null: nullpx
Toyota

Toyota RAV4 2013: rediseño necesario y un solo motor

El RAV4 abandona en 2013 la rueda de repuesto colgada de la puerta trasera y apuesta por un diseño más urbano, de líneas más agresivas.
9 Oct 2015 – 10:45 PM EDT
Reacciona
Comparte

Una sola motorización

El RAV4, el SUV de Toyota que ha vendido 1.7 millones de unidades desde 1995, abandona en 2013 una de sus señas de identidad: la rueda de repuesto colgada de la puerta trasera. Apuesta así la marca japonesa por un diseño más urbano, de líneas más agresivas y por un portón trasero de apertura vertical, más cómodo y convencional.

Además, Toyota reduce las motorizaciones del RAV4 2013 eliminando el motor de 6 cilindros. Todos los RAV4 2013 montan un motor de 2.5 litros y 4 cilindros, con transmisión automáticas de 6 velocidades. Eso sí, se puede elegir entre tracción delantera y tracción a las cuatro ruedas, y entre tres “trims” diferentes: LE (comienza en $23,300 dólares, con tracción delantera), XLE ($24,290 y $25,320 con sistema de navegación) y Limited ($27,010). Estos precios no incluyen el costo de envío a destino, que son otros $845.

El segmento de los SUV está dominado actualmente por los modelos medianos y pequeños, en realidad más pensados para la ciudad que para el campo. Toyota espera ganar terreno en este mercado con el renovado RAV4, que lanza en más de 150 países. En Estados Unidos confían en vender 200 mil unidades en 2013.

Manejo y rendimiento

Las sensaciones al manejar las diferentes versiones del nuevo RAV4 son las mismas, ya que se ofrece una única transmisión y motor que entrega 176 caballos de potencia a 6 mil revoluciones por minuto. Es decir, el RAV4 no destaca por su potencia, pero sí ha logrado unos buenos consumos de hasta 24 millas por galón en ciudad y 31 mpg en autopista, (22 y 29 para la versión 4x4).

El manejo es suave y la suspensión es más bien blanda. Si se active el modo “Eco”, la respuesta al acelerador se reduce y se limita el aire acondicionado para ahorrar combustible. Por el contrario, en el modo “Sport” los cambios de marcha son más rápidos y a más revoluciones, con una respuesta más sensible al pedal del acelerador al mismo tiempo que se endurece la dirección de forma sensible en el volante.

En la versión con tracción a las cuatro ruedas no se notan grandes diferencias en conducción en seco, aunque el auto sí se siente algo más controlado en el paso por curva. El sistema 4x4 añade $1,400 dólares al precio final.

La versión Limited trae de serie rines de 18 pulgadas de aleación de aluminio, mientras que el resto los calza de 17 pulgadas (de aluminio en el XLE, de acero con tapacubos en el LE). Pero la diferencia en la carretera con un manejo normal es imperceptible entre el Limited y el XLE.

Obligados a un rediseño

Con la cuarta generación del RAV4 Toyota ahonda en su apuesta por unos diseños un poco más arriesgados a los que nos tenía acostumbrados. Las líneas de este nuevo modelo recuerdan a los ángulos del último Avalon o incluso algunos detalles de los Scion. Era una evolución imprescindible para no quedarse atrás respecto al resto de fabricantes.

El nuevo diseño supone una mejora aerodinámica y aporta mayor estabilidad al auto, según el propio fabricante. Entre los detalles destaca la parrilla frontal cromada, los faros, las manillas de las puertas "ahora en el mismo color que el resto del vehículo- y los tres diferentes diseños de rines cromados, según el modelo. La rueda de repuesto, antes colgada de la puerta trasera, se esconde ahora en el fondo del maletero "con fácil acceso desde el interior- y es temporal, más pequeña que la normal.

El interior destaca por su amplitud y por las mejoras en sus acabados, especialmente en la versión Limited, que incluye piel en los asientos (con calefacción y memoria de posiciones) y en la consola frontal con “cosido francés”, y apoyabrazos deslizable. Además, El RAV4 se apunta a la tendencia de ofrecer la tapicería en dos colores complementarios. Algunas combinaciones funcionan, pero dudamos de algunas. El tiempo dirá cuánto dura esta moda.

El maletero tiene un poquito más de capacidad que en el modelo anterior e incluye en la versión Limited un sistema que memoriza hasta donde se abre el portón trasero, lo que puede ser útil para quienes tenga una limitación de altura en su garaje o para personas de baja estatura.

Elementos tecnológicos

El RAV4 destaca por la mejora en su equipamiento estándar ya desde su modelo básico LE, que incluye cámara de visión trasera, retrovisores eléctricos, modos de manejo Eco y Sport, cruise control, botones de acceso al sistema de audio en el volante, dos enchufes de 12V. Las versiones XLE y Limited añaden elementos estándar como el control de temperatura dual, asientos con calefacción (Limited) o arranque con botón de start (Limited). Después de eso, las opciones de fábrica no son muchas: básicamente el sistema de navegación y el “blind sport monitor”.

El RAV4 ofrece por primera vez en su versión 2013 la opción de “blind spot monitor” (sistema de alerta del punto ciego). Cuando circulamos en carretera y otro auto se encuentra a nuestra derecha o izquierda en ese “punto ciego” en el que a veces no podemos verlo por el retrovisor, se enciende una luz amarilla en el propio espejo para alertarnos de que no debemos cambiar de carril.

El sistema de audio estándar viene con seis altavoces y una pantalla táctil de 6.1 pulgadas en la consola central.

El nuevo RAV4 se vende con el programa de mantenimiento Toyota Care, que cubre los cambios de aceite y cualquier otro chequeo durante los dos primeros años o 25 mil millas.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:ToyotaSUV