publicidad

Obama defendió la reforma

Obama defendió la reforma

Un año y medio después de tomar posesión como presidente, Obama defendió la necesidad de una reforma comprensiva.

Nada nuevo

Un año y medio después de tomar posesión como presidente de Estados Unidos y cuatro meses antes de las elecciones de medio tiempo, cuando los estadounidenses elegirán un nuevo Congreso (la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado), el presidente Barack Obama defendió -con un discurso pronunciado en la American University de Washington DC- la necesidad de aprobar una reforma migratoria integral.

Mientras los partidos polìticos se ponen de acuerdo para aprobar un plan, el presidente aseguró que por ahora es imposible llevar a cabo redadas masivas y deportar a los casi 11 millones de indocumentados que viven en el país.

Pero esta vez no dijo nada nuevo. Reconoció que su partido no tiene los votos suficientes en el Congreso para aprobar un proyecto comprensivo y que, para lograrlo, se necesita el respaldo republicano. La oposición, por su parte, no quiere hablar de nada que suene a "amnistía".

A manera de justificación por no haber empujado la reforma en el primer año de su mandato (compromiso asumido en 2008 durante la campaña presidencial), Obama citó una serie de logros que encabezaron la agenda nacional, entre ellos la crisis financiera, el desempleo, las guerras en Afganistán e Irak, el debate de la reforma de salud y la reforma energética.

"Pero esta administración también está empujando la reforma migratoria", apuntó. "Nosotros (los estadounidenses) siempre nos hemos definido como una nación de inmigrantes que da la bienvenida a aquellos que vienen a trabajar a este país".

publicidad

Tema caliente

En cuanto a la reforma, Obama dijo que en los últimos días el tema se ha convertido en toda una serie de reacciones acaloradas tras la aprobación de la ley de Arizona, una legislación que desató ofensas, enojos, rechazos y aprobaciones, pero que la mayoría concuerda que se trata de una respuesta “inadecuada” un sistema que está "roto".

Advirtió el mandatario que la ley SB 1070, promulgada el 23 de abril, contravino el espíritu de Estados Unidos que se autodefine como una "nación de inmigrantes", y apuntó que la situación que se está viviendo en el país "empeoran" los esfuerzos "para arreglar nuestro sistema de inmigración quebrantado".

Luego mencionó que en Estados Unidos viven 11 millones de inmigrantes indocumentados y que es imposible pensar que serán arrestados durante redadas y luego deportarlos, y señaló que muchos de ellos "trabajan en sectores donde reciben un trato disminuido ganando menos del salario mínimo".

Obama también acusó a la palabrería política y a la intervención de intereses económicos de haber empantanado la reforma y dijo que su gobierno no "dejará para más adelante" la tarea de reparar un sistema que, reiteró, se encuentra "roto".

¿Qué opina del discurso del Presidente Barack Obama sobre la reforma migratoria? Comente aquí.

Abusos e injusticias

Obama citó que hay compañías que abusan de trabajadores sin papeles y que "se pierden millones de dólares al pagarles por debajo de la mesa".

Añadió que el sistema de inmigración legal también se encuentra quebrantado y que la política de reunificación familiar tampoco funciona. "Muchos esposos llevan años esperando para estar juntos".

Sobre un plan concreto de reforma migratoria, citó el borrador redactado por los senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Ghaham (republicano de Carolina del Sur), redactado entre julio de 2009 y marzo de 2010, un plan que sin embargo quedó marginado por el abandono de Graham de las pláticas bipartidistas.

De este esfuerzo, el mandatario señaló que la reforma migratoria lamentablemente ha sido "postergada por luchas políticas y al sentimiento de Washington de hacerle el quite" a un tema álgido sobre todo en años electorales.

Brecha peligrosa

Dijo que esta brecha hizo que aparecieran en el escenario leyes como las de Arizona, que "llevaron el debate demasiado lejos", porque este tipo de legislaciones "tienen el potencial de violar derechos civiles tanto de ciudadanos como de residentes legales".

"No pueden haber diferentes reglas de inmigración en nuestro país", protestó Obama. "Nuestra tarea (como gobierno) es que nuestras leyes federales funcionen".

publicidad

Al definir los criterios de legalización que debería incluir la reforma migratoria comprensiva, dijo que "debemos dar a los que ya están aquí un estado legal" y que no debería castigarse "a las personas que se están ganando la vida. Debemos promover el sentido de compasión".

"Los 11 millones que quebrantaron las leyes deben ser responsables de haberlo hecho. Deben pagar una multa, reconocer la falta, pagar impuestos, hablar inglés y carecer de antecedentes criminales" (…). "Pero no es posible hacer redadas y deportar a 11 millones. Es imposible y altamente costoso y disminuiría el origen y los principios de nuestra nación", reiteró.

"Un programa de deportación masiva interrumpiría nuestra economía y afectaría a nuestras comunidades", agregó.

Trabajo conjunto

Del proyecto de reforma, Obama recalcó que el Congreso debe forjar "un plan que refleje nuestra herencia y valores” y que “requiere de la responsabilidad de todos".

Al ahondar sobre las exigencias de sectores ultraconservadores de que primero el gobierno debería asegurar la frontera con México, Obama volvió a mencionar los logros alcanzados por su Administración desde que asumió la Casa Blanca el 20 de enero de 2009.

"Tenemos más tropas en la frontera que en ningún otro momento de la historia de Estados Unidos" (…) "Contamos con más inteligencia, tropas y agentes" (…) "La frontera del sur está más protegida hoy en día que en ningún otro momento de los últimos 20 años", aseguró.

publicidad

"Podemos crear una ruta justa para el estado legal (de los millones de indocumentados) que funcione y que se base en nuestras tradiciones", dijo en otra parte de su alocución. "La mayoría de los estadounidenses están decididos a proceder, pero sin apoyo bipartidista no podemos aprobar la reforma", destacó.

Reacción agridulce

Dirigentes de organizaciones que batallan por los derechos de los inmigrantes reaccionaron cautelosos después del discurso del Presidente y agradecieron que la Administración haya colocado el tema nuevamente en la agenda nacional.

"El discurso marca un momento importante en el debate de la reforma migratoria", dijo a Univision.com Clarissa Martínez de Castro, Directora de Política Migratoria del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), el grupo hispano más importante de Estados Unidos. "Se trata de un esfuerzo por poner en contexto el tema, sacarlo de los extremos polarizados. Le damos la bienvenida al mensaje del Presidente".

Agregó que el paso siguiente es conocer qué hará el Congreso a partir de ahora, pero anticipó que no se sabe si este año habrá oportunidad de debatir la reforma. "Tenemos que seguir haciendo el trabajo necesario (…) El lado republicano tiene ahora que rendir cuenta", señaló en referencia a la serie de ataques que la oposición dirige de forma permanente a cualquier tipo de plan que se sugiera para debatir en el legislativo y que mencione la posibilidad de aprobar una vía de legalización para indocumentados.

publicidad

"Estoy decepcionado"

En Los Ángeles, California, Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Latino USA, criticó partes del mensaje y dijo que lo rescatable era que "había revivido un debate que estaba agonizando".

"Pero me siento decepcionado" porque no concretó, dijo el dirigente. "Fue un discurso politiquero" y que estaba dirigido principalmente a no perder votos del electorado hispano en los comicios del primer martes de noviembre.

"Yo no apoyo la táctica de que me den algo por pedacitos", añadió Gutiérrez en referencia al respaldo que mostró Obama por el proyecto de Ley Dream Act, que daría residencia a miles de estudiantes indocumentados sobresalientes. "Es muy probable que si el Congreso debata esta ley, que forma parte de la reforma migratoria integral, sea aprobada y el presidente la firme. Pero no eso no es reforma migratoria, es solo una partecita de ella".

No hubo fechas

En otra parte de sus declaraciones, Gutiérrez criticó el discurso de Obama y dijo que éste "no incluyó fechas, ni a quiénes beneficiará, ni la hora en que lo hará y dónde. No dijo absolutamente nada y eso es lamentable".

"Se culpó a los republicanos de ser los malos. Pero, ¿por qué no citó a Nancy Pelosi y a Harry Reid, para que ellos empujen la reforma en el Congreso? El legislador Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) presentó en diciembre un plan de reforma que, si Palosi lo somete a voto, presionará al Senado y el plan avanzaría por el camino que batallamos", dijo.

publicidad

"Discurso excelente, claro que sí, pero nada concreto. Excepto que hay que votar en noviembre para que haya más demócratas en el Congreso. Eso no es suficiente", indicó.

Redadas y deportaciones

En cuanto al tema de las redadas y las deportaciones, que Obama prometió no se llevarán a cabo de manera masiva durante su administración, Martínez explicó que parte de las conversaciones llevadas a cabo este año entre dirigentes y la Administración han tenido que ver Con estos temas que afectan a la comunidad inmigrante.

"Nosotros tampoco queremos criminales dentro de nuestras comunidades", expuso. "Pero pensamos que los esfuerzos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) deben ir enfocados a criminales peligrosos y violentos y que las autoridades no que se sigan llevando a trabajadores sin papeles. Deben enfocar recursos a elementos peligrosos y se han comprometido a eso. Queremos ver una acción más clara de eso".

Martínez apuntó que sí se pueden enfocar los esfuerzos de manera responsable y efectiva, pero advirtió que recién ahora "se están evaluando y los resultados" ejecutados por el DHS. "Mientras nosotros seguimos viendo que son trabajadores y familias las que se están desintegrando con las redadas y las deportaciones".

"Estamos complacidos"

Para otros dirigentes, el discurso de Obama permitió abrir un diálogo necesario para el país.

publicidad

"Estamos complacidos de que el presidente accedió a abrir este dialogo con el pueblo estadounidense acerca de la necesidad de una reforma migratoria", dijo Jorge Mario Cabrera, Director de Comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA). "Fue una de las peticiones que le hicimos el lunes cuando activistas y sindicalistas nos reunimos con él en la Casa Blanca a puertas cerradas".

Cabrera agregó que si bien en el mensaje Obama repitió temas que ya eran conocidos, "muchos estadounidenses no estaban enterados de la totalidad de este debate y era el momento de hacerlo (…) Ayuda a comprender a fondo el tema".

Precisó que la reforma necesita una "responsabilidad colectiva" y que, si bien no citó fechas específicas, "el discurso es un ancla para empujar con más fuerza la reforma migratoria comprensiva".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad