publicidad

Texas no acatara decision

Texas no acatara decision

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México solicitó a Texas que tenga clemencia con condenado a muerte mexicano.

Piden que se cambie sentencia por prisión

MÉXICO.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México solicitó a las autoridades del estado de Texas (EE.UU.) que tengan clemencia con el condenado a muerte mexicano José Ernesto Medellín Rojas, cuya ejecución está prevista para el próximo 5 de agosto.En un comunicado la CNDH informó de que envió a la Junta de Perdones del Estado de Texas una "solicitud de clemencia" para Medellín, sentenciado por haber intervenido junto a otras personas, cuando tenía 18 años, en la violación y asesinato de Jennifer Ertman, de 14 años, y Elisabeth Peña, de 16, en 1993 en Houston.

publicidad

Además, la entidad mexicana "solicitó a los integrantes del Comité de Clemencia Ejecutiva recomienden al gobernador (de Texas) Rick Perry conmute esa sentencia por la prisión", en un oficio enviado el miércoles y dirigido a la presidenta de ese grupo, Rissie L. Owens.

El titular de la CNDH, José Luis Soberanes, justificó su demanda por la resolución adoptada por la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, el 31 de marzo de 2004, cuando determinó que en el proceso a Medellín se violó su derecho "a la debida notificación y asistencia consular".

La CIJ, el máximo órgano judicial de la ONU, ordenó ayer a EE.UU. tomar "las medidas necesarias" para suspender de forma provisional la ejecución de cinco mexicanos condenados a muerte en la nación norteamericana, entre ellos Medellín, mientras interpreta el dictamen de 2004, conocido como "fallo Avena".

Horas después, el estado de Texas (EE.UU.) ratificó su determinación de ejecutar a los reos con el argumento de que "nada va a cambiar por lo que diga un tribunal extranjero", en palabras de Robert Black, portavoz de Perry.

Desde que Perry asumió el cargo ha permitido la ejecución de 168 reos, una cifra récord, pero las ejecuciones de mexicanos estaban suspendidas en ese estado, como en el resto del país, después de que en 2003 México iniciara el caso ante la CIJ, que afecta a 51 presos con procesos similares al de Medellín.

Soberanes recordó que el presidente estadounidense, George W. Bush, pidió revisar los casos, por lo que de ejecutarse la sentencia "quedaría debilitada la autoridad de las instituciones que velan por el cumplimiento de la legislación internacional y de los países que se comprometieron a cumplirla".

Además, recalcó, que en caso de recapacitar sobre su decisión, esa medida sería tomada "como signo inequívoco del compromiso del gobierno del estado de Texas" con el respeto a la vida y a la dignidad humana.

El pasado 25 de marzo, el Supremo de EE.UU. rechazó la orden de Bush de revisar el juicio de Medellín argumentando que el mandatario no tenía autoridad para ordenar una nueva audiencia para el preso mexicano y que las decisiones de la CIJ no se pueden aplicar a los estados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad