor?

¿qué--qué resultados le dieron?

¿o qué vio ahí

en la radiografía?

raúl: bueno, es que--

[llaman a la puerta]

adelante.

andrés: permiso.

solo quería saber cómo estás

y ya después me voy.

raúl: perdón, pero no tienes

nada que hacer aquí, discúlpame.

te voy a estar eternamente

agradecido por lo que hiciste

por mi hija, por nosotros,

pero con victoria

no tienes nada que buscar,

andrés.

andrés: eso le corresponde

a victoria decirlo,

¿no lo cree, doctor?

victoria: miren, yo ya no quiero

más conflictos, por favor.

doctor, ¿me--me puede dar

mi resultado?

clemente: raúl, por favor,

habla, dinos qué pasa.

raúl: sí, sí, claro.

trata de no alterarte

con lo que te voy a decir,

por favor.

te vamos a tener que someter

a una cirugía muy delicada

para que puedas recuperar

el pie.

victoria: bueno.

sí, está bien.

¿y cuándo voy a poder

volver a correr?

¿cuándo voy a ir entrenar

otra vez?

doctor,

¿cuándo?

raúl: la verdad es que--

es que no lo sé.

tal vez nunca.

jorge: no voy a permitir

que te sigas tomando

todo a juego, adriana.

esa ropa se regresa.

te lo dije yo y creo,

creo que también te lo dijo

cecilia, ¿o no?

cecilia: yo sé lo que le tengo

que decir a mi hija.

jorge: por lo visto,

esto que es tan importante

lo dejaron a un lado.

y también está claro

que adriana tiene todo el dinero

para gastar,

el que le dé la gana.

arturo: papá, por favor.

jorge: esa ropa, quieras o no,

la vas a regresar.

y te vas a tener que acostumbrar

a que esta es la nueva vida.

olvídate de la otra.

adriana: ¿comiste salsa

o qué, papá?

estás bien enchilado hoy.

tranquilo.

arturo: yo me voy.

cecilia: no--no te vayas.

necesito hablar contigo.

arturo: claro que sí, mamá,

pero tendrá que ser

en otro momento.

me tengo que cambiar

e ir al despacho,

tengo que ver a andrés.

tranquilo, pa.

con permiso.

victoria: doctor...

no es cierto, ¿verdad?

por favor, no--no es verdad.

raúl: qué más quisiera yo.

chencha: bueno, mi hija,

yo aquí voy a estar para ti.

voy a estar aquí.

andrés: vicky.

perdóname, vicky.

de verdad, perdóname.

déjame ayudarte.

regresa conmigo a nuestra casa.

vamos a empezar una nueva vida,

yo te voy a ayudar.

victoria: ¿y mi sueño?

chencha: hija, hay veces

que tenemos que despertar.

victoria: pero--

pero ¿no me dijiste

que--que

que yo iba a estar bien,

que yo--que yo puedo lograr

lo que me proponga?

chencha: pero, entonces,

ahora nos tocará construirte

un nuevo sueño juntas.

juntas.

andrés: vicky, de verdad,

perdón.

fui un idiota,

nunca--nunca debí de haber

anulado nuestro matrimonio.

fue--

fue un impulso,

fue un arrebato, perdón.

tú sabes que te amo

y mi vida es estar contigo.

en nuestro mundo,

en nuestro pueblo, vicky.

raúl: yo te voy a operar, ¿sí?

y te garantizo

que vas a volver a caminar.

victoria: yo no quiero caminar,

yo quiero correr.

raúl: si yo pudiera,

te daría otro pie.

victoria: pero no se puede,

este es el que tengo, ¿no?

y este es el que voy a obligar

a correr,

con cirugía o sin ella.

yo vine a este mundo

a cumplir un cometido.

y yo no me voy a ir de aquí

sin hacerlo.

raúl: la ciencia médica--

victoria: vine a esta ciudad

a prepararme.

vine a prepararme para ser

medallista y yo no voy a aceptar

nada menos que eso.

con cirugía o sin ella,

con lo que sea.

co--contra lo que venga,

yo voy a correr.

y le juro, le juro que voy

a ser campeona.

yo voy a volver a correr.

yo voy a volver a correr.

raúl: admiro mucho tus ánimos

y tus deseos de salir adelante.

pero la medicina

es lo que en esta ocasión

te va a salvar.

así que yo necesito practicarte

esa cirugía, ¿estamos?

victoria: sí, estamos.

raúl: bien.

victoria: aparte,

yo confío en usted.

yo sé que voy a estar

en las mejores manos.

y sé que usted va a hacer

la primera parte del trabajo

y la va a hacer muy bien.

raúl: ¿y cuál es la segunda?

victoria: pues esa ya me toca

a mí, ¿no?

tengo que poner todo de mi parte

para volver a caminar.

y luego voy a correr,

correr como nunca antes.

raúl: eres una gran mujer,

victoria.

y un día no muy lejano

vas a llegar tan lejos,

tanto como tus alas

te lo permitan.

así de lejos.

victoria: yo sé

que es difícil de creer,

pero gracias por creer en mí.

va a ver que le voy

a corresponder esa fe

que usted me tiene.

va a ver.

me va a ver corre que corre

en un abrir y cerrar de ojos.

raúl: no lo dudo.

victoria: ¿cuándo me operan,

entonces?

raúl: en cuanto terminemos

de hacerte todos los exámenes,

te operamos.

por el momento, me tengo que ir.

victoria: ¿adónde?

raúl: al deportivo.

victoria: ¿no me quiere

llevar con usted?

magdalena: ¿cómo te sientes?

elsa: creo que ahora sí

me pasé de la raya.

magdalena: no,

lo hiciste muy bien.

las cosas te salieron

mejor de lo que tú suponías.

elsa: no es cierto,

lastimé a victoria

y ella es mi amiga.

¡yo no tengo ninguna amiga!

victoria: ¡elsa!

elsa: ¡no tengo a nadie!

victoria: [grita]

magdalena: esa víbora

no es tu amiga,

ni tuya ni de nadie.

solo anda viendo

a ver qué le conviene.

¿ya se te olvidó

lo de tu papá con ella?

elsa: ella no tiene nada

con mi papá.

y si lo tuviera,

los dos son libres

de hacer lo que quieran, tía.

magdalena: raúl, tu papá,

merece algo mejor.

elsa: tampoco tiene la culpa

de que yo esté recibiendo

regalos y no sepa si mi mamá

está viva o muerta.

yo me siento mal por eso.

magdalena: no deberías.

ahora preocúpate y aprovecha

el movimiento para ganar.

tienes que terminar de separar

a raúl de victoria.

ya les demostraste

de lo que eres capaz.

ahora dile que, si no la deja,

vas a intentar de nuevo

quitarte la vida,

hasta que lo logres.

chencha: apenas termine aquí,

mi hijita, me voy de volada

para el hospital a verte.

victoria: no te preocupes, amá.

aquí estoy bien atendida.

además, mira, vamos a verle

el lado positivo.

por lo menos no es la cárcel

adonde me vas a ir a visitar.

oh, pues, qué seria.

acuérdese que hasta

de las desgracias

hay que reírse.

chencha: pero bueno,

no hay mejor cuidado

que el de una madre.

victoria: eso que ni qué.

te amo, amá.

aquí te espero, ¿eh?

pero de verdad,

no te preocupes,

que yo estoy muy bien.

chencha: hasta ahora, mi hija.

cristina: ¿dónde está andrés?

andrés: lo que dijo

el juez me dejó muy tranquilo.

arturo: las noticias del juez

fueron muy alentadoras,

pero recuerda que también

dijo que podía ser

un proceso lento.

andrés: sí, pero también julio

va a tener encima los ojos

de todas las autoridades.

arturo: sí, pero no podrás

cobrar el dinero

hasta que llegue

a manos de tu madre.

y no te preocupes por él,

él tiene previsión

de enajenar y gravar.

andrés: no puede vender nada.

incluso la venta que hizo

del restaurant va a ser anulada.

arturo: lo estás disfrutando,

¿verdad?

andrés: sí.

no sabes lo que daría

por ver su cara en el momento

en el que le den la noticia.

julio: desayunamos y luego

me voy a hacer

algunos pendientes.

elena: buenos días, mamá.

julio: caramba, suegrita.

¿apenas comienza el día

y ya estamos de malas?

hasta parece que está

perdiendo sus hoteles,

poco a poco.

elena: julio, por favor.

cinta: patrona,

ya le estoy preparando

unas quecas de champiñón.

aguánteme un ratito nomás, ¿no?

gloria: ya no quiero nada,

cinta.

voy a ir a comer

a mi restaurant,

uno de los que todavía

quedan a mi nombre.

cinta: pues, ¿cómo es eso

de que se está quedando

sin sus restaurantes?

gloria: este no es asunto tuyo.

elena: pues también son míos,

¿no?

julio: bueno, bueno, bueno.

ya, ya estuvo bien, ¿no?

aquí el único que trabaja

en casa tiene que desayunar

para ir a hacer todo

lo que no hacen ustedes.

así que apenas esté el desayuno,

me sirves, cinta.

cinta: sí, señor.

julio: señora.

¡cinta!

cinta: sí, patrón.

nomás cambio el servicio.

julio: eso, eso, "patrón".

de aquí en adelante, así es.

¿qué necesidad

de ponerme de malas?

se tienen que educar y entender

que yo soy el nuevo dueño

de todo.

oye, ¿a ti qué te pasa?

elena: en primera,

te pido que respetes a mi mamá.

a pesar de todo,

es mi madre y me duele, julio.

y en segunda, pues,

yo te adoro y por eso te firmé

el papel para que administres,

pero no se te olvide

que todo sigue siendo

de mi familia y mío.

incluyendo los restaurantes.

victoria: ay, cristina,

de verdad, no tengo ninguna

intención de verte,

menos de escucharte.

tengo suficientes problemas

como para también tener

que lidiar contigo.

ya, por favor, vete pues.

cristina: si te refieres

a lo que te está pasando,

ese es tu problema.

yo estoy hablando de andrés.

victoria: como puedes ver,

andrés no está aquí.

no sé qué haces aquí.

cristina: pues es precisamente

como lo quiero.

lejos de aquí,

lejos de ti y de tus tragedias.

andrés y yo nos vamos a casar.

victoria: ah, ya. [ríe]

cristina: de mí no te ríes.

victoria: pues no me des

motivos para hacerlo.

cristina: andrés te dejó,

acéptalo.

y no tienes ningún derecho

a querer seguir en su vida.

victoria: mira, esa es decisión

mía y de andrés,

porque es nuestro asunto

y no tuyo.

¿te quedó claro?

cristina: pues otra vez

te equivocas, porque andrés

es mi asunto.

y por sacarte de su vida

hago lo que sea.

victoria: [grita]

¡no, espérate!

[gime]

[llora]

[música]

victoria: [llora]

arturo: pues si no tienes

nada con ella,

tal vez deberías de decírselo,

porque ella no creo que lo sepa.

andrés: estoy harto.

ya me tiene harto.

arturo: a ver, ya perdiste

a victoria, hermano.

no sigas perdiendo a cristina.

andrés: es que sin vicky

y sin mi herencia,

no tengo nada en la vida.

arturo: ya deja de lamentarte

y ponte firme.

sabes que de julio montaño

te tienes que cuidar.

y a tu mamá le tienes que quitar

el poder que ejerce sobre ti.

lo mismo que con cristina, ¿eh?

andrés: que con cristina

no tengo nada.

arturo: sí, pero eso da igual,

lo sabes tú, pero ella no.

poco a poco

te va a ir invadiendo.

y para cuando quieras salirte,

ya va a ser demasiado tarde,

hermano, ¿eh?

julio: ¿cómo--cómo que tengo

prohibido vender,

si esa venta ya quedó cerrada?

>> no, no, no, no es así.

tendrá que recibir su dinero

de regreso.

este será depositado

en el banco, pero tampoco

podrá disponer de él.

julio: ¿qué está diciendo?

entonces, ¿qué clase de fortuna

estoy administrando?

>> yo no soy consejero

financiero,

pero le advierto que es mejor

que arregle

sus cosas familiares.

porque, a este paso,

no va a administrar

ni lo que tiene en la cartera.

julio: maldita sea.

si tu hermanito andrés

cree que se va a salir

con la suya,

está muy equivocado.

elena: ¿qué pasa, julio?

¿qué pasa con mi hermano?

julio: ahora resulta

que le quiere jugar al abogado

y se me quiere subir al cuello.

elena: bueno, julio, mira, es

que tú tienes que entender que--

julio: no--no, tú vas

a hablar con él.

elena: yo ya te dije--

julio: me importa--

me importa poco

lo que me dijiste, elena.

si ese dinero está a tu nombre,

entonces tú vas a hacer

todo lo necesario

para mandar sobre él, ¿me oyes?

no, no, no, sí.

tú vas a hacer

todo lo que yo te diga.

para eso soy tu marido.

por eso no te mandas sola.

la que tiene que entender aquí

eres tú.

elena: pues que mira.

yo te puedo apoyar,

pero andrés jamás lo hará.

y ahora él está

en nuestra contra.

y si no solucionamos

esto por las buenas,

entonces no vamos a volver

a tener poder sobre la herencia.

julio: ¿volveremos?

no, elenita, "volveré".

porque ahora quien manda

en tu vida

y sobre los inútiles

de tu familia,

soy yo, tu marido.

raúl: ¿qué te pasó?

¿te caíste?

victoria: cristina me tiró.

raúl: ¿qué?

victoria: cristina.

raúl: ¿qué?

victoria: me tiró.

[llora]

raúl: tranquila, ven, ven.

agárrame, ven.

tranquila, tranquila.

victoria: [llora]

raúl: tranquila.

cuidado, cuidado.

tranquila, tranquila.

está bien, está bien.

esto puede ser que--que provoque

que tengamos que operarte antes.

¿sí?

tranquila, tranquila.

voy a tocar, ¿eh?

victoria: [llora]

raúl: del uno al diez,

¿cuánto te duele?

victoria: ay, 20.

raúl: ¿20?

[música]

Cargando Playlist...