publicidad

Rossana quiere goles de regalo

Rossana quiere goles de regalo

A Rossana Franco no le gustan los regalos materiales. Aún así no se resistió y pidió a Santa 50 victorias para el Tri de México.

Rossana quiere goles de regalo c5816920eeb54c65a32987a6f959beb9.jpg

Rossana Franco disfruta más la época de regalar y compartir, pidiendo para los demás. Ahí sí se olvida de ella y prefiere hacer felices a los que la rodean. Por ejemplo, la bella de la República Deportiva prefirió este año incluir en su cartita a Santa Claus un auto para su hijo y 50 victorias para la Selección Mexicana, éste último presente, seguro traería felicidad a millones de fanáticos, ¿verdad?

-Dónde vas a pasar navidad.

"Como voy a estar trabajando, la paso acá en Miami. Dese hace un par de años, mi hermana y mis sobrinos vienen a visitarnos y la pasan con nosotros, así que para mis sobrinos, dicen que esa ya es la tradición, venir a Miami, a casa de la tía Rossana".

publicidad

-Qué vas a pedir a Santa Claus este año?

"No se me ha ocurrido hacer una cartita. Le voy a pedir a Santa que me mande una dotación completa de 50 partidos con victoria para la selección mexicana, que no quede de otra más que ganen, no importa con quién se enfrente, no importa si es Inglaterra, Alemania, Argentina. Todos partidos oficiales. Es un bonito regalo para compartir también, ¿no?".

-¿Y un regalito para tí?

"No soy muy de estar pensando en regalos materiales. Me encantaría tener una casa más grande, no es que seamos muchos, pero tengo un problema. Me gusta muchísimo decorar mi casa y le hago, le quito le pongo, le construyo, le desconstruyo y entonces, ya no le puedo hacer nada más. Ya acabé y tengo muchas ganas de una casa más grande para seguirle haciendo cosas".

"Tendría que conseguir una casa con seis habitaciones, dos salas, piscina y entrégamela sin nada, y yo me dedico a hacerla y deshacerla. Más bien es el ingenio, no tengo mucho tiempo para hacerlo con mis manitas. Vieras que sí lo pienso y digo, voy a ir a Home Depot y voy a hacer, entonces cuando pienso que lo voy a hacer yo, no lo hago porque nunca tengo tiempo. Entonces termino contratando a alguien. Yo disfruto más en el ingenio de dirigir a alguien que me lo haga, que ponerme a hacerlo".

"Yo soy la clásica que empieza a mover los muebles. Muebles suben, muebles bajan y así, me fascina. Eso sí lo hago yo, porque soy fuerte. Además me da por hacerlo en la noche y a veces estoy a las 2 de la mañana, moviendo muebles. A veces quito un adorno de algún lado y lo pongo en otro lado. Llega un momento como que acomodas. No soy experta, me guío viendo revistas, programas de televisión. Eso es parte de lo que me divierte, es como si descubrieras algo todos los días".

-Llegando a los regalos...

"Cuando mencionaste lo de los regalos, pensé inmediatamente en uno para Armando, mi hijo, pero si a él se lo dieran, es como si me lo dieran a mí también, porque Armando ya cumple el año que entra 16 y está con que quiere su auto. Dije si a mí Santa Claus me trajera un auto, sería para él, pero es como si me lo trajera a mí, porque ya no lo tengo que llevar de un lado a otro. Si ahorita a él le preguntas, seguro que eso es lo que pediría".

-¿Alguno en especial?

"Como buen muchacho él escogería uno deportivo, pero él es un muchacho razonable. A veces, yo soy la que le he dicho y le he inculcado, que cuando se compra un carro, no necesariamente tiene que ser nuevo y mucho menos tiene que ser lujoso. Aunque tuviese yo el dinero, me parece que no hay que darles todo. Creo que sí es una necesidad tener un carro, pero para comenzar, tienen que comenzar con algo sencillo. Yo comenzaría con un auto pequeño y deportivo. Me gusta el más pequeño que sacó la Volks Wagen, en particular creo que los autos alemanes son muy buenos. Me gustaría que tuviera un auto de cambios, de palanca".

publicidad
publicidad
Decenas de personas se reunieron en el Parque Discovery Green para disfrutar del tradicional festejo. Allí tuvieron la oportunidad de tomarse fotos con Santa, recibir regalos y comer tamales.
El actor aprovechó la época para desconectarse por un momento de los problemas y los escándalos. Para ello invitó a unos amigos a que lo ayudaran a decorar el árbol de Navidad.
La artista compartió una tarde con Sabrina y Matthew bajo los cristales de hielo. Hicieron ángeles de nieve, cantaron y se divirtieron como si de un cuento de Navidad se tratara.
Familiares de personas que fueron asesinadas tuvieron la oportunidad de colocar adornos personalizados con imágenes de sus seres queridos en dos árboles de Navidad ubicados en el centro de la ciudad.
publicidad