publicidad
La sordera súbita suele afectar un oído.

Asocian la osteoporosis con un aumento del riesgo de sordera súbita

Asocian la osteoporosis con un aumento del riesgo de sordera súbita

Las personas con osteoporosis serían dos veces más propensas a desarrollar pérdida auditiva súbita que aquellas sin la enfermedad, según revela un estudio.

La sordera súbita suele afectar un oído.
La sordera súbita suele afectar un oído.

Las personas con osteoporosis serían dos veces más propensas a desarrollar pérdida auditiva súbita que aquellas sin la enfermedad ósea, según revela un estudio de Taiwán.

Se desconoce la causa, pero la sordera súbita suele afectar un oído y se estima que la padece uno de cada 5000 estadounidenses. Los autores se concentraron en los casos de pérdida súbita de la audición sensorioneural, que ocurre cuando se lesiona el oído interno o la vía nerviosa con el cerebro.

Los factores de riesgo más comunes son la enfermedad cardiovascular, la hipertensión, la enfermedad renal y la diabetes. Este estudio es, para el equipo, el primero sobre la osteoporosis como factor de riesgo en la población asiática. "En la práctica vemos muchos pacientes con osteoporosis en las clínicas de atención ambulatoria y algunos se quejan de los trastornos auditivos, de modo que empezamos a revisar las publicaciones asociadas", dijo vía e-mail el autor principal, doctor Kai-Jen Tien.

publicidad

"De acuerdo con los estudios previos, habría una relación causal, pero aún se desconoce la asociación entre el riesgo de desarrollar ambas enfermedades", dijo Tien, endocrinólogo del Centro Médico Chi Mei, Tainán.

En Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, su equipo publica los resultados de un análisis de las prestaciones de los seguros de salud que recibieron casi todos los residentes de Taiwán y comparó a 10,660 personas con osteoporosis diagnosticada entre 1998 y el 2008 con 31.980 pacientes seleccionados al azar sin la enfermedad ósea.

El seguimiento duró hasta el 2011: a 91 participantes con osteoporosis se les diagnosticó sordera súbita con respecto de 155 pacientes del grupo control, que era más grande. Eso se traduce en una tasa de sordera súbita de 10 personas por cada 10,000 por año con osteoporosis versus 6 de cada 10,000 por año sin osteoporosis.

"Los resultados principales indican que la incidencia (de la pérdida auditiva sensorioneural) aumenta 1,76 veces con la osteoporosis", indicó Tien. Además, los pacientes con osteoporosis grave tendrían alto riesgo de padecer sordera súbita que aquellos con osteoporosis más leve.

"El estudio no responde si la detección temprana y el tratamiento (de la osteoporosis) reduce el riesgo de padecer pérdida auditiva sensorioneural", indicó Tien. "Se necesita un estudio prospectivo para responderlo".

Además, se necesitan más estudios para comprender la conexión entre la enfermedad ósea y la pérdida auditiva.

El doctor Steven Rauch, director médico del Hospital de la Visión y la Audición de Massachusetts, Boston, elogió la metodología "realmente sólida" del estudio, pero señaló que "la incidencia de la sordera súbita en todos los estudios publicados es entre cinco y 10 veces más alta que la registrada en Europa Occidental o Estados Unidos".

Y la diferencia de riesgo entre ambos grupos (4 personas cada 10,000 por año) es realmente pequeña, según agregó Rauch, que no participó del estudio. "Son números chicos y eso no amplía realmente nuestro conocimiento sobre la pérdida auditiva".

Rauch también consideró importante que los pacientes tratados por osteoporosis registraran un aumento de la incidencia de la pérdida auditiva con respecto de los casos en los que la enfermedad no estaba controlada.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad