publicidad

Republicanos rechazan reforma

Republicanos rechazan reforma

La plataforma republicana hizo un guiño a los conservadores y recomendó redadas y deportación de indocumentados.

No habría reforma amplia

WASHINGTON - La plataforma republicana, aprobada en St. Paul, Minnessota, hizo un guiño a los conservadores al oponerse a una "amnistía" para los 12 millones de inmigrantes indocumentados y exigió mano dura contra ellos, una decisión en la que pone en juego el apoyo de los hispanos en las elecciones presidenciales del 4 de noviembre.

El documento fue aprobado cuatro días después del término de la Convención Demócrata que coronó la candidatura de Barack Obama, el primer afroamericano en la historia de Estados Unidos en disputar la Casa Blanca. En su discurso de aceptación, Obama no mencionó ni una sola vez la reforma migratoria.

La plataforma, de poco más de 50 páginas, fue aprobada por unanimidad el lunes durante la convención del Partido Republicano, en la que este jueves el senador de Arizona, John McCain, aceptará la candidatura presidencial para disputar la Casa Blanca a su rival demócrata, el también senador (Illinois), Barack Obama.

El documento, que sienta las pautas de un Gobierno republicano, ofrece en dos páginas la visión conservadora de cómo resolver, por un lado, la inmigración ilegal, y, por otro, fomentar la integración social de los extranjeros legales en Estados Unidos.

Sin andar con rodeos, los republicanos dejan claro que se oponen a todo aquello que huela a "amnistía", ya intentada en 1986 (bajo la administración del republicano Ronald Reagan) y que, según observadores, no corrigió la porosidad de las fronteras ni frenó el flujo de la inmigración ilegal.

publicidad

Tema de seguridad nacional

"El imperio de la ley se perjudica si las políticas del Gobierno alientan o premian la actividad ilegal. El rechazo del pueblo estadounidense a legalizaciones masivas es especialmente apropiada ante los fracasos pasados del Gobierno federal para hacer cumplir la ley", reza el documento.

Así, los republicanos han enmarcado el combate contra los indocumentados como un asunto de "seguridad nacional", argumentando que Estados Unidos "puede tener un sistema de inmigración sólido sin sacrificar el imperio de la ley".

Repiten, por lo tanto, que ante las amenazas del terrorismo, el narcotráfico y las pandillas criminales, la soberanía y seguridad nacional corren peligro si se permite la presencia de millones de desconocidos.

Redadas y deportaciones

Qué hacer con los aproximadamente doce millones de indocumentados ha bifurcado al país entre grupos que exigen su expulsión y grupos que piden una solución negociada mediante la legalización de buena parte de ellos.

Según la plataforma, la solución republicana pasa por un aumento de la vigilancia en todos los puntos de entrada a Estados Unidos, la finalización del muro en la frontera con México, las redadas en sitios laborales y la deportación "sin demoras" de inmigrantes criminales.

Aunque reconoce que la oferta laboral atrae a los indocumentados, el documento pide la participación obligatoria en el programa federal "E-Verify" para que las empresas verifiquen el estatus migratorio de los empleados y excluyan a los indocumentados.

Aumento de castigos

El documento pide castigos para quienes permanecen en Estados Unidos con visas caducadas, altas multas para contrabandistas de indocumentados e, incluso, la negación de fondos federales para "ciudades-santuarios" que desafían la ley y "ponen en peligro la vida de los ciudadanos estadounidenses".

Por otra parte, la plataforma apoya la "identidad común" de los estadounidenses y la integración social de los residentes legales, lo que, a juicio del Partido Republicano, implica adoptar el inglés como idioma oficial del país.

A diferencia de las plataformas de 2000 y 2004, que mencionaban por nombre a George W. Bush al menos 40 y 250 veces, respectivamente, la de este año apenas menciona al candidato republicano, John McCain, una sola vez, en el preámbulo.

Apoyo ultra conservador

La plataforma, elogiada por la Unión Conservadora Estadounidense (ACU) y el Consejo de Derechos de la Familia como una de las más conservadoras en la historia del Partido, dista mucho de la de 2004, cuando entonces los republicanos apoyaban un sistema migratorio "humano", un programa de trabajadores huéspedes y una vía de legalización para los indocumentados.

Esa fue la visión que precisamente promovió McCain en una reforma migratoria bipartidista en el Senado, que fracasó en 2007 ante la rebelión del ala conservadora del Partido.

Para aplacar a los conservadores, McCain ha ajustado su postura en este frente y, su campaña asegura que sigue apoyando la reforma, ahora hace hincapié, sobre todo, en la vigilancia fronteriza.

publicidad

El voto hispano de EU

Se calcula que al menos diez millones de hispanos acudirán a las urnas el próximo 4 de noviembre, y su voto podría ser clave en estados como Nuevo México, Florida y Colorado.

Es un dato que tienen en cuenta Obama y McCain al cortejar el voto hispano.

No es secreto que McCain ha tenido choques con la base por romper con la ortodoxia del partido.

Su reto será distanciarse de la política de mano dura del Partido lo suficiente para sumar adeptos entre los hispanos sin perder a los conservadores que ha reconquistado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad