publicidad
Estigma y discriminación, factores en el riesgo de embarazo entre estudiantes de minorías sexuales.

El embarazo sería más común en adolescentes homosexuales y bisexuales

El embarazo sería más común en adolescentes homosexuales y bisexuales

Un estudio demuestra que se ignora a esas poblaciones o se piensa que no necesitan información sobre los servicios asociados con la salud reproductiva.

Estigma y discriminación, factores en el riesgo de embarazo entre estudi...
Estigma y discriminación, factores en el riesgo de embarazo entre estudiantes de minorías sexuales.

El embarazo sería más común entre los adolescentes con identidad lesbiana, gay o bisexual (LGB) que entre sus pares heterosexuales, según sugiere un estudio sobre una muestra de estudiantes secundarios de la ciudad de Nueva York.

Los estudiantes de las minorías sexuales que eran sexualmente activos eran dos veces más propensos que otros estudiantes a concebir.

"El mensaje es que, a menudo, se ignora a esas poblaciones o se piensa que no necesitan información sobre la atención o los servicios asociados con la salud reproductiva y no es así", dijo la autora principal, Lisa Lindley, de la George Mason University, en Fairfax, Virginia.

Estudios previos habían detectado un aumento del riesgo de embarazo en los adolescentes de las minorías sexuales, pero esos datos son muy antiguos y, principalmente, de mujeres solamente.

publicidad

En American Journal of Public Health, el equipo de Lindley publica los resultados de un análisis de información obtenida en el 2005, el 2007 y el 2009 de casi 10,000 estudiantes secundarios de distintas etnias de la ciudad de Nueva York, sexualmente activos.

Los estudiantes de las minorías sexuales eran aquellos con identidad LGB o que habían tenido relaciones sexuales con una persona del mismo sexo.

El 85 por ciento de las estudiantes era heterosexual y el 90 por ciento tenía sexo con varones únicamente. El 96 por ciento de los estudiantes era heterosexual y el 97 por ciento tenía sexo sólo con mujeres.

El 14 por ciento de las adolescentes quedaron embarazadas y el 11 por ciento de los adolescentes embarazó a una pareja.

El 13 por ciento de las adolescentes heterosexuales y el 14 por ciento de aquellas que sólo tenían parejas sexuales masculinas quedaron embarazadas, comparado con el 23 por ciento de las adolescentes lesbianas o bisexuales y el 20 por ciento de las adolescentes con parejas sexuales masculinas y femeninas.

El 10 por ciento de los varones heterosexuales y los que sólo tenían parejas sexuales femeninas participaron de un embarazo, comparado con el 29 por ciento de los varones gay o bisexuales y el 38 por ciento de los varones con parejas sexuales de ambos sexos.

"La conducta sexual fue el factor más importante en el nivel de riesgo de las mujeres: básicamente, cuanto más temprano era el inicio sexual y más parejas tenían, más propensas eran a quedar embarazadas", dijo Lindley.

El equipo analizó también las respuestas sobre experiencias sexuales forzadas. En los varones, la conducta también influyó en el aumento de aquél riesgo, pero "lo que variaba era que la posibilidad de provocar un embarazo crecía si los habían forzado a tener relaciones sexuales".

Para los autores existirían otros factores que favorecieron el aumento del riesgo de embarazo entre los estudiantes de las minorías sexuales, como el estigma y la discriminación, la falta de recursos y los pocos lazos con la familia y la escuela.

"Documentar estas diferencias es el primer paso para lograr la equidad en salud", dijo Brittany Charlton, de la Facultad de Medicina de Harvard y del Hospital de Niños de Boston. "Todos podemos ayudar a reducir esta carga", concluyó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad