publicidad

Las probabilidades de reforma

Las probabilidades de reforma

Los tres aspirantes que encabezan las primarias en EU respaldan una reforma migratoria con vía de legalización.

Posibilidades inmediatas

Los tres aspirantes que encabezan las elecciones primarias ( Hillary Clinton y Barack Obama, por los demócratas, y John McCain por los republicanos), tienen algo en común: respaldan una reforma migratoria con vía de legalización.

De ganar uno de ellos, es probable que en el primer año de mandato se cambie la ley de inmigración estadounidense y millones de indocumentados puedan legalizar su estadía, aunque dentro de un complejo sistema que incluiría una exhaustiva revisión de antecedentes criminales, multas y exámenes para medir el conocimiento del idioma inglés.

Por el lado demócrata, la totalidad de los aspirantes que iniciaron la contienda en enero se declararon a favor de legalizar a los indocumentados por medio de un proceso regulado que, por una parte, incluya mecanismos de seguridad (seguridad fronteriza y verificación de empleo, entre otros), y por otra permita que los indocumentados inicien un proceso para obtener la residencia legal permanente.

Los republicanos, en cambio, no pensaban igual. De los ocho aspirantes originales, siete rechazaron la vía para legalizar a los indocumentados y anunciaron que, de llegar a la Casa Blanca, respaldarían una reforma migratoria congruente con las políticas de seguridad nacional adoptadas por el gobierno de George W. Bush, tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Contra la corriente

publicidad

Entre esas medidas se incluye: aumento de redadas para poner freno a la existencia de indocumentados, verificación de empleo, deportaciones, cárcel a quienes ayuden a un indocumentado, criminalización de la estadía ilegal en el país (por ahora una falta de carácter civil), severas multas a los infractores de la ley de inmigración, aumento de efectivos de la patrulla fronteriza, poderes extraordinarios a las policías locales para que arresten a indocumentados, y muros en la frontera.

El único de los ocho contendientes que respalda una vía de legalización es McCain, una especie de "oveja negra" dentro de las filas republicanas, quien dice favorecer un programa ordenado que permita a ciertos indocumentados alcanzar la residencia siempre y cuando cumpla con requisitos de seguridad.

El 9 de diciembre, durante el segundo foro presidencial en español organizado por Univision, en Miami, McCain dijo que "tenemos que abordar este asunto (el de los 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos) con compasión y amor", pero fue enfático en que, de lograrse, "nadie puede adelantarse en la cola, nadie puede quebrantar la ley", en referencia al mecanismo que deberán seguir los indocumentados para alcanzar la residencia, que podría dilatar entre 11 y 15 años.

Por "adelantarse en la cola" McCain se refiere a que ningún indocumentado estará por delante de quienes llevan años esperando un cupo de visa disponible para residir legalmente en el país.

Puntos en común

En cuanto a los sistemas de seguridad recomendados, Clinton, Obama y McCain comparten criterios similares. De haber reforma, señalan, ésta se sustentará en una política dirigida a ordenar el sistema de inmigración, sacar de las sombras a los indocumentados y permitir que sólo aquellos que califiquen en el proceso permanezcan en el territorio estadounidense.

Uno de los sistemas recomendados es la verificación de empleo, sistema ideado por el gobierno de Bush en respuesta a los ataques del 9/11 y que tiene como fin terminar con la contratación de indocumentados en empresas estadounidenses.

Y en cuanto a la salida del país para poder legalizar la estadía, los tres han señalado que no es necesario y que esta parte del proceso podría solventarse con el pago de una multa.

Trayectorias dispares

El pasado reciente de Clinton y Obama no incluye batallas a favor de la reforma amplia como las emprendidas por McCain en los últimos cinco años.

En 2003, el Senador de Arizona respaldó el proyecto bipartidista AgJobs (junto con el senador Edward Kennedy (Massachussets) para conceder visas a trabajadores campesinos y permitir que después de un tiempo conseguir la residencia permanente con el respaldo de sus patronos.

Dos años más tarde, en 2005, respaldó otro proyecto bipartidista para reformar la ley de inmigración y otorgar una vía de legalización amplia a la mayoría de los indocumentados que viven en el país.

publicidad

El plan, que segmentó a los indocumentados en tres grupos y a cada uno de ellos lo trató de manera diferente, sirvió de base para un proyecto que aprobó el Senado en mayo de 2006.

Y entre marzo y abril de 2007 McCain participó en las reuniones secretas entre negociadores demócratas, republicanos y la Casa Blanca para aprobar un borrador de reforma migratoria que luego fue cancelado por falta de apoyo bipartidista.

La reforma estancada

En los últimos dos años la reforma migratoria ha sido congelada en dos ocasiones en el Congreso de Estados Unidos, el 3 de junio de 2006 y el 28 de junio de 2007, por falta de apoyo bipartidista.

El plan de 2006 consistía en dos versiones, una restrictiva aprobada por la Cámara de Representantes, y otra amplia del Senado que debían ser armonizadas por el Comité de Conferencia, instancia que fue cancelada por el entonces liderazgo republicano.

El partido de Bush argumentó que el plan amplio del Senado no era congruente con la política de seguridad nacional, cerrando la puerta a la legalización de los indocumentados.

El último proyecto fue redactado en secreto por negociadores demócratas, republicanos y de la Casa Blanca, e incluía una vía de legalización, un fuerte componente de seguridad nacional y multas de hasta $13,500 por indocumentado.

La iniciativa se detuvo porque el Senado no consiguió los 60 votos (sobre 100) mínimos que requería para que se convirtiera en ley.

publicidad

Cómo van los candidatos

Clinton y Obama encabezan la elección demócrata. Hasta ahora, los candidatos han ganado en los siguientes estados:

  • Hillary Clinton: Arizona, New Hampshire, Michigan, Nevada, Florida, Massachusetts, Arkansas, New Jersey, California, Nueva York, Oklahoma y Tennessee.
  • Barack Obama: Iowa, Carolina del Sur, Alabama, Olaska, Colorado, Connecticut, Delawere, Idaho, Illinois, Kansas, Minnessotta, Missouri, Dakota del Norte, Utah, Louisiana, Nebraska, Washington y Maine.

Por el lado republicano, McCain encabeza la contienda. El aspirante ha ganado estos estados: New Hampshire, Carolina del Sur, Florida, Arizona, California, Connecticut, Delaware, Illinois, Missouri, Nueva York, Nueva Jersey, Oklahoma y Washington.

Un dato interesante es que McCain ha ganado en aquellos estados donde existe un alto porcentaje de voto hispano, el principal grupo que se beneficiaría de una reforma migratoria, sea restrictiva (como planteó la mayoría de aspirantes republicanos) o amplia y que incluya una vía de legalización (como sostiene Mcain).

Habrá que seguir pendiente del desarrollo de las elecciones primarias hasta conocer a los candidatos que disputarán la presidencia en los comicios de noviembre. Allí se podrá evaluar la esperanza de una reforma migratoria. Y la fecha clave podría ser el 4 de marzo, cuando se celebren elecciones en el estado de Texas, donde vive un importante porcentaje de electores hispanos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad