publicidad

Problemas en cárceles del ICE

Problemas en cárceles del ICE

Faltas burocráticas, escasez de médicos, respuesta tardía a urgencias y pobre calidad alimentaria en cárceles del ICE.

A petición del Congreso

WASHINGTON - Deficiencias burocráticas, escasez de personal médico, respuesta tardía a urgencias médicas y pobre calidad alimentaria son algunos de los problemas destacados en un informe sobre las condiciones que afrontan los extranjeros en centros de detención en Estados Unidos.

El informe de la Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO) fue divulgado el miércoles durante una audiencia del subcomité de Inmigración de la Cámara de Representantes, convocada para analizar la situación de los inmigrantes en las cárceles.

Los casos documentados por GAO no representan, sin embargo, un patrón "extenso o persistente" de incumplimiento con las normas de detención en las 23 instalaciones inspeccionadas por el organismo.

A petición del Congreso, la GAO inspeccionó entre mayo de 2006 y mayo de 2007 un total de 23 centros de detención en Estados Unidos, en los que sólo documentó casos de "incumplimiento con las normas de cuidado médico" en tres instalaciones.

Los archivos del ICE

También revisó los archivos del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) y determinó que hubo 59 casos en los que se violaron algunas de las 38 normas que rigen los centros de detención, cuatro de ellos relacionados con el cuidado médico.

En un caso, las autoridades no tenían los formularios para solicitar atención médica en español, pese a que la mayoría de los detenidos era de origen hispano.

publicidad

En otro caso, el personal médico no obtuvo autorización previa de un detenido para suministrarle medicamentos psiquiátricos, y en otra instalación carcelaria no había personal médico para hacer una revisión a los detenidos que ingresaron después de las cinco de la tarde.

Respuestas tardías

La GAO hizo hincapié en que buena parte de los problemas encontrados "típicamente" incluían respuestas tardías a situaciones médicas, comida insuficiente y de mala calidad, alto costo de llamadas telefónicas y otros asuntos de carácter burocrático.

Sin embargo, el tratamiento de los extranjeros detenidos es un "reto significativo" para ICE, dijo en la audiencia Richard Stana, director para asuntos de Seguridad Nacional de la GAO.

Agregó que, según datos proporcionados por la Asociación de Abogados de Estados Unidos (AILA), un total de 1,032 quejas fueron presentadas entre enero de 2003 y febrero de 2007, de las cuales 39 tenían que ver con el acceso al cuidado médico.

Más de 300 mil detenidos

La gran mayoría de los extranjeros detenidos por las autoridades migratorias van a parar a cárceles locales y estatales, mientras que el resto va a instalaciones privadas, centros de detención operados por ICE y cárceles federales.

Según la GAO, ICE detuvo en 2007 a más de 311 mil extranjeros, con una población cotidiana de más de 30 mil en promedio y una estancia de aproximadamente 37 días, aunque el 50 por ciento de los detenidos no pasa más de 18 días en prisión.

En total, ICE deportó además a alrededor de 300 mil extranjeros el año pasado, cifra que podría igualar este año.

El gobierno se defiende

En la audiencia, la titular de ICE, Julie Myers, defendió las acciones de su agencia y explicó que en algunos casos los detenidos pueden solicitar la repatriación a sus países de origen.

Puso como ejemplo de la seriedad con la que la agencia aborda estos asuntos el que ICE ahora tenga "un manual del detenido", disponible también en español, que describe los derechos, responsabilidades y servicios a los que puede acceder cada preso.

Además, ICE está trabajando "con vigor" para reformar las normas de detención y gastó en el pasado año fiscal casi $100 millones en servicios médicos para los detenidos, dijo Myers en su testimonio.

Alerta de tornado

La audiencia, suspendida brevemente por una alerta de tornado rumbo a la capital, se tornó tensa durante un intercambio entre Myers y el legislador demócrata Luis Gutiérrez (Illinois), quien criticó la constante criminalización del inmigrante.

Gloria Armendáriz describió las condiciones que afrontó su pareja de 30 años, el mexicano Isaías Vásquez, transferido en 2005 a una cárcel en Pearsall (Texas) bajo cargos de posesión marihuana.

El hombre, que padecía de esquizofrenia, se quejó con su esposa de que no recibía sus medicamentos, estaba mal alimentado y aislado. Cuando recuperó su libertad, en mayo de 2006, "estaba flaco, con los pies hinchados, cubierto de llagas y enfurecido", recordó Armendáriz.

publicidad

Vásquez fue ingresado a un hospital militar donde recibió tratamiento psiquiátrico y enero de 2007, se retiraron las órdenes de deportación en su contra.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad