publicidad

Supervisores acusaron a trabajadores sociales de LA de no hacer su trabajo

Supervisores acusaron a trabajadores sociales de LA de no hacer su trabajo

Los supervisores del condado dijeron que los trabajadores no estaban haciendo su trabajo, poniendo en riesgo a niños abusados.

Supervisores acusaron a trabajadores sociales de LA de no hacer su traba...

Inacción ante abusos

LOS ÁNGELES, California – Hay trabajadores sociales que están fallando en visitar a niños en situaciones abusivas e ignorando la necesidad de documentar su trabajo, en ocasiones resultando en la muerte de infantes, dijeron supervisores del Condado de Los Ángeles.

“Tenemos a trabajadores sociales que no están siguiendo los protocolos apropiados”, dijo la supervisora Gloria Molina, agregando que ella cree que los trabajadores asignados a pupilos en el condado y otros niños vulnerables estaban falseando el papeleo para aparentar que estaban haciendo su trabajo.

Algunos supervisores en unidades de beneficencia infantil tampoco están haciendo su trabajo, dijo Molina.

Un oficial con la unión que representa a los trabajadores sociales dijo que los empleados del condado tenían demasiada carga laboral y estaban inundados con demandas burocráticas.

publicidad

“Los [trabajadores sociales] están sobresaturados con trabajo sobre políticas y papeleo y tareas administrativas tediosas que no les permiten enfocarse en los niños”, dijo Suzane Pour-Sanae de la Unión Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), Local 721.

Algunos trabajadores de caso estaban despiertos hasta las 11:00 p.m. completando su trabajo a causa de cambios de política constantes, dijo.

Recientemente, una pareja fue arrestada por la muerte de un niño adoptivo que murió a martillazos.

Molina insistió que las tareas básicas no se estaban realizando o documentando. Y la documentación es crítica para proteger niños en una burocracia vasta, dijo.

Molina dijo que revisó archivos en los que parecía que los trabajadores de caso simplemente habían copiado entradas del registro de una visita anterior.

“Los niños … no están siendo visitados. [En algunos casos cuando sí fueron visitados, los trabajadores sociales] vieron que los niños no estaban siendo alimentados adecuadamente… y el niño eventualmente murió”.

El supervisor Zev Yaroslavsky estuvo de acuerdo con Molina.

“Los trabajadores sociales no realizaron sus visitas mensuales como era requerido. Había un cuarto cerrado [en la casa] … hubieran podido ver las condiciones bajo las que estaban viviendo los niños”, dijo Yaroslavsky, aparentemente en referencia a Viola Vanclief.

Muertes trágicas

La niña de dos años murió el 4 de marzo, golpeada por una madre adoptiva que había sido sujeta de dos quejas anteriores de abuso infantil, según el diario Los Ángeles Times. Una autopsia mostró que los golpes mortales vinieron de un martillo.

La acalorada discusión, que cubrió asuntos discutidos a menudo detrás de puertas cerradas, vino en respuesta a recomendaciones del supervisor Michael Antonovich de reinstaurar la investigación de hogares adoptantes por una unidad especializada del Departamento de Niños y Familia.

Una unidad investigativa fue desbandada en 2004 con la expectativa de que una agencia de licencias estatales y trabajadores sociales del condado encargados de respuesta inmediata podrían encargarse de dichas investigaciones.

El supervisor Mark Ridley-Thomas reiteró la necesidad de contar con mejor tecnología para ayudar a los trabajadores y proteger a los niños.

Oficiales del Departamento de Servicios Infantiles y Familiares dijeron que estaban trabajando en adaptar el sistema existente para rastrear y registrar las interacciones de todo el personal del condado – entre ellas la de los oficiales del alguacil, los proveedores de servicios de salud mental y trabajadores hospitalarios – que podrían resultar en abuso.

Pero Yaroslavsky objetó la idea de que las muertes de niños terminarían, “si sólo adquirimos un sistema computacional de $100 millones”.

publicidad

Molina estuvo de acuerdo en que la tecnología podría mejorarse, pero dijo “que no funcionaria, sino se le pone un nombre adentro”, de nuevo refiriéndose a los registros que no realizaron los trabajadores sociales.

“Cuando [las tareas] no se cumplen, perdemos a un niño”, dijo Molina.

La junta votó de forma unánime en apoyo a la propuesta de Antonovich, que también fue dirigida al staff del condado para presentar un plan que eliminaría las redundancias en el monitoreo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad