publicidad

Denuncias redadas en NY

Denuncias redadas en NY

Una familia ecuatoriana enfrenta la deportación luego de que sus miembros fueron detenidos en tren de largo recorrido.

Suben con perros

NUEVA YORK - Una familia ecuatoriana enfrenta la deportación luego de que sus miembros fueron detenidos por agentes de inmigración en un tren de largo recorrido de la compañía Amtrack, denunciaron el miércoles durante una protesta organizaciones pro inmigrantes.

Aseguraron, en una manifestación frente a la concurrida "Penn Station" en Manhattan, donde llegan y arriban viajes del Amtrack y la empresa de autobuses Greyhound, que tanto agentes de Inmigración como de la Patrulla Fronteriza presuntamente realizan arrestos durante los viajes de estas compañías de transporte.

"No le avisan a los pasajeros que van a tener una inspección (de los agentes) y mucha gente está cayendo en la trampa", comentó María Muentes, de la organización Familias Pro Libertad.

"Agentes de Inmigración y la Patrulla Fronteriza suben, a veces con perros, y piden identificación y si no la pueden producir, van presos", aseguró la activista, quien recordó a los inmigrantes que tienen derecho a pedir un abogado cuando sean detenidos.

Perfil racial

Muentes señaló además que han aumentado las llamadas de pasajeros denunciando esta situación, como la familia ecuatoriana, detenida el pasado enero.

Sonia, su esposo y dos hijos de 18 y 17 años, que residen en Nueva York, regresaban de visitar familiares en Chicago cuando agentes de Inmigración entraron al tren en Washington y pidieron documentos "a los que parecían latinos", según la inmigrante.

publicidad

"Ahora estoy enfrentando la deportación porque usé los servicios de Amtrak, lo último que esperaba era que nos iban a llevar presos", dijo la mujer, que describe como "terror" la experiencia que vivió ese día junto a su familia.

"Vi cómo los agentes de Inmigración iban nada más con los latinos y le pedían los papeles. Incluso, vi que arrestaron a una familia que tenían permisos de trabajo, pero dijeron que no era suficiente", recordó.

"Ellos no piensan"

La inmigrante aseguró que le "dolió mucho" cuando la separaron de su hijo mayor de 18 años.

"Cuando empecé a llorar me preguntaron por qué lloraba tanto, si no era para tanto. Ellos no piensan que nosotros somos humanos", señaló Sonia, cuyo esposo e hijo mayor fueron enviados a una cárcel de inmigración en Nueva York y ella y el menor de 17 años fueron dejados en libertad.

Su esposo e hijo pasaron dos días en prisión sin que ella supiera al principio dónde estaban y quedaron en libertad tras el pago de una fianza.

También en buses

"Cuando regresaban a su hogar en un autobús de la Greyhound también fueron cuestionados por agentes de Inmigración. No los arrestaron porque les mostraron los papeles de Inmigración", dijo Muentes, quien comentó que al contactar con otros grupos comunitarios supieron de otros inmigrantes detenidos bajo iguales circunstancias.

"Pensábamos que ocurría a veces (las inspecciones de los agentes), pero nos están llamando muchas familias cada semana porque les ha pasado eso", comentó.

Por su parte, Juan Carlos Ruiz, director del Movimiento Nuevo Santuario, argumentó que las autoridades señalan que se trata de seguridad fronteriza "pero realmente es un pretexto para detener a los inmigrantes a donde quiera que estén".

"Es increíble que estas compañías no les avisen a las familias de que enfrentan una inspección de inmigración cuando viajen con ellos", afirmó.

Consejos adecuados

Las organizaciones señalaron a los inmigrantes que cuando sean detenidos no mientan, sobre su derecho a tener un abogado, a no firmar ningún documento, a no pelear o discutir con los agentes y a que informen a sus familias su paradero.

También recordaron a los inmigrantes que si no tienen documentos requeridos que no viaje en Amtrak o Greyhound.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad