publicidad

Venice reclamara su legado Beatnik

Venice reclamara su legado Beatnik

La Comisión de Patrimonio Cultural de LA votó a favor de designar como lugar histórico un café que fue centro de la contracultura de los 60s.

Venice reclamara su legado Beatnik 5f801d1c6ccf48d4b8f2756368cf40cf.jpg

Kerouac, Sartre y Jim Morrison

LOS ÁNGELES, California – El espíritu bohemio de Venice, su cultura en torno a la patineta, el surf y el físicoculturismo – sin olvidar el resto de sus despampanantes personajes – es bien conocido. Pero detrás de sus coloridos murales e hileras de cafés para turistas, también se esconde el legado de los beatniks que pocos conocen y que pronto podría ser puesto al descubierto, agregando otro atractivo a unos de los puntos turísticos más visitados en California.

Con un voto unánime, la Comisión de Patrimonio Cultural de Los Ángeles votó el jueves a favor de designar como monumento histórico al Venice West Café, un lugar que sirvió como punto de reunión para poetas y músicos de 1958 a 1966, en el número 7 de la avenida Dudley. El café, según en diario Los Angeles Times, estaba en un edificio comercial que también tenía tiendas en Ocean Front Walk.

publicidad

El antiguo Venice West Café ahora está ocupado por el restaurante Piccolo, y su fachada, así como sus alrededores, han cambiado sustancialmente desde que su dueño, John Haag, lo cerrara en 1966.

La llamada generación Beat de Venice – inspirada por los escritos de Jack Kerouac, Allen Ginsberg y otros – surgió en parte por la desilusión ante la Guerra de Korea.

En el número 7 de la avenida Dudley, encontraron un escape de las normas establecidas en donde podían escribir y recitar poesía, explorar notas de jazz y evadir lo que ellos veían como una existencia laboral que exprimía las almas de otros contemporáneos, según el Times. El movimiento fue análogo al celebrado en North Beach en San Francisco.

Más tarde en los 60s, Ray Manzarek, el antiguo tecladista de la banda Doors, solía frecuentar el Venice West Café a lado de Jim Morrison, en donde juntos tomaban café y leían Camus y Sartre bajo la influencia de LSD.

"La comisión acordó que el Venice West Café fue un símbolo del estilo contracultural bohemio en el Sur de California", dijo Ken Bernstein, gerente del Departamento de Planeación de la Oficina de Recursos Históricos de la ciudad.

Por su parte, Alan Leib, presidente emérito de la Comisión de Patrimonio Cultural, tiene la visión de cerrar la pequeña porción de la avenida Dudley que lleva a la playa y crear ahí una zona pedestre con pavimentado de ladrillo que recreé el espíritu de la época, reportó el Times.

"Creo que sería algo muy excitante para la gente joven de hoy... un café sicodélico Beat recreado auténticamente", le dijo Manzarek al rotativo angelino.

Pero para los actuales dueños del inmueble, la designación histórica del edificio se traduce en restricciones que no son bienvenidas.

"Lo que quisiéramos como propietarios privados que toman el riesgo de invertir es poder retener cualquier autonomía que tengamos sobre nuestras propiedades", le dijo al diario James Adelstein, vice presidentes de Northwestern Engineering Co., con base en Dakota del Sur.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad