publicidad

No más muertes tiene planes

No más muertes tiene planes

Voluntarios del grupo humanitario anunciaron que incrementarán sus esfuerzos el próximo año en la frontera.

Un poco de afecto

No more deaths lanzó campaña

"Diariamente entregamos agua, comida y ropa a los indocumentados que están siendo arrestados y deportados", dijo Margo Cowan, abogada y representante de la organización durante una conferencia de prensa.

Desde junio de 2006, los voluntarios, con ayuda de donaciones privadas, establecieron en territorio mexicano un centro de ayuda para los inmigrantes deportados, a poca distancia de la garita de entrada de la Mariposa en Nogales, Arizona.

Es aquí donde los indocumentados deportados reciben por lo menos una taza de café caliente, un taco de fríjoles y un poco de fruta.

"Tratamos de brindar ayuda médica también a todos aquellos que lo necesitan, aquellos que han sufrido heridas en los pies mientras caminaban por el desierto o que sufren de hipotermia o deshidratación", agregó Cowan.

Información básica

Los inmigrantes también reciben información de dónde se encuentran los albergues más cercanos.

Desde su inauguración, el centro ha socorrido a más de 200 mil inmigrantes indocumentados, de acuerdo con "No más muertes" (No more deaths).

La organización no solamente ayuda a los indocumentados que han sido deportados, sino también -en muchos casos- a sus familiares que acuden a la frontera en su búsqueda.

Como Silvia María García, originaria del estado mexicano de Veracruz, quien llegó a la ciudad de Nogales, Sonora (México) en búsqueda de su hijo, Josué Osuna, de 20 años, quien desapareció hace tres meses y medio cuando cruzaba el desierto de Arizona.

publicidad

"Desde el 1 de septiembre, no sabemos nada de mi hijo, sólo que lo dejaron cerca de la ciudad fronteriza de Sasabe", dijo García en entrevista con Efe.

Gestión consular

La familia ya reportó la desaparición de Osuna ante el consulado de México y la Patrulla Fronteriza, pero sin éxito.

A pesar de esto, García no pierde las esperanzas de encontrar a su hijo, por lo que todos los días acude a la garita de entrada en espera de verlo llegar entre los indocumentados que son deportados.

Gracias a la organización, la mexicana ha recibido comida y ha tenido un lugar donde dormir mientras busca a su hijo.

Blanca Guadalupe González, de 23 años y originaria del estado mexicano de Guanajuato, también espera por una familiar.

"Mi esposo cruzó la frontera y llegó hasta California. Cuando fue a una fabrica a solicitar empleo lo arrestó la Patrulla Fronteriza", relató González, quien tiene seis meses de embarazo.

Papeles falsos

Al momento de su arresto el inmigrante mexicano traía consigo una tarjeta de Seguro Social y una "green card" (visa de residencia legal permanente en Estados Unidos) falsa por lo que fue acusado de robo de identidad.

"Lo sentenciaron a tres meses de cárcel y el próximo 7 de enero sabré si ya lo van a dejar salir", dijo González.

La inmigrante mexicana ha recibido la ayuda de "No más muertes", para el control de su embarazo.

"Es un trabajo muy arduo, muchas personas necesitan ayuda", dijo José Antonio Rivera, comisionado de Ayuda al Inmigrante del Estado de Sonora.

Indicó que actualmente cerca de 200 personas son deportadas diariamente por la garita de Nogales.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad