publicidad

Irene podría cobrar fuerza y convertirse a Categoría 4 rumbo a North Carolina

Irene podría cobrar fuerza y convertirse a Categoría 4 rumbo a North Carolina

La tormenta enfila hacia las Bahamas y el sábado llegaría a North Carolina como Categoría 4.

Llegaría el fin de semana

El huracán Irene avanzaba rumbo a las islas Bahamas el martes y podría convertirse en categoría 4 cuando enfile hacia las costas de North Carolina, donde se espera que llegue en la madrugada del sábado, dijeron las autoridades del Centro Nacional de Huracanes con sede en Miami, durante una conferencia con medios periodísticos.

Al mediodía de hoy martes, Irene se acercaba a las islas Turcas y Caicos aseguró Bill Read, director del Centro Nacional de Huracanes.

'Se espera que el jueves deje las islas Bahamas y apunte hacia el norte rumbro a North Carolina, donde podría convertirse en categoría 4, con vientos de hasta 100 millas por hora', añadió Read.

Mientras, los aeropuertos estaban clausurados en la isla Providenciales, a la vez que bancos y supermercados habían cerrado sus puertas y largas colas se habían formado en las estaciones de gasolina a la espera de una dura tormenta en estas islas británicas.

La portavoz de las islas Turcas y Caicos, Andrea Been, dijo que grandes mareas y olas golpearían las islas más tarde este martes y a medianoche, según informó la agencia AFP.

Se esperaban inundaciones generalizadas como resultado de las fuertes lluvias, mientras se instaba a los habitantes de la isla a permanecer en alerta máxima.

"La gente debe estar alerta de inundaciones en las zonas bajas, cerca de los estanques y salinas o a lo largo de las costas. Cada isla está en riesgo de esta amenaza", dijo Been.

publicidad

Previamente, Irene azotó este martes la República Dominicana con intensas lluvias y vientos de 160 km/h que dejaron al menos 7,000 desplazados, mientras avanza hacia las islas Turcos y Caicos con pronóstico de tocar fortalecido la costa sureste de Estados Unidos.

"En el pronóstico del trayecto el centro de Irene pasará por el norte de República Dominicana y Haití esta mañana (martes), cerca o sobre las islas Turcos y Caicos y el sureste de Bahamas esta noche", señaló el informe, de acuerdo a la AFP.

Irene podría tocar tierra este fin de semana en Wilmington, North Carolina, donde es probable que llegue convertida en una tormenta mucho más potente de categoría cuatro sobre la escala de cinco niveles de la medición Saffir-Simpson.

En Santo Domingo

La capital Santo Domingo y otras 23 provincias seguían en alerta máxima mientras las ocho restantes en alerta amarilla. Las clases en escuelas y universidades continúan suspendidas y más de 2,000 albergues activados para recibir a los afectados por las lluvias, según informó la AP.

El huracán provocó fuertes marejadas a lo largo de la costa dominicana por lo que se mantiene la alerta para las embarcaciones, que deben permanecer en puerto.

Mientras, los funcionarios de emergencias desde Florida a las Carolinas seguían el martes atentamente el desarrollo de la tormenta Irene, el primer huracán que amenaza seriamente la costa de Estados Unidos en tres años, a medida que cobra fuerza al pasar por las cálidas aguas tropicales.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, con sede en Miami, cree que Irene alcanzará la categoría 3 durante el martes, dijo el vocero Dennis Feltgen.

Las autoridades podrían comenzar a emitir avisos al finalizar el día para ciertas zonas de la costa continental estadounidense. Ya que la tormenta tiene una extensión enorme, Florida podría comenzar a experimentar sus efectos a partir del miércoles por la noche, según dijo la AP.

Los modelos computarizados del gobierno indican que las estribaciones de la tormenta barrerán las costas de Florida a fines de esta semana antes de dirigirse hacia las Carolinas el fin de semana, aunque los meteorólogos advirtieron que los pronósticos han sido formulados muchos días antes, por lo que el vórtice podría desplazarse a centenares de kilómetros del punto de referencia. Además, es muy posible que Georgia se vea afectada.

El último huracán que tocó tierra en Estados Unidos fue Ike, que barrió Texas en 2008.

Por ahora, el primer huracán de la temporada de huracanes del Atlántico tuvo vientos máximos sostenidos la madrugada del martes de unos 160 kph (100 mph) y se encontraba a unos 90 kilómetros (55 millas) al noreste de Puerto Plata, en República Dominicana. El huracán avanzaba con rumbo oeste-noroeste a casi 17 kilómetros por hora (10 pph).

"Es vital que los residentes en los estados que puedan ser afectados esta semana se tomen con seriedad esta tormenta", dijo el administrador de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos, Craig Fugate.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad