publicidad
Estrés.

Cómo manejar el estrés

Cómo manejar el estrés

Alina Mayo-Azze ofrece algunas recomendaciones para manejar el estrés y no permitir que este controle nuestros días.

Estrés.
Estrés.

Por: Alina Mayo-Azze

Hace unos años, le comenté a mi peluquera, que notaba que se me estaba cayendo el pelo, más que nunca.  Decidí ir a un una dermatóloga, para investigar la causa, y casi sin haberme examinado, me comentó: “Alina, lo que tú tienes es estrés."   Pues cuál fue mi sorpresa.  Yo, "estresada".  Siempre me he considerado una persona organizada, capaz de manejar mis múltiples responsabilidades (esposa, madre, periodista... ¡y todo lo que se pega!)  Así es que cuando me dijeron que tenía estrés, me quedé más que sorprendida.  Mi caso en ese entonces, era el de miles de mujeres en éste país, que se enfrentan cada día a un horario de trabajo, y después a las responsabilidades del hogar y la familia.  El estrés, es inevitable, aunque tratemos de tener todo bajo control.  

publicidad

Después de mi diagnóstico, me di a la tarea de encontrar soluciones.  Como soy enemiga de las pastillas, me propuse encontrar métodos naturales para aliviar el estrés.  Y encontré en la web un sin número de artículos, además me di cuenta de que el estrés no discrimina en cuanto a edad, sexo, o nivel económico. 

Para los que somos padres, sabemos que el estrés de las tareas escolares, las actividades extracurriculares y la competencia en la escuela, pueden tener un serio efecto en nuestros hijos.  Y es que desde que los niños entran en edad escolar, comienzan las presiones para sacar buenas notas, ser el mejor del equipo, etc.  He aquí algunas recomendaciones que espero le sirvan de ayuda, si la suya es una vida con estrés.  Primero, distinga entre preocupaciones y catástrofes.  Hay veces que nos estresamos por cosas que pronto se olvidan, no se deje afectar por pequeñas preocupaciones.  Si puede, comparta su carga con un familiar o amigo que quiere ayudarle, o sea, aprenda a delegar responsabilidades.  Haga ejercicio físico por lo menos tres veces por semana.  Yo he descubierto hace varios años el Yoga, y les confieso que me ha ayudado muchísimo.  (Empecé esta práctica porque el primer maestro que tuve me dijo que el Yoga era ¡la fuente de la juventud! Y se lo creo, ya que con el estrés, también nos caen los años encima).


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad