publicidad

La jefa de la seguridad de Estados Unidos hablará de reforma migratoria

La jefa de la seguridad de Estados Unidos hablará de reforma migratoria

La jefa de la seguridad de EU hablará de avances en el diálogo por la reforma migratoria y legalización de indocumentados.

Temas previstos

Cuatro meses y medio después de ser nombrada por el Presidente Barack Obama para encabezar un grupo multisectorial que definirá las bases de una reforma migratoria, la Jefa de la Seguridad de Estados Unidos, Janet Napolitano, dará a conocer esta semana los avances alcanzados tras varias reuniones con líderes sindicales, políticos, religiosos, abogados, activistas y representantes de gobiernos estatales. La mala noticia es que todo apunta a que el debate se dará en 2010.

Durante la conferencia del viernes 13, Napolitano hablará, entre otros temas, de legalización, pero también de protección de fronteras, seguridad nacional y combate al narcotráfico, dijo el Center for American Progress en un comunicado.

Fuentes de la Casa Blanca dijeron a Univision.com que desde el 25 de junio Napolitano ha sostenido reuniones en varios estados para analizar el tema y recoger inquietudes sobre la reforma migratoria.

Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato de Empleados y Servicios (SEIU), dijo la semana pasada a Univision.com que en esos encuentros se ha conversado sobre legalización, y que en ese tema se ha tratado el asunto de "multas" y otros requisitos para quienes califiquen para un eventual camino hacia la residencia permanente.

Según datos del Pew Hispanic Center, un grupo de Washington que estudia los movimientos de la inmigración, en Estados Unidos viven 11.6 millones de indocumentados y de ellos la mayoría procede de América Latina.

publicidad

Expondrá prioridades

La semana pasada Univision.com había adelantado que Napolitano pronunciará un discurso que resumirá los temas tratados a la hecha y expondrá las prioridades del gobierno ante una eventual reforma migratoria que podría comenzar a ser debatida en el Congreso en el primer trimestre de 2010, siempre y cuando se apruebe en tiempo la reforma de salud, que el sábado fue votada favorablemente en la Cámara de Representantes.

Napolitano fue nombrada para liderar el grupo multisectorial el 25 de junio, durante una reunión en la Casa Blanca entre el presidente Barack Obama y representantes del menos 400 organizaciones a favor de los derechos de los inmigrantes, jefes de policía, abogados, religiosos y legisladores de ambas cámaras del Congreso.

Durante ese encuentro, Obama señaló que se trababa de un primer paso para redactar un proyecto que no sólo refuerce la seguridad de Estados Unidos, sino que incluya una vía de legalización para millones de inmigrantes indocumentados que llevan tiempo en Estados Unidos, pagan impuestos y carezcan de antecedentes criminales, entre otros requisitos.

Clima de esperanza

Para Juanita Valdez Cox, de la Unión de Trabajadores Campesinos en San Juan, Texas, comentó que el encuentro del 25 de junio reavivó la ilusión en millones de inmigrantes y que cientos de organizaciones en todo el país están  trabajando para lograr que el Congreso apruebe el esperado cambio  a las leyes de inmigración.

Según ha reiterado la Casa Blanca, el debate de la reforma migratoria figura como una de las prioridades del Presidente Obama, pero primero el Congreso debe aprobar la reforma de salud y luego entrar a debatir otras reformas tales como la energética y medio ambiente.

El sábado y después de ocho meses de intensos debates, la Cámara de Representantes aprobó la reforma de salud que Obama envió al Congreso el 5 de marzo. Ahora falta que el Senado la debata y apruebe. De aprobar una versión distinta, el Comité de Conferencia tendría que ser convocado para armonizar ambas versiones, hecho que podría dilatar varias semanas.

¿Cree usted que que el Congreso aprobará la reforma migratoria en 2010? Comente aquí.

Reforma incierta

La semana pasada Univision.com reportó que la probable fecha de discusiones en el Congreso de la reforma migratoria estaría muy cercana con el arranque de la campaña electoral de medio tiempo (mediados de marzo), situación que pone en aprietos el futuro de millones de indocumentados que temen ser detenidos, encarcelados y deportados de Estados Unidos.

Las alarmas se encendieron cuando The Associated Press reportó que el líder demócrata del Senado, Harry Reid (Nevada), dijo que el Congreso no lograría cumplir con el plazo de fin de año para aprobar la reforma de salud, debate que se inició a comienzos de marzo y que ha estado postergando los debates de las reformas de las leyes de medio ambiente, energéticos e inmigración.

publicidad

La agencia noticiosa indicó, además, que el aplazamiento del debate de la reforma de salud generará mayor incertidumbre teniendo en cuenta las campañas electorales de 2010, cuando los estadounidenses renueven un tercio del Congreso y un significativo número de gobernadores.

Pero la oficina de Reid respondió que el Senador no había dicho la afirmación publicada por AP y que sus comentarios habían sido tomados desde un contexto diferente. "El Senador Reid está comprometido con la aprobación del plan de reforma de salud y lo empujará para que se apruebe este año", dijo José Parra, vocero hispano del líder en el Senado.

Puntos pendientes

Mientras el Congreso resuelve el debate de la reforma de salud, dirigentes de más de 600 organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes y que participan en los debates para la elaboración de un proyecto de ley de reforma migratoria -y que se han reunido con Napolitano- continúan en campaña permanente para presionar al legislativo -por medio de una acción diaria de mensajes electrónicos a los congresistas- y resolver puntos que todavía no han sido resueltos en las conversaciones con Schumer.

Entre ellos, por ejemplo, el perfil del inmigrante indocumentado que calificaría para la legalizar su permanencia (una especie de reforma para santos) en Estados Unidos, las multas para abandonar el estado de ilegalidad y si los extranjeros sin papeles tendrán o no la obligación de salir del país antes de iniciar el proceso hacia la green card o tarjeta verde.

publicidad

"Estamos trabajando con eso", reiteró Medina, pero advirtió que todavía algunos senadores demócratas (entre 10 y 12) no apoyarían una reforma amplia que permita a millones de indocumentados legalizar sus permanencias.

"Por eso estamos buscando el respaldo de senadores republicanos", para completar los 60 votos necesarios en el Senado.

En la Cámara de Representantes se requieren 218 votos de los 435 asientos existentes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad