publicidad
El senador demócrata Charles Schumer (Nueva York), presidente del Subcomité de Inmigración del Comité Judicial del Senado, es pieza clave en la aprobación del Dream Act.

Crece presión a favor del Dream Act

Crece presión a favor del Dream Act

Estudiantes indocumentados de Nueva York redoblan esfuerzos para que el Congreso debata y apruebe este año el proyecto de ley Dream Act.

El senador demócrata Charles Schumer (Nueva York), presidente del Subcom...
El senador demócrata Charles Schumer (Nueva York), presidente del Subcomité de Inmigración del Comité Judicial del Senado, es pieza clave en la aprobación del Dream Act.

Estudiantes urgen al Congreso

NUEVA YORK " Miles de estudiantes indocumentados con excelentes calificaciones y que entraron a Estados Unidos siendo niños, no se rinden y sueñan con tener una oportunidad de regularizar sus permanencias. Si no lo consiguen por medio de una reforma migratoria, están decididos a seguir batallando para que el Congreso debata y apruebe el proyecto de ley Dream Act, que fue puesto sobre la mesa de debate por primera vez en 2003.

En Nueva York, estudiantes inmigrantes anunciaron que durante tres días organizarán diversos actos para solicitar al senador Charles Schumer y a la congresista Nydia Velázquez la aprobación inmediata del proyecto.

Velázquez es la única congresista de Nueva York que no patrocina el proyecto y los estudiantes están decididos a convencerla que lo respalde.

publicidad

Falta de apoyo

En el curso de siete años la legislación, que cuenta con el apoyo de religiosos, sindicatos, abogados, empresarios, universidades, religiosos y organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes, entre otros, ha sido debatida sin éxito por falta de apoyo bipartidista.

De ser aprobada, beneficiaría a más de dos millones de jóvenes que fueron traídos por sus padres siendo niños, se quedaron a vivir sin papeles y han logrado sobresalir en sus escuelas pero no pueden ingresar a la universidad por ser indocumentados.

Los estudiantes señalaron, además, que el senador Schumer, presidente del Subcomité de Inmigración del poderoso Comité Judicial de la Cámara Alta, logró que varios republicanos apoyasen un proyecto que asigna fondos para asegurar la frontera con México, "pero no se ha esforzado para ayudar a nuestras comunidades inmigrantes".

Se refirieron a un proyecto presentado por Schumer y aprobado el pasado jueves, que asigna $600 millones para ayudar a asegurar la frontera sur del país con México.

Fuera de agenda

"El Dream Act es un proyecto de ley que tiene apoyo bipartita para ser aprobado como un proyecto independiente, pero el senador Schumer y la congresista Velázquez no han tomado acción alguna", señala un comunicado de prensa difundido el lunes.

La primera acción planificada se llevará a cabo este martes y consistirá en una reunión para informar a la comunidad sobre el Dream Act. El miércoles tienen previsto una marcha desde la oficina que Velázquez tiene en la parte baja de Manhattan hasta la que la congresista tiene en el sector Williamsburg en Brooklyn, bajo la consigna "deja de matar nuestros sueños".

El jueves, los estudiantes se desplazarán desde la oficina de Velázquez, en Brooklyn, hasta la del senador Schummer en Manhattan, donde el pasado junio hicieron una huelga de hambre de diez días.

No se rinden

Los jóvenes que batallan por el Dream Act se han inspirado en acciones de desobediencia civil realizadas en todo el país y ven la manifestación en Nueva York como "el próximo paso en la lucha" por los derechos civiles y humanos de los jóvenes inmigrantes sin papeles que vinieron a estados unidos siendo niños.

De ser aprobada por el Congreso, el Dream Act permitiría que miles de estudiantes sin papeles que entraron siendo niños a Estados Unidos tramiten la residencia legal y, luego de cinco años, la ciudadanía estadounidense.

El proyecto de ley fue enviado al Congreso por primera vez en 2003 y es apoyado por cientos de organizaciones que luchan por los derechos de los inmigrantes, incluso la Casa Blanca.

El Consejo Nacional de la Raza (NCLR) asegura que el Dream Act beneficiará a miles unos 450 mil inmigrantes indocumentados por año, todos ellos estudiantes sobresalientes.

Campaña alterna

La organización y decenas de grupos pro inmigrantes llevan casi siete años insistiéndole al Congreso que apruebe la ley DREAM Act, y la batalla continúa.

En febrero, La Raza reiteró una campaña digital para que el legislativo retome el debate y active los sueños de miles de estudiantes indocumentados sobresalientes.

publicidad

Con mensajes electrónicos y un texto breve titulado: "Un sueño aplazado", la Raza presiona a los 100 Senadores para que decidan abrir la discusión. Agregó que cada año miles de excelentes estudiantes, con un futuro prometedor y la disposición de alcanzar grandes sueños, ven frustradas sus esperanzas porque su condición migratoria no les permite escalar dentro de la sociedad estadounidense.

Indicó que entre ellos hay estudiantes talentosos, dedicados y futuros líderes que esperan la oportunidad de devolverle a Estados Unidos lo que el país ha hecho por ellos.

Tarjeta verde

De ser aprobado el proyecto, ya sea insertado en la reforma migratoria o por separado, concederá a los estudiantes sin papeles que ingresaron siendo niños a Estados Unidos en compañía de sus padres, una residencia temporal y, al término de sus estudios universitarios, podrían solicitar la residencia permanente al servicio de inmigración.

"No podemos dejar que este talento continúe siendo malgastado. Ahora es la hora para que el Congreso la apruebe y permita que el tremendo potencial que estos estudiantes tienen pueda ser aprovechado por nuestras comunidades y nuestro país", enfatizó La Raza.

Los favorecidos por el Dream Act ganarían la residencia sólo si obtienen un título universitario, y si durante el paso por la universidad mantienen el mismo nivel de calificaciones obtenido durante la secundaria.

publicidad

En 2007 fracasaron al menos tres intentos -sólo en el Senado- por aprobar el proyecto.

Además de La Raza, la iniciativa es respaldada por The American Federation of Labor-Congress of Industrial Organizations (AFL-CIO), el sindicato más grande del país, así como por decenas de entidades que defienden los derechos de los inmigrantes.

Otros detalles

El Dream Act permitiría:
  • La visa de residencia temporal se otorgaría sólo si el alumno ingresó a Estados Unidos antes de los 16 años.
  • El alumno favorecido tiene que haber vivido en Estados Unidos durante los cinco años anteriores a la aprobación de la ley.
  • El estudiante tiene que poseer buen carácter moral, demostrar buen comportamiento y no tener antecedentes criminales.
  • Los estudiantes beneficiados ganarán la residencia legal definitiva si durante los 6 años con residencia temporal obtienen un título universitario, y si durante el paso por la universidad mantienen el mismo nivel de calificaciones obtenido durante la secundaria.
  • También deberán servir por lo menos dos años en las fuerzas armadas o realizar cerca de 1,000 horas de trabajo voluntario en programas aprobados por el departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS).
  • Regularizar el estatus migratorio de los estudiantes indocumentados que hayan ingresado a los Estados Unidos antes de los 16 años de edad, completen la educación secundaria, dos años de educación universitaria o hagan el servicio militar.
publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad