publicidad
Este viernes terminan las últimas cuarentenas por ébola en Texas, y las autoridades sanitarias confirman que ya no hay casos de este virus en el estado.

Texas queda libre de ébola tras terminar cuarentenas

Texas queda libre de ébola tras terminar cuarentenas

Este viernes terminan las últimas cuarentenas por ébola en Texas, y las autoridades sanitarias confirman que ya no hay casos de este virus en el estado.

Este viernes terminan las últimas cuarentenas por ébola en Texas, y las...
Este viernes terminan las últimas cuarentenas por ébola en Texas, y las autoridades sanitarias confirman que ya no hay casos de este virus en el estado.

Las 16 personas que aún están bajo supervisión en Texas por riesgo de contraer el ébola terminan este viernes la cuarentena de 21 días establecida, por lo que las autoridades descartan nuevos contagios en este estado, el único del país en el que murió un enfermo del virus.

"La última persona que está siendo supervisada en relación con los tres pacientes con ébola en el estado terminará su monitoreo al finalizar el viernes, tras concluir el periodo máximo de 21 días de incubación de la enfermedad", informó el Departamento de Salud de Texas en un comunicado.

"No hay nuevos casos diagnosticados en Texas", agregó la nota.

Esas 16 personas son las últimas de un grupo de 177 que estuvieron en contacto con Thomas Eric Duncan, el ciudadano liberiano fallecido por ébola a principios de octubre en Dallas, o con las enfermeras Nina Pham y Amber Vinson, ambas contagiadas del virus.

publicidad

Se trata del grupo de trabajadores sanitarios que atendieron a Duncan en el Hospital Presbiteriano de Dallas, así como familiares y vecinos de los tres casos confirmados.

También hay pasajeros de un vuelo de Cleveland a Dallas que tomó Vinson el día antes de ser aislada y cuando ya presentaba un cuadro de fiebre.

Todos ellos han sido sometidos a dos controles de temperatura diarios en busca de síntomas de ébola.

"Estamos felices por alcanzar este hito, pero seguimos en guardia", advirtió el comisario del Departamento de Salud de Texas, David Lankey.

El brote de ébola en Dallas empezó tras la llegada a la ciudad de Duncan, un hombre de 42 años procedente de Liberia que pretendía casarse con la madre de su hijo y empezar una nueva vida en Estados Unidos.

El 25 de septiembre, Duncan acudió al hospital con los primeros síntomas de la enfermedad, fiebre y dolores abdominales, pero los médicos le dejaron volver a casa con antibióticos sin tener en cuenta que venía de África Occidental, donde la epidemia de ébola se ha cobrado cerca de 5,000 vidas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El enfermo volvió al hospital tres días después, cuando fue aislado y posteriormente diagnosticado con ébola.

Pham y Vinson, dos de las enfermeras que lo trataron, cayeron enfermas días después pero la rápida reacción de las autoridades logró que ambas superaran el virus.

A parte de este grupo de 177 personas que estuvo en contacto con los tres casos confirmados, el 29 de octubre fue puesta en cuarentena voluntaria una enfermera llegada a Austin de Sierra Leona, donde había trabajado con enfermos de ébola.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad