publicidad

Estudio dijo que deportaciones masivas en EU sería un "desastre humano"

Estudio dijo que deportaciones masivas en EU sería un "desastre humano"

Estudio dijo que la reforma migratoria debe incluir la legalización y advirtió que deportaciones masivas son un desastre humano.

Clima de "confianza"

WASHINGTON - Un nuevo estudio publicado en Washington DC concluyó que la reforma migratoria debe incluir una amplia vía de legalización. Y advirtió que la expulsión de millones de indocumentados sería un desastre humano, económico y diplomático para Estados Unidos.

Elaborado por el Instituto Brookings, el informe minimizó la resistencia de aquellos que se oponen otorgar el beneficio de la residencia a los “sin papeles” y apuntó que la aprobación de la reforma en el Congreso reforzaría el respeto de la ley, y que una legalización a través de una serie de medidas apuntarían a “construir” un clima de "confianza".

En caso contrario, que en vez de incluir una vía de legalización se optara por el regreso de 12 millones de personas (el número de indocumentados en Estados Unidos), “sería una elección catastrófica: enormemente costosa, diplomáticamente desastrosa y muy costosa en términos humanos", precisó el estudio.

La muestra fue el resultado de un debate de diez meses entre 20 académicos, ex funcionarios y líderes sociales de diversas tendencias.

Algunas sugerencias

El reporte Brookings agregó que una de las medidas que puede generar mayor confianza y debe tomarse junto a la legalización, es la instauración de un sistema de verificación en los lugares de trabajo, que evite la contratación de personas no autorizadas o sin el permiso para laborar extendido por la Oficina de Ciudadanía y Servicios Migratorios (USCIS).

publicidad

Además, la legalización de los inmigrantes debería estar condicionada a que hayan estado al menos cinco años en el país, que tengan empleo estable, que hayan pagado impuestos, que no tengan antecedentes penales y que estudien inglés, señaló el informe.

Desde que el Presidente Barack Obama tomó posesión, el 20 de enero, al menos dos proyectos de ley han sido anunciados en el Congreso: uno está liderado por el senador Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y el otro por el legislador Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois).

Ambos proyectos coinciden en un fuerte componente de seguridad nacional, un programa de trabajadores huéspedes y condiciones estrictas para que ciertos indocumentados alcancen la legalización. Los requisitos son similares a los detallados en el estudio.

¿Cree usted que el gobierno de Washington tenga contemplado deportar a todos los indocumentados en caso que el Congreso no apruebe la reforma migratoria? Comente aquí.

Beneficio amplio

Según cálculos de Brookings, un 70% de los inmigrantes indocumentados (alrededor de 8.4 millones) calificaría para recibir documentos como residentes permanentes en Estados Unidos.

En varias ocasiones Obama ha manifestado su intención de luchar para que el Congreso apruebe una reforma migratoria a más tardar a principios de 2010, aunque la Casa Blanca admite que no cuenta aún con los votos para concretarla.

Entre junio y septiembre Univision.com ha reportado que tanto el plan de Schumer como el de Gutiérrez no cuentan, por ahora, con respaldo republicano, razón que ha demorado la entrega de los proyectos en ambas cámaras del legislativo.

"Se llevan a cabo conversaciones", dijo la oficina de Harry Reid (Nevada), líder de la mayoría demócrata en el Senado.

Debates inconclusos

En los últimos tres años y medio el debate de la reforma migratoria ha tenido dos fracasasen el Congreso, uno en junio de 2006 y el segundo en junio de 2007.

Ambas interrupciones obedecieron a falta de apoyo bipartidista y presiones de grupos conservadores republicanos y demócratas.

Fuentes del Congreso consultadas por Univision.com dijeron que sin apoyo de ambos partidos es improbable que la reforma se apruebe en 2010.

Replanteo de visas

Por otro lado, el estudio señaló que de los 1.1 millones de inmigrantes legales que ingresan al año a Estados Unidos, 63% son familiares de personas ya residentes, por lo que debería restringirse el otorgamiento de visas a familiares y enfocarlas hacia trabajadores calificados.

Actualmente sólo se otorgan 180,000 visas a trabajadores calificados, cifra que debería duplicarse, según Brookings.

El estudio también recomendó incluir en el proyecto de reforma migratoria la creación de una Comisión de Inmigración independiente, que sea un foro deliberativo sobre el tema que pueda recomendar al Congreso cuáles deben ser los topes de otorgamiento de visas.

publicidad

Este estudio se propuso "encontrar un punto común, que seguramente no va a satisfacer completamente a ninguna de las partes", pero es un "esfuerzo por tratar de lograr una mayoría" que impulse la aprobación de la reforma, señaló Williams Galston, uno de los autores del informe de Brookings.

Batalla cuesta arriba

Como un reflejo de las dificultades que enfrenta esta reforma, durante un debate en la presentación del informe, expertos advirtieron que su aprobación no será fácil.

"El hecho de que tengamos una crisis económica no necesariamente significa que no se pueda introducir esta ley, pero puede pasar bastante tiempo antes de que se apruebe", señaló James Gimpel, profesor de la Universidad de Maryland.

"Llevará tiempo ante de que los congresistas convenzan a sus electores de algunas ideas controversiales" previstas en la reforma, dijo Gimpel.

Asunto de números

Los demócratas cuentan con 58 de los 100 escaños del Senado, pero entre 10 y 12 legisladores no son partidarios de una reforma migratoria generosa que incluya una vía segura de legalización para inmigrantes indocumentados.

Para que la reforma sea aprobada se necesitan 60 votos.

En la Cámara de Representantes existe la misma dificultad. Los demócratas tienen una mayoría relativa con 235 asientos frente a los 198 publicanos y 1 independiente. Para aprobar la reforma se requieren de 219 votos, pero los demócratas no tienen los votos necesarios y necesitan el respaldo republicano.

publicidad

Promesa en veremos

Durante la campaña presidencial, Obama prometió que presentaría una propuesta de reforma migratoria en los primeros 100 días de su gobierno y luego cambió la fecha para el primer año de mandato. El compromiso está retrasado a causa de demoras en el debate y aprobación de la reforma de salud.

Antes de la reforma migratoria, la agenda del Congreso contempla los debates de la reforma energética y el cuidado del medio ambiente. Es probable que la reforma migratoria sea debatida entre el primer y segundo trimestre de 2010, año en que los estadounidenses acudirán nuevamente a las urnas para renovar parte del Congreso y algunas gobernaciones.

Los resultados podrían modificar el actual escenario político estadounidense, construido en los comicios del 4 de noviembre de 2008, cuando Obama fue electo como el 44 Presidente de Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad