publicidad

Promesas de reforma migratoria divide a Estados Unidos

Promesas de reforma migratoria divide a Estados Unidos

El Congreso de EU ni siquiera ha esbozado un proyecto de reforma migratoria y ya se alistan para una guerra sin cuartel.

Promesas de reforma migratoria divide a Estados Unidos cd1c34bd10c14c798...

Escenario difícil

WASHINGTON - El Congreso de Estados Unidos ni siquiera ha esbozado un proyecto de ley de reforma migratoria para 2009, pero desde ya grupos antiinmigrantes y defensores de la legalización afilan sus armas para la batalla que se avecina.

En medio de ese fuego cruzado están doce millones de inmigrantes indocumentados que, salvo la intervención del Congreso o del propio presidente, Barack Obama, encaran cada día la posibilidad de redadas y deportaciones.

El "Southern Poverty Law Center" (SPLC), un grupo que rastrea las actividades de grupos extremistas, arremetió el martes, en un nuevo informe, contra tres grupos a los que acusa de ser frutos del mismo movimiento de supremacía blanca en Estados Unidos y cuya meta es cerrar las puertas a todo inmigrante.

publicidad

Los grupos en cuestión, la Federación para una Reforma Migratoria Estadounidense (FAIR), el Centro para Estudios de Inmigración (CIS) y NumbersUSA, aseguran que su millonario "lobby" ante el Congreso no tiene motivaciones racistas y que lo que buscan es reducir drásticamente la desbordada inmigración al país.

Seguridad fronteriza

FAIR, por ejemplo, insiste en su página de internet que su objetivo no es otro que el fortalecimiento de la seguridad fronteriza, un freno a la inmigración ilegal y el reestablecimiento de niveles de inmigración legal de acuerdo con "el interés nacional" que, a su juicio, serían de no más de 300 mil inmigrantes al año.

Pero SPLC insistió en detallar los "perturbadores vínculos" entre estos grupos con el movimiento xenófobo que ve en cada inmigrante una amenaza a la seguridad económica y nacional de Estados Unidos.

La mayor parte del informe de 21 páginas reitera las acusaciones ventiladas en otras ocasiones: que esos grupos carecen de independencia, que buscan torpedear cualquier legislación que huela a "amnistía" para los indocumentados y, peor aún, se empeñan en intentar imponer su visión monoculturista en el Gobierno.

¿Cree usted que habrá reforma migratoria en 2009? Comente aquí.

Denuncian satanización

A los tres los une un sola meta: la satanización de los inmigrantes indocumentados, con la idea de que sean expulsados del país.

Según el análisis, que documenta las acciones de los tres grupos, FAIR es el "lobby" del movimiento nacionalista, CIS es su "centro de estudios" y NumbersUSA es el "organizador de base".

Los tres operan al unísono por obra y gracia de su "marionetista", John Tanton, un hombre que cree que las minorías étnicas de Estados Unidos son una amenaza para la población blanca.

"Están unidos de la cadera aunque nunca lo aceptarán", se quejó durante una conferencia telefónica el coautor del estudio de SPLC, Mark Potok.

Lluvia de mensajes

Citó como ejemplo que en 2007, NumbersUsa organizó a sus millones de partidarios que, mediante una avalancha de faxes al Congreso, lograron descarrilar un proyecto de reforma migratoria integral.

La queja de SPLC, y de otras organizaciones que abogan por la reforma, es que esos tres grupos han pretendido dominar el debate sobre el futuro del sistema de inmigración y el Congreso les presta oídos.

En la misma conferencia telefónica, Frank Sharry, director ejecutivo de America's Voice, consideró que el informe de SPLC "es una importante contribución al debate" migratorio que, según las metas del Senado, podría iniciar antes de septiembre próximo.

Cada vez son menos

La pregunta del millón, según Sharry, es si los republicanos se alinearán con grupos vinculados a supremacistas y que hablan en nombre de una minoría cada vez más pequeña, o si se impondrá la razón y escucharán a una creciente mayoría que ve en la diversidad una fuente de fortaleza.

publicidad

Durante su campaña electoral, Obama prometió promover un cambio en la cultura política en Washington para así avanzar en metas comunes para el bienestar del país.

Las organizaciones hispanas y los principales grupos cívicos y religiosos esperan que ese cambio pase por mejorar el diálogo sobre el futuro de la comunidad inmigrante.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad