publicidad

Foros y redes sociales están cada vez más llenas de mensajes de odio.

Foros y redes sociales están cada vez más llenas de mensajes de odio.

Las emociones se desbordan en foros y redes sociales, las cuales están cada vez más llenas de mensajes de odio.

Odio virtual

En un búsqueda sencilla de Google, la palabra "odio" tiene 24.4 millones de resultados, mientras que en su versión en inglés, "hate", hay hasta 168 millones de entradas. Como siempre, surge la pregunta ¿Internet crea o sólo da visibilidad al odio ya existente?

Con Internet, el tema cobra otra relevancia. Se ha creado distancia entre las acciones y sus consecuencias y, por tanto, el sentido de la responsabilidad se ha enfriado al estar online.

"El odio y la ira son emociones naturales, pero hay una gran diferencia entre la emoción y la acción", explica Matthew Johnson, director de educación de Media Awareness Network. Esta asociación, dedicada a prevenir en la red y concientizar a los navegantes de la peligrosidad de algunos contenidos, asegura que las páginas web que promueven el odio han aumentado en 20%.

"Lo que Internet permite a los grupos unidos por el odio es hacer llegar su mensaje de una manera que antes no podían y acceder de manera más directa a aquellos que son más vulnerables y más fácilmente manipulables por ellos", explica Johnson.

Otras organizaciones, como el Simon Wiesenthal Center, han hecho una lista señalando las páginas, vídeos de YouTube, foros, grupos de Facebook o videojuegos que esconden apología de cualquier forma de odio en sus contenidos.

"Es importante no aceptar esta 'cultura de la mezquindad' en Internet. La gente, y la juventud en particular, debe aprender a comportarse de manera ética en línea", concluye Johnson.

publicidad

Redes anti-sociales

En Facebook centenares de amigos no se traduce en verdadera amistad. ¿Es esto esperanzador en cuestión de las nuevas redes "antisociales" que promueven el odio? "Los enemigos de mis enemigos son mis amigos", dicen en la pagina Hatebook.org, la iconoclasta propuesta que, además, ofrece la posibilidad de encontrar, con un sistema como de GPS, a los "odiadores" más próximos a tu vecindario.

Grupos como "Céline Dion es el demonio" o "Madonna es una zorra, vieja y fea y tiene los dientes más horribles del mundo" desvelan que hay más frivolidad y retórica que odio real.

También existe Hatebook.com, donde los usuarios expresan sus odios o se afilian a odios expresados previamente. Centrado en categorías como amistad, sexo, chicos, trabajo, dormir o racismo, tampoco oculta su inocuidad y el hecho de que apuntarse a algo con un nombre tan autoconsciente ya es un ejercicio de autoparodia.

 "A veces, el rencor y el conflicto que se dan cita en la Red pueden ser superficiales", reconoce Johnson, "pero en cuanto al odio las cosas cambian. No hay duda de que los grupos de odio usan Internet para enrolar y convencer gente y guiarla a mantener opiniones que son mucho más serias y peligrosas", sentencia.

Foros furibundos

En Internet los foros de opinión se han convertido en un no menos preocupante hervidero de insultos y radicalización de ideas expresadas, muchas veces, con dudoso criterio ortográfico.

"No hay duda de que el mensaje negativo generalmente domina el discurso online. Pero es mejor pensar que, simplemente, los comentarios de las secciones de los periódicos o de los blogs, al igual que una conversación en un bar o una cafetería, causan mayor reacción por desacuerdo que por acuerdo", asegura Johnson.

Los medios acaban interesándose por el número de visitas que acceden a su web no para consultar la información, sino para seguir la evolución de la discusión que se ha generado.

En consecuencia, se produce un efecto de distorsión: la noticia con más visitas no es la que ha atraído la atención de más gente, sino la que ha encendido a un número concreto de usuarios que entran compulsivamente en ella.

¿Tú te enojas en línea?

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad