publicidad
La doctora Victoria M. DeFrancesco Soto es Assistant Professor, Department of Political Science Faculty Fellow, Institute for Policy Research Northwestern University.

Inmigración y el Informe Presidencial: ¿Serias intenciones?

Inmigración y el Informe Presidencial: ¿Serias intenciones?

Al buen entendedor pocas palabras le bastan. En su segundo informe presidencial, Barack Obama sólo mencionó brevemente el tema de inmigración.

La doctora Victoria M. DeFrancesco Soto es Assistant Professor, Departme...
La doctora Victoria M. DeFrancesco Soto es Assistant Professor, Department of Political Science Faculty Fellow, Institute for Policy Research Northwestern University.

Barack Obama no mencionó palabras clave como Dream Act o legalización

Por: Dra. Victoria M. DeFrancesco Soto

Al buen entendedor pocas palabras le bastan. En su segundo informe presidencial, Barack Obama sólo mencionó brevemente el tema de inmigración. Se refirió a la importancia de aprobar el DREAM Act, pero no lo mencionó por su nombre y tampoco dio detalles. Sabemos que con los resultados de las elecciones del 2010, la perspectiva de una reforma de inmigración es poco probable o imposible a corto plazo.

La dinámica política entre el Congreso federal y la Casa Blanca no permitirá que se toque el tema de la inmigración, aunque éste seguirá siendo uno de los temas políticos más candentes, pero a nivel estatal. En la actualidad ya son casi 20 los estados que tienen legislación antiinmigrante.   Tan sólo en el estado de Texas hay más de 40 propuestas legislativas que tienen algún componente antiinmigrante.   En Virginia se ve una propuesta tipo SB1070 (de Arizona), pero además se está proponiendo legislación para verificar el status migratorio de cada estudiante que asiste a la escuela pública.

publicidad

En varios estados también se busca negarles la ciudadanía estadounidense a personas nacidas aquí si sus padres no son ciudadanos. Este tipo de medidas se puede esperar de un estado con un historial antiinmigrante como el de Arizona.  Pero estamos viendo a estados como Pensilvania, Oklahoma y Georgia dar los mismos pasos. En el 2011 la ley SB1070 nos va a parecer leve comparada a lo que veremos.

La elección del 2010 produjo una ola republicana basada en el movimiento ultraconservador del “Tea Party”. Más que a nivel federal, la ola se sintió en los capitolios estatales. Con un mayor número de republicanos ultraconservadores en las cámaras estatales y de gobernadores republicanos, la aprobación de legislación antiinmigrante está casi asegurada en un mayor número de estados.

Es obvio que el sistema de inmigración en este país no funciona. Lógicamente, al no encontrarse una solución a nivel nacional mayor relevancia habrán de adquirir las leyes antiinmigrantes en los estados. Estas leyes no sólo violan las actuales leyes federales, sino que también perjudican la economía de este país.

Siendo candidato, Barack Obama se comprometió a realizar una reforma migratoria. Hoy como presidente no puede lavarse las manos simplemente porque no tiene una mayoría demócrata en la Cámara de Representantes. Ahora más que nunca es necesario encontrar una solución. El ignorar el tema no hará que desaparezca. Al contrario. El patrón que estableció la ley SB1070, seguirá y con furia.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad