publicidad

La Casa Blanca presionó a Obama para que apruebe una reforma migratoria

La Casa Blanca presionó a Obama para que apruebe una reforma migratoria

La administración saliente dijo al presidente electo que debería concentrarse en una reforma migratoria lo antes posible.

Bush no pudo

WASHINGTON - La administración saliente del presidente George W. Bush dijo al presidente electo, Barack Obama, que debería concentrarse en una reforma migratoria lo antes posible para construir un sistema migratorio compasivo y justo. Y agregó que este paso debería convertirse en un objetivo esencial de su política hacia América Latina, reportó la Agencia Francesa de Noticias ( AFP).

"La manera más radical de avanzar la agenda de Estados Unidos en este hemisferio (América Latina) sería, para el nuevo gobierno, trabajar con el Congreso para aprobar una reforma migratoria global, dijo en Washington el consejero de Seguridad Nacional del mandatario saliente, Stephen J. Hadley durante una conferencia en un centro académico.

La administración de Bush, que inició el 20 de enero de 2001, fracasó en varios intentos por aprobar una reforma migratoria pese a que durante seis años tuvo el control del Congreso.

En 2003, el propio Bush recomendó una iniciativa para otorgar visas temporales de trabajo a unos 3 millones de campesinos, pero la iniciativa fracasó porque no incluía una vía de legalización permanente para unos 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

Adiós esperanzas

En diciembre de 2005 la Casa Blanca respaldó un proyecto de ley que se debatía en la Cámara de Representantes (HR 4435) que entre otras recomendaciones criminalizaba la estadía indocumentada (por ahora una falta de carácter civil), ordenaba la construcción de un muro en la frontera con México, castigaba la contrata ilegal y cualquier tipo de asistencia a indocumentados y contemplaba aumentar las redadas y las deportaciones de extranjeros.

publicidad

El plan fue aprobado, pero en mayo de 2006 el Senado aprobó una versión distinta que incluía, además de fortalecer la seguridad en las fronteras, una vía de legalización que favorecía a indocumentados que llevaran tiempo en el país, pagaran impuestos y carecieran de antecedentes criminales.

El 3 de junio de ese el entonces liderazgo republicano canceló el nombramiento del Comité de Conferencia -que armonizaba ambas versiones- aduciendo razones de seguridad nacional.

¿Piensa usted que el presidente George W. Bush hizo suficiente por aprobar la reforma migratoria durante su mandato de ocho años? Comente aquí.

El último debate

En marzo de 2007, la Casa Blanca y un grupo de senadores demócratas y republicanos elaboró en secreto un proyecto de reforma migratoria que incluía un complejo sistema de legalización a cambio de multas hasta por $13,500 por persona.

Agregaba que los inmigrantes que calificaran en el plan tenían que salir del país para luego poder legalizar la entrada e iniciar el largo camino hacia la residencia, que podía demorar entre 8 y 11 años.

El plan fracasó por falta de apoyo bipartidista. Los republicanos no aceptaron, como en el debate de 2006, el pedido de Bush de votar en bloque para aprobar el proyecto.

Justifican a Bush

A pesar de la baja popularidad del presidente saliente -la peor en términos históricos tanto en América Latina como en Estados Unidos-, Hadley aseguró que el propósito de Bush fue intentar demostrar que "la libertad es el sendero para la prosperidad".

Además de aprobar una reforma migratoria cuanto antes, Hadley también recomendó al presidente electo ratificar los tratados de libre comercio con Colombia y Panamá.

La oficina de Obama ha reiterado en varias ocasiones que mantiene en pié el compromiso de su campaña de promover una reforma migratoria en el Congreso durante el primer año de su mandato, que arranca el 20 de enero.

El Plan de Obama

Un proyecto de reforma migratoria publicado en internet por la campaña, se basa en seguridad (detener el cruce de indocumentados por las fronteras y verificación de empleo), contratación de trabajadores extranjeros calificados (mejoras en los programas de visas tipo H, que incluye a profesionales con destrezas especiales y campesinos), la reunificación familiar y la legalización de indocumentados.

El plan repararía el actual sistema migratorio que considera "roto", pero advierte que en ese esfuerzo las soluciones serán "duras" y "prácticas", y que éstas responderán a las necesidades actuales del país.

La forma en cómo pondrá término a la clandestinidad, el plan señala que será por medio de un programa que beneficiará a aquellos que llevan tiempo en el país, carecen de antecedentes criminales, paguen una multa, aprendan inglés y se pongan al final de la cola para tramitar la residencia.

publicidad

Cinco años después de conseguida la tarjeta verde (que podría dilatar entre 8 y 11 años), podrán gestionar la ciudadanía.

Ampliación de cuotas

La campaña recomienda modificar y ampliar la cuota anual de visados de inmigrantes regulada por el Departamento de Estado.

Al ampliar el número de visas se reducirán las esperas de cupo de visa de pedidos familiares, que actualmente en algunos casos dilata entre 12 y 18 años, dependiendo del grado de parentesco.

También sugiere acelerar el proceso de verificación de antecedentes por parte de la Oficina de Federal de Investigaciones (FBI), y con ello acortar el proceso para convertirse en residente permanente o ciudadano.

Algunos casos de petición de tarjeta verde o naturalización dilatan entre 18 meses y tres años, tiempo que impacta de manera negativa la reunificación familiar.

Empleos seguros

El plan incluye personal adicional para la patrulla fronteriza y recomienda eliminar los incentivos que facilitan el ingreso ilegal, entre ellos mejorar el actual sistema de verificación de empleo, conocido como E-Verify.

También encarga crear un nuevo sistema de elegibilidad para que los empleadores verifiquen que sus empleados están legalmente en el país y sean elegibles para trabajar en Estados Unidos.

En cuanto a las redadas, la Oficina del Presidente Electo reiteró que las redadas de inmigración son ineficaces.

publicidad

A pesar de un incremento de 1 a 7 el número de batidas en los últimos años, las redadas sólo lograron detener a 3.600 inmigrantes en 2006 y causado gran daño en familias de inmigrantes, apuntó.

Recomienda revisar las políticas que ejecuta el DHS, pero no se pronuncia respecto a si serán de inmediato canceladas o no.

Pasos a seguir

Para que la reforma migratoria sea aprobada, se requieren 60 de los 100 escaños del Senado y dos tercios de la Cámara de Representantes, que consta de 435 asientos.

Si las cámaras aprueban proyectos distintos, la presidencia del Congreso convocará al Comité de Conferencia (integrada por representantes de ambos partidos) para que armonice ambas versiones y redacte una ley final. Una vez aprobada, se envía al despacho del presidente, quien tiene facultades de aprobar o vetar la decisión del Congreso.

Los demócratas obtuvieron en la elección del 4 de noviembre 57 escaños en el Senado. Los dos escaños independientes anunciaron que votarán por los demócratas. Los republicanos cuentan con 41 asientos en la cámara alta del senado estadounidense.

El debate de la reforma migratoria podría dilatar meses, incluso años.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad