publicidad

Obama hablará a la nación sobre la reforma migratoria

Obama hablará a la nación sobre la reforma migratoria

Luego de reunirse a puertas cerraras con activistas y legisladores, el presidente hablará a la nación sobre reforma migratoria.

Obama hablará a la nación sobre la reforma migratoria 06e8e37bb61a490280...

Debate estancado

WASHINGTON - Luego de reunirse a puertas cerradas con activistas y legisladores para hablar sobre reforma migratoria, y advertir las dificultades actuales para sentar el debate y que el Congreso apruebe un proyecto de ley que incluya una vía de legalización para millones de indocumentados, el presidente Barack Obama pronunciará un discurso este jueves para tratar el tema, anunció la Casa Blanca.En un comunicado enviado a los medios, la Administración precisó que el mandatario hablará sobre "la necesidad de arreglar el sistema de inmigración", en un discurso a ser pronunciado en la Facultad de Diplomacia Internacional de la American University.

"Ese fue uno de los temas anunciados por el Presidente en la reunión que activistas y sindicalistas sostuvimos el lunes en la Casa Blanca", dijo a Univision.com Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato Internacional de Empleados y Servicios (SEIU). "Hablará sobre la importancia para el país de cambiar las leyes de inmigración vigentes y los problemas que han existido desde enero de 2009 para aprobar una nueva legislación".

publicidad

El anuncio del mensaje se produjo pocas horas antes de que el presidente Obama se reuniera con el "caucus" hispano del Congreso para tratar sobre la reforma migratoria.

La ley de Arizona

Aunque la Casa Blanca no lo precisó, se considera que en ese discurso el presidente podría anunciar formalmente la interposición de una demanda de su Gobierno contra la ley de inmigración de Arizona, que Obama ha denunciado como "mal concebida" y que puede dar pie a la discriminación racial contra los hispanos.

Medina dijo que la ley de Arizona (SB 1070) cambió el escenario del debate y las preocupaciones, no sólo del gobierno, sino también de activistas, sindicatos, religiosos y el resto de sectores que batallan por la reforma migratoria.

La SB 1070, entre otras disposiciones, permite que policías pidan papeles a individuos que sean detenidos bajo cualquier otra ley vigente en el estado, convierte en delito la permanencia ilegal, prohíbe dar trabajo a indocumentados y transportarlos en vehículos particulares y exige que los agentes de policía den prioridad a la ley federal de inmigración.

Mantiene compromiso

Durante la reunión del lunes en la Casa Blanca entre Obama y activistas y sindicalistas, el presidente reiteró su compromiso con renovar el sistema migratorio del país y prometió seguir trabajando con el Congreso "para que actúe en la oportunidad más próxima" para legislar sobre una reforma migratoria.

La Casa Blanca mencionó el deseo del presidente de lograr una ley bipartidista que refuerce las fronteras de Estados Unidos y que incluya el beneficio de legalización para inmigrantes que cumplan ciertos requisitos.

"Para asegurar realmente nuestras fronteras, se requiere una reforma migratoria integral", dijo Obama.

Promesa estancada

A finales de 2007, durante la campaña presidencial, Obama prometió que en los primeros 100 días de su administración impulsaría una reforma migratoria, pero en 2008 cambió la promesa para el primer año de su mandato.

En el curso de 2009 el compromiso se postergó a causa de otros temas de mayor interés nacional, entre ellos la crisis financiera, las guerras en Irak y Afganistán, el desempleo y la reforma de salud.

Pese al retraso, los senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur) redactaron a partir de junio de 2009 un borrador de reforma basado en un fuerte componente de seguridad y una rigurosa vía de legalización, plan que fue esbozado en octubre por la Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Janet Napolitano.

El pasado mes de marzo Graham abandonó el proyecto dejando solos a los demócratas, quienes no cuenta con los 60 votos necesarios (de los 100 asientos disponibles) en el Senado para aprobar el proyecto, considerando que entre 10 y 12 legisladores demócratas no apoyan darle papeles a los indocumentados porque los electores de sus estados no quieren reforma migratoria.

publicidad

No hay bipartidismo

En esa reunión del lunes, además, el presidente analizó las formas de recabar apoyo republicano en el Congreso para que la reforma pueda salir adelante.

Los demócratas cuentan con 56 votos en el Senado a los que se sumarían los dos votos independientes, pero necesita 60 de los 100 existentes y nada garantiza que todos los demócratas respaldarán a Obama ea la hora de votar la reforma migratoria.

Ningún republicano ha hecho público su respaldo a un proyecto que para ser aprobado necesita respaldo bipartidista en ambas cámaras.

Obama insiste en que la reforma migratoria necesita una propuesta que "aborde cuidadosamente la necesidad de asegurar más nuestras fronteras y pedir responsabilidades tanto a los trabajadores que están aquí ilegalmente como a los empleadores sin escrúpulos que esquivan el sistema".

El nuevo esfuerzo de la Administración se lleva a cabo pocos días antes del inicio del receso de verano y cuando quedan pocas probabilidades de que el proyecto sea aprobado antes de las elecciones del primer martes de noviembre, cuando los estadounidenses renueven el Congreso

¿Está a tiempo el presidente Obama de empujar el debate y que el Congreso apruebe la reforma migratoria en 2010? Comente aquí.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad