Relaciones Internacionales

5 preguntas para entender la activación de la Carta Democrática de la OEA a Venezuela

La decisión que tomó el secretario general Luis Almagro podría llevar a la suspensión de Venezuela del organismo regional. Vea cómo se llegó a esta situación, cuáles son los pasos a seguir y las posibles consecuencias.
31 May 2016 – 6:11 PM EDT

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, invocó este martes la Carta Democrática Interamericana debido "a la alteración constitucional" que experimenta el país sudamericano.

Se trata de algo inédito, ya que es la primera vez que el jefe del organismo hemisférico activa ese recurso en contra de un estado miembro, en una decisión que podría llevar a la suspensión de Venezuela de la OEA.

Estas son las claves de la decisión:

¿Qué es la Carta Democrática y por qué se activó?

La Carta Democrática es un instrumento jurídico para la preservación de la institucionalidad democrática del que se dotaron los Estados miembros de la OEA por unanimidad hace 15 años en Lima.



Según especifica el artículo 20 de la Carta, el procedimiento busca "la realización de gestiones diplomáticas necesarias, incluidos los buenos oficios, para promover la normalización de la institucionalidad democrática".

"Si las gestiones diplomáticas resultaren infructuosas o si la urgencia del caso lo aconsejare, el Consejo Permanente convocará de inmediato un periodo extraordinario de sesiones de la Asamblea General para que ésta adopte las decisiones que estime apropiadas", agrega.

Almagro se amparó en ese artículo para actuar tras escuchar las denuncias que le trasladó en las últimas semanas la Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora, y en sus propias conclusiones explicadas exhaustivamente en este largo documento de 132 páginas que él mismo elaboró.

¿Cuáles son los pasos a seguir ?

El artículo 21 de la Carta Democrática establece que "cuando la Asamblea General, convocada a un período extraordinario de sesiones, constate que se ha producido la ruptura del orden democrático en un Estado Miembro y que las gestiones diplomáticas han sido infructuosas, conforme a la Carta de la OEA tomará la decisión de suspender a dicho Estado Miembro del ejercicio de su derecho de participación en la OEA con el voto afirmativo de los dos tercios de los Estados Miembros".



Por el momento, el excanciller uruguayo pidió "la convocatoria de un Consejo Permanente de los Estados miembros entre el 10 y el 20 de junio de 2016", fechas que coinciden en parte con la Asamblea General del organismo, en la que participan los cancilleres y que se celebrará entre el 13 y 15 de junio en Santo Domingo (República Dominicana).

El procedimiento puede tener como consecuencia desde resoluciones o gestiones diplomáticas (lo que requeriría 18 votos de 34 embajadores ante la OEA) hasta la eventual suspensión de Venezuela (24 votos de 34 cancilleres) como miembro del organismo.

En la práctica, la suspensión de un Estado miembro de la organización implica que el país deja de participar en todas las actividades del ente, así como en los programas del organismo, como los de anticorrupción, seguridad y promoción de derechos.

¿Se ha aplicado la Carta antes ?

Hasta ahora se ha recurrido a la Carta en contadas ocasiones y siempre ha sido porque el propio Estado ha pedido la asistencia de la organización (artículo 17) o porque un grupo de Estados ofreció ayuda a un tercero y este lo aceptó (artículo 18).


El único caso en el que la autorización del Gobierno legítimo no era posible y en el que se aplicó la Carta hasta su última consecuencia, la suspensión de la OEA, fue tras el golpe de Estado en Honduras de 2009, al producirse una "ruptura del orden democrático" (artículo 19).

El propio presidente Nicolás Maduro intervino cuando era canciller en dos ocasiones para que se activara la Carta Democrática: tras el golpe de Estado de Honduras que derrocó a Manuel Zelaya como presidente, y tras la salida de Fernando Lugo en Paraguay en 2012.


¿Cómo se llegó a esta situación?

"La Secretaría General de la OEA considera que la crisis institucional de Venezuela demanda cambios inmediatos en las acciones del Poder Ejecutivo (...) a riesgo de caer en forma inmediata en una situación de ilegitimidad", indica Almagro en un informe de 132 páginas publicado este martes en la página web del organismo hemisférico.



En ese documento, el secretrario general de la OEA explica cómo la inestabilidad política en Venezuela, agravada por una profunda crisis económica e institucional caracterizada por la escasez, la delincuencia y restricciones al consumo de bienes y servicios, ha sido una de las razones por las que decidió invocar la Carta.

¿Cómo reaccionó el gobierno de Caracas?

En respuesta, el presidente Nicolás Maduro denunció este martes ante cientos de transportistas que marcharon al Palacio de Miraflores para apoyarlo ser "objeto de los ataques de la derecha mundial, de la oligarquía y del capitalismo". Según Maduro, hay una "campaña mundial brutal" contra Venezuela y para tratar de "intervenir" el país de alguna forma .


Pese a que el presidente dijo que contestará a Almagro en su programa semanal "En Contacto con Maduro", se refirió a él sin nombrarlo como "energúmeno que salió como un fantasma desesperado porque no pudo incendiar Venezuela": "Métase la Carta Democrática donde le quepa. A Venezuela nadie le va a aplicar la Carta Democrática", sostuvo.

Y llamó a la "rebelión nacional frente a las amenazas internacionales".

Según Maduro, a la derecha internacional "se le agota el tiempo" que ellos mismos se habían impuesto para derrocar a su gobierno e "incendiar el país", pero "ganó la paz".

Finalmente, anunció una demanda contra la dirección de la Asamblea Nacional por "usurpar atribuciones exclusivas del presidente de la República" en materia de política exterior.

Venezuela: imágenes de un país al borde del colapso

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés