Rolls Royce

El Rolls-Royce Phantom II se presentó en Ginebra

El Rolls-Royce Phantom Series II fue cuidadosamente actualizado con la introducción de tecnología de punta, mejoras en la motorización y en la conectividad.
8 Mar 2012 – 3:05 PM EST


Ginebra.- El Rolls-Royce Phantom II se presentó en el Autoshow de Ginebra. Representa la continuación de los mejores principios de diseño propuestos por su fundador, Sir Henry Royce.

Fue cuidadosamente actualizado con la introducción de tecnología de punta, mejoras en la motorización y en la conectividad que reflejan el mundo cambiante en el que vivimos.

Su impresionante parte frontal con una defensa rediseñada y aperturas rectangulares en las luces encapsulan la esencia de los cambios significantes que yacen en su interior. 

“Debemos pensar el diseño del Phantom como una pieza de música clásica. Con el tiempo esto da la posibilidad de diferentes interpretaciones sin por ello perder la melodía esencial que conocemos tan bien”, explicó Ian Cameron, director de diseño de Rolls-Royce. 

En este modelo se incluyeron faros dotados únicamente de LED como estándar en un coche de producción; es la primera vez que un fabricante lo hace. También ofrece una luz más blanca en su interior, lo cual aumenta la seguridad y previene el cansancio del conductor. Todo ello representa las nuevas tecnologías para mejorar el control de la iluminación. Además, cuenta con un nuevo marco para la parrilla del Phantom Drophead Coupé y el Phantom Coupé, así como nuevos acabados para los rines. 

En su interior, la simplicidad de su diseño y los materiales más finos contribuyen a la arquitectura eterna de cualquier Phantom, donde los puntos sobresalientes son exclusivamente de madera, cromo y piel y donde los pies pueden perderse fácilmente en las alfombras de lana de cordero. 

Cada parte de la experiencia Phantom fluye sin esfuerzo. Para lograrlo se incluyeron tecnologías de asistencia para el conductor y una interfaz de usuario más moderna con un control multimedia rediseñado. El nuevo sistema de navegación se actualizó con funciones que incluyen mapas 3D con topografía del terreno, tours guiados y puntos de interés, así como un plan de ruta. 

Su caja de cambios automática de ocho velocidades y un diferencial trasero mejoran la dinámica de manejo y complementan al motor V12 de 6.75 litros de inyección directa. Puede acelerar de cero a 60 millas por hora en 5.7 segundos y tiene una velocidad máxima controlada electrónicamente de 149 millas por hora. El consumo mejora un 10% en el ciclo combinado y como resultado de esto las emisiones de CO2 son menores.

Como resultado se tiene una serenidad ponderosa. Los cambios de velocidad se realizan sin esfuerzo y son consecuencia de un mejor ajuste de la caja a la velocidad del motor, con lo que mejora la eficiencia de la generación de la potencia y la lleva a las ruedas donde se necesite. 

Son necesarios 60 pares de manos y más de 450 horas para diseñar, construir y dar forma a cada Rolls-Royce. 

RELACIONADOS:Rolls Royce

Más contenido de tu interés