publicidad
Los 11.2 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos siguen esperando que el Presidente Barack Obama cumpla una promesa hecha en 2008, que empujará una reforma migratoria comprensiva.

Obama reiteró promesa de reforma migratoria

Obama reiteró promesa de reforma migratoria

El presidente Barack Obama ratificó su compromiso de lograr una reforma migratoria integral en Estados Unidos, durante un encuentro que sostuvo este viernes con personalidades y funcionarios hispanos, según un informe de la Casa Blanca.

Los 11.2 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos siguen e...
Los 11.2 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos siguen esperando que el Presidente Barack Obama cumpla una promesa hecha en 2008, que empujará una reforma migratoria comprensiva.

Presidente se reunió en la Casa Blanca con líderes hispanos

WASHINGTON - El presidente Barack Obama ratificó su compromiso de lograr una reforma migratoria integral en Estados Unidos, durante un encuentro que sostuvo este viernes con personalidades y funcionarios hispanos, según un informe de la Casa Blanca.

La Administración dijo que durante el encuentro "el presidente reiteró su compromiso con reformar nuestras leyes de inmigración de manera integral para desarrollar una economía próspera".

En el encuentro estuvieron presentes la secretaria del Trabajo, Hilda Solís, y del Interior, Ken Salazar, además de ex funcionarios como Federico Peña y Joe García, y líderes de agrupaciones como Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza; y Arturo Vargas, de NALEO.

publicidad

Durante su campaña presidencial, en 2008, Obama prometió empujar una reforma migratoria amplia que incluya una vía de legalización durante su primer año de mandato. Pero a la fecha no ha logrado un foro bipartidista para reunir los votos necesarios en el Congreso y aprobar un proyecto que legalice a la mayoría de los 11 millones de indocumentados.

La última mención

Obama mencionó el tema de la reforma migratoria durante el segundo Informe sobre el Estado de la Nación la tercera semana de enero en el Congreso, cuando pidió a demócratas y republicanos “una vez por todas” ponerse de acuerdo para debatir y aprobar un proyecto que solucione el problema.

"Creo firmemente que debemos asumir, de una vez por todas, la cuestión de la inmigración ilegal", dijo Obama en una parte del discurso. "Estoy dispuesto a trabajar con republicanos y demócratas para proteger nuestras fronteras y hacer cumplir nuestras leyes", y añadió que los esfuerzos deben estar encaminados a encontrar una solución para los millones de trabajadores sin papeles que viven en las sombras.

El mandatario solicitó a ambos partidos ponerse de acuerdo “para hacer el esfuerzo” y reiteró que su gobierno no expulsará a la "gente talentosa" y que todo debe enfocarse en “enriquecer aún más a esta nación”.

Pero el llamado no fue respondido por los republicanos, quienes insisten en que antes de hablar de reforma migratoria el gobierno debe incrementar la seguridad fronteriza para detener el tráfico de personas y alejar la amenaza del narcotráfico.

Cambio de escenario

La resistencia republicana, que en noviembre recuperó el control de la Cámara de Representantes y arrebató cuatro asientos en el Senado, volvieron más complejo el escenario y obliga a Obama a emplear un mayor capital político con miras a los comicios presidenciales de 2012, donde el tema migratorio nuevamente, como en 2008 y 2010, impactará el resultado electoral.

Una posible solución favorable para ambos partidos podría constituir la recuperación de una alianza entre los senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur), quienes estarían en conversaciones con organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes para revivir un plan de reforma estancado en marzo del año pasado.

El proyecto favorece a indocumentados que carecen de antecedentes criminales, pagan impuestos, llevan tiempo en el país y hablan inglés, quienes tendrían una oportunidad de legalizar sus permanencias tras el pago de una multa.

Los números de la reforma

Para ser aprobada, la reforma migratoria necesita 60 votos de los 100 asientos del Senado, y 218 respaldos de los 435 asientos en la Cámara de Representantes.

El último reporte del Pew Hispanic Center (PEW), un grupo privado de Washington que estudia el movimiento migratorio, determinó que en el país viven 11.2 millones de indocumentados, cifra que se ha mantenido estable en los últimos dos años.

publicidad

Durante el año fiscal 2010 el gobierno de Obama deportó a más de 392,000 indocumentados, la mayoría "según datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS)- con antecedentes criminales. La cifra representó un récord histórico.

Activistas temen que la inacción del Congreso sobre el tema fomente que los estados aprueben sus propias leyes migratorias y el gobierno federal incremente las redadas, sobre todo las digitales, para cerrar el paso a que las empresas contraten a trabajadores indocumentados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad