Univision Contigo

Las gemelas latinas de la NASA: como les costaba el inglés, se volcaron en las matemáticas

Son hermanas idénticas y las dos trabajan innovando en la agencia aeroespacial. Susana Tapia dirige un equipo de 16 personas en un centro de pruebas en Nuevo México, Alma Stephanie Tapia es ingeniera de materiales en Houston.
5 May 2017 – 1:22 PM EDT

Dos de los accidentes más graves que tuvo la NASA durante la carrera espacial fueron incendios: el Apollo 1, en el que murieron tres tripulantes, y el Apollo 13, que tuvo que abortar su alunizaje. En una cabina llena de oxígeno, algunos materiales arden de manera rápida e incontrolable.

El trabajo de Susana Tapia es medir cómo ciertos elementos se prenden en fuego y qué tan tóxicos son los gases que generan cuando se están incendiando. Es por eso que bromea con que quema cosas para vivir. "Es un trabajo perfecto para un piromaníaco", dijo a Univision Noticias.

La ingeniera dirige un equipo de 16 personas en el White Sands Test Facility de Nuevo México, del que dependen todas las misiones que van al espacio. "Estamos en un desierto al pie de la montaña de San Andrés, porque son pruebas peligrosas. No quieres tener un accidente grave en una ciudad grande, así que estamos ahí, al lado de donde en el pasado se han construido antes misiles y bombas atómicas", agregó.

A 15 horas de distancia, en el Johnson Space Center en Houston, Texas, trabaja Alma Stephanie Tapia, gemela idéntica de Susana, quien también está en la NASA desde hace 12 años. Es ingeniera de materiales –una "material girl”, dice entre risas refiriéndose a la canción de Madonna– y trabaja ayudando a distintos equipos a escoger materiales que luego son usados en las misiones espaciales. "Puedo estar diseñando un guante un día, una nueva compuerta para un traje espacial el otro, al día siguiente estar investigando una falla de un equipo, o dando mantenimiento. Siempre tengo nuevos retos y una nueva meta que alcanzar", explicó a Univision Noticias. "Cuando las misiones despegan, sé que hay piezas de ese rompecabeza que puse yo para que sea una misión segura", agregó.

Su papá es argentino y su madre es colombiana. Ambos se conocieron en Nueva York y las tuvieron y criaron en El Paso, Texas, donde él trabajaba con el cuero, en un hogar donde se hablaba solo español.

"Nuestros padres no tenían títulos universitarios pero siempre nos inculcaron el amor por la educación y por el aprendizaje", dijo Alma Stephanie. "Mi mamá en un punto tenía tres trabajos, eso te enseña ética de trabajo, que si quieres algo puedes trabajar por ello y conseguirlo", agregó.

Estas gemelas hispanas están innovando en la NASA

Loading
Cargando galería

En Texas, las gemelas participaron mientras crecían en concursos de deletrear en español, escribían poesía, corrían a campo traviesa y bailaban salsa, tango y swing en un equipo de baile competitivo. "Nunca nos dijeron que no podíamos hacer algo, yo tocaba la flauta en una banda de música y mi papá se levantaba temprano todos los días para llevarme", comentó Susana.

Juntas empezaron a estudiar química en la secundaria y se unieron a un club de ciencias. Todavía recuerdan el año en que se vistieron de oxígeno para un desfile, un disfraz perfecto para unas gemelas porque se trata de una molécula con dos átomos.

Alma Stephanie dice que el inglés y la escritura les costaba mucho, especialmente a ella, y esa fue una de las razones por las que se volcaron a estudiar ciencias y matemáticas, los "lenguajes universales", como los llama. "Es algo que le recomiendo a la población latina, especialmente para ganar confianza, a mí me ayudó enfocarme en esa área", contó. Susana también lo recuerda como algo importante no solo académicamente sino en lo personal. "Me abrió la mente y me inspiró mucho. Era como si las reacciones químicas estuvieran vivas en mi mente y me interesó mucho", dijo.

Un día, un profesor las llamó aparte al final de una clase para decirles que eran muy buenas y les recomendó que estudiaran Ingeniería en la universidad, una carrera que sonaba intrigante, pero de la que ninguna había oído hablar demasiado.

Camino a la NASA

El consejo hizo mella. Después de la secundaria, Susana estudió Ingeniería Química en la New Mexico State University y Alma Stephanie, Ingeniería Metalúrgica y de Materiales en la Universidad de Texas en El paso.


El inicio de sus carreras no fue sencillo. Alma Stephanie recuerda haber reprobado todas las pruebas del primer semestre y casi haberse dado por vencida. Se dio cuenta a tiempo, sin embargo, de que la razón principal era que no tenía buenas técnicas de estudio, ni se sabía organizar, y se abocó a subsanar esas carencias. Al final, terminó graduándose como 'Top ten seniors' de toda la universidad con un 3.96 de promedio.

Su gemela Susana también vivió algo similar: "Recuerdo en el comienzo que llegaba a la casa y lloraba porque sentía que no podía, pero al día siguiente seguía tratando. El chiste es no rendirse".

En la universidad Susana participó en un club universitario de la organización MAES, dedicado a estimular a latinos a involucrarse en las ciencias, al que responsabiliza en parte por haber conseguido el trabajo que la mantiene ocupada ahora en el desierto de Nuevo México. Con ese grupo participó en una competencia en la que resultó ganadora y uno de los jurados la alentó a que aplicara para un puesto vacante en NASA. "Yo creo que por haberme metido en el grupo de MAES, tuve la oportunidad de conocer un mundo más amplio. Me abrió los ojos. Yo les recomiendo a todas las niñas que se involucren lo más que puedan en organizaciones de las escuelas o como Technolochicas, porque eso le abre a uno las puertas y los ojos a cuáles son las posibilidades", dijo Susana. "Yo nunca me imaginé que iba a terminar en la NASA. Yo creo que uno se va empujando poquito a poquito", agregó.

Alma Stephanie, después de trabajar en varias empresas, también había empezado a fijarse en la agencia aeroespacial, "una compañía que busca empujar las fronteras del conocimiento y literalmente de a donde hemos llegado". Comenzó así a investigar cómo podía lograr que la entrevistaran, y a ir a conferencias donde iba a estar NASA y a concursos estudiantiles. Cuando su hermana entró en la organización pensó que con más razón debía conseguir un puesto. "Fui muy persistente. Creo que eso es muy importante. Yo me entrevisté para la NASA cuatro, cinco veces, antes de que me dieran la oportunidad, porque es muy competitivo. Uno tiene que saber que si no lo escogen no es por falta de habilidad", señala. En vez de desertar, se concentró en ver qué otras puertas podía tocar. "Yo pensaba que la NASA era para los genios y que era un sueño inalcanzable. En vez de enfocarme en eso me concentraba en lo que podía hacer ese día, ese próximo día, esa próxima tarde y en el proyecto en el que estaba trabajando en ese momento", mencionó .

Trabajar en equipo

Susana recuerda que cuando empezó a trabajar en la NASA casi todos los empleados de su departamento tenían pelo blanco y eran hombres. "Alguna gente me hizo sentir muy bienvenida y me quiso ayudar. Otra gente fue más difícil, pero trabajando duro, mostrando que uno está allí para trabajar, te ganas el respeto. Ahora puedo decir que, años más tarde, tengo una relación muy buena con toda la gente con la que trabajo", dijo Susana.

Aunque no trabajan en el mismo lugar, las gemelas colaboran con frecuencia y se apoyan en la distancia. "Nuestros trabajos se complementan, porque yo estoy en el equipo de diseño y ella está en el equipo que ayuda a asegurarse de que ese diseño tenga éxito. Yo ayudo a escoger los materiales y ella me ayuda a validar y a hacer las pruebas para verificar si se pueden usar", comentó Alma Stephanie, quien hace énfasis que diseñar trajes espaciales no es una tarea que se pueda hacer en solitario, sino es resultado del esfuerzo de un equipo enorme. " Como mujeres, como latinas, somos de comunidad, somos de trabajar juntos, de ayudarnos los unos a los otros, de cultivar comunidad, entonces el poder trabajar en equipo que tiene una meta común, que pueden trabajar juntos para impulsarse para alcanzar y poder trabajar con mi hermana, es algo que es muy especial", agregó.

Empujar esa frontera

Susana habla con especial orgullo de cómo la NASA ha estado compartiendo el conocimiento generado en su departamento con la comunidad científica, buscando asegurar que los sistemas de alto oxígeno sean más seguros. De hecho, su equipo se reúne dos veces al año con un grupo internacional para transferirles el resultado de sus pruebas y la información que ha recabado para evitar accidentes e incendios. "Si uno piensa en los bebés en cuidados intensivos, las ambulancias e incluso en los hogares, la gente de más edad que tiene un tanque de oxígeno, que está batallando para respirar, todos esos son sistemas de 100% oxígeno", señaló.


Ante la pregunta de cuál es el proyecto que más le emociona en el futuro, Alma Stephanie señala las misiones de Orion, el vehículo con el que la NASA quiere llevar a astronautas en la próxima década a las afueras de la Luna, luego a un asteroide y en 2030 a Marte. Si bien sería más sencillo mandar un robot, dice, estos no tienen la misma capacidad de procesamiento que los humanos, que pueden ver, tocar y reajustar sus metas cuando van al espacio. "Siempre vamos a necesitar ese equipo robótico que trabaje por nosotros, que vaya enfrente de nosotros y que trabaje al lado, pero el ser humano tiene que poder llegar a esas metas y llegar a esas fronteras", comentó.

Alma Stephanie habla de las profundidades del espacio y cada vez habla más rápido y los gestos de sus manos se hacen grandes, tratando de comunicar la dimensión de lo que hay allá fuera de dónde nos alcanza la vista. " Es increíblemente gratificante cuando eres parte de una misión que es más grande que tú, más grande que la estación, más grande que el mundo, porque es universal. La meta de ir a Marte no es para la nación, es una misión global", dijo. Y añadió: "ser parte de este equipo increíble y el tener una compañera como mi hermana gemela. Ser capaz de esforzarme, de continuar progresando. Eso es lo que me da orgullo".


Susana y Alma Stephanie Tapia son embajadoras de Technolochicas, una iniciativa que busca involucrar en las carreras tecnológicas a jóvenes latinas, en un esfuerzo conjunto de Televisa Foundation, The National Center for Women & Information Technology (NCWIT) y Univision Contigo.


Esta historia fue producida en colaboración con Univision Contigo: el equipo de responsabilidad social de Univision.

Publicidad