publicidad

Redada en fábrica de Carolina

Redada en fábrica de Carolina

Un total de 57 inmigrantes fue detenido en una empresa que fabrica paracaídas para el ejército estadounidense.

Meses de investigación

CHARLOTTE, Carolina del Norte - Un total de 57 inmigrantes fueron detenidos el martes en una redada ejecutada una empresa de Asheville, Carolina del Norte, que fabrica de paracaídas para el ejército estadounidense.

El operativo fue encabezado por 35 agentes federales del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en Mills Manufacturing Corporation, una contratista del Departamento de Defensa con 175 empleados.

El gobierno aseguró que la redada es el resultado de ocho meses de investigación por acusaciones de emplear a trabajadores sin documentos migratorios.

"Este tipo de empresas, que ofrecen servicios al gobierno federal, son consideradas de alta prioridad para la seguridad nacional", afirmó a Efe Iván Ortiz, portavoz de ICE.

Liberaron a 29 mujeres

Ortiz confirmó que la compañía, que opera desde 1952 en Asheville, condado Buncombe -zona de las montañas y que es considerada una de las "principales contratistas" del Gobierno en materia de defensa- "no es objeto de la investigación" ya que está "cooperando con las autoridades.

El ICE detalló que de los 57 detenidos, 29 mujeres y 15 hombres son mexicanos, 4 mujeres y 1 hombre guatemaltecos, 2 mujeres ecuatorianas, 2 mujeres y 1 hombre salvadoreños y 3 mujeres hondureñas.

Las 29 mujeres fueron puestas en libertad condicional y deberán presentarse ante un juez de inmigración, dijo Ortiz. Agregó que la liberación fue por razones humanitarias.

publicidad

Con cargos administrativos

"Ninguno de los 57 inmigrantes ha sido acusado de cargos criminales sino administrativos por poseer documentos de inmigración fraudulentos, tales como tarjetas de seguro social y residencias permanentes (green card)", afirmó el vocero.

Agregó que el resto de los inmigrantes -todos hombres- fueron traslados a la cárcel del condado Mecklenburg, a dos horas y media de Asheville, y permanecerán bajo la custodia del ICE.

Del Richburg, agente especial de ICE en Charlotte, dijo al periódico "La Voz Independiente", que un "informante" avisó a inmigración sobre la presencia de indocumentados en la fábrica.

"Hoy hemos efectuado el mayor operativo planeado de arresto de indocumentados realizado por ICE en esta zona del estado", afirmó Richburg.

Lo sabían 3 meses antes

Sin embargo, Carl Mumpower, concejal de Asheville y candidato al Congreso, afirmó a Efe que un trabajador de la fábrica le contactó hace dos meses para informarle de la presencia de trabajadores indocumentados en la fábrica.

"Puse en contacto a mi informante con ICE en Charlotte y estoy complacido con el operativo de hoy y de que tomaron acciones al respecto", enfatizó Mumpower.

Una trabajadora de la fábrica, Jessica Arredondo, contó a "La Voz Independiente" que los gerentes convocaron a los empleados a una reunión en la mañana y en ese momento llegaron los agentes de inmigración, quienes colocaron esposas en las manos y tobillos.

"No puedo creer que los dueños no sabían de la redada y que la mitad de sus trabajadores son indocumentados. Me siento traicionada y por eso no voy a regresar a trabajar. Esto es una injusticia", afirmó.

Apoyo a las familias

La organización hispana de Asheville "Nuestro Centro" envió a varios voluntarios a inspeccionar el operativo y ofrecer apoyo a los familiares de los detenidos.

"ICE nos notificó desde temprano lo que harían. Estamos a la espera de conocer el número de personas que saldrán y los que dejarán en la cárcel. El ambiente es muy tenso en la comunidad", afirmó Athea González, voluntaria de la organización.

González destacó que las iglesias y organizaciones en Buncombe mantienen una "estrecha" relación con la policía y los alguaciles del área, quienes han manifestado que "no arrestan a trabajadores, sino a criminales".

"El Gobierno federal está mostrando su poder y han llegado a este condado a llevarse a personas inocentes cuyo único delito es no tener papales de inmigración", añadió.

La empresa de defiende

John Oswald, vicepresidente ejecutivo de Mills Manufacturing Corporation, dijo al periódico "Citizen Times" que la compañía no estaba al tanto de que sus trabajadores no tuvieran papeles para trabajar en el país.

publicidad

"Cumplimos con todos los requisitos de revisión de tarjetas de seguro social, residencias, licencias para prevenir la contratación de indocumentados pero no somos expertos", agregó.

Oswald destacó que algunos de los trabajadores tenían cinco años con la empresa y que su salario era entre $9 y $14 por hora más un plan de retiro y seguro médico.

Este es la segunda redada masiva que inmigración realiza en Carolina del Norte.

El pasado mes de agosto, 25 trabajadores hispanos de la procesadora de cerdos Smithfield, en el condado Bladen, a cien millas de Raleigh, capital del estado, fueron arrestados y acusados de robo de identidad y otros delitos migratorios.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad