publicidad
Los congresistas Eric Cantor (R-Virginia), líder de la mayoría en la Cámara de Representantes y John Boehner (R-Ohio), Presidente del Congreso.

Asoma plan del Grupo de los Siete y Boehner endosa proyecto para soñadores

Asoma plan del Grupo de los Siete y Boehner endosa proyecto para soñadores

Plan de reforma del Grupo de los Siete incluye la ciudadanía para los indocumentados, pero deberán aceptar que violaron la ley.

Los congresistas Eric Cantor (R-Virginia), líder de la mayoría en la Cám...
Los congresistas Eric Cantor (R-Virginia), líder de la mayoría en la Cámara de Representantes y John Boehner (R-Ohio), Presidente del Congreso.

Cantor incluye ciudadanía para los dreamers, mientras el grupo bipartidista la extiende a todos los indocumentados pero con duras condiciones

The Washington PostDel primer anteproyecto, el líder republicano de la Cámara, Eric Cantor, elabora un plan para beneficiar a jóvenes sin papeles que ingresaron siendo niños a Estados Unidos y se conocen como dreamers o soñadores.

El proyecto fue endosado por Boehner el martes. Dijo que dar ciudadanía a inmigrantes indocumentados traídos de niños por sus padres es “un asunto de justicia básica”.

El líder de la Cámara señaló que varios de sus colegas republicanos creen que éste es un tema que debe ser atendido.

Cantor, ex integrante del Grupo de los Ocho que redactaba un plan de reforma migratoria, abandonó la instancia en junio por desacuerdos en materia de seguridad.

publicidad

Boehner rechazó debatir el plan de reforma migratoria del Senado aprobada en junio y que incluye una vía de legalización para millones de indocumentados. Ha insistido en abordar el tema “paso a paso” priorizando el tema de la seguridad fronteriza.

El Grupo de los Siete

Al tiempo que Boehner declaró su respaldo al plan de Cantor, el diario The Washington Post reportó el miércoles que el Grupo de los Siete (cuatro demócratas y tres republicanos) de la Cámara (sin la participación de Cantor) está cerca de concluir la redacción de un plan que incluirá un camino a la ciudadanía, pero con más restricciones que las estipuladas en el plan del Senado.

Advirtió que el endurecimiento de los requisitos para la ciudadanía contenidos en el plan no serían suficientes para convencer a los republicanos para decidan debatir la iniciativa en el pleno.

Boehner ha dicho que para hacerlo se necesita la mayoría de la mayoría, es decir 118 votos. De los 234 asientos republicanos en la Cámara, entre 60 y 70 apoyan un plan como el del senado, dijo a UnivisionNoticias.com el congresista demócrata de Florida, Joe García.

Los republicanos también insisten en debatir la reforma migratoria por partes enfatizando en la seguridad fronteriza.

El plan del Grupo de los Siete

The Washington Post dijo que el plan del Grupo de los Siete podría convertirse en una oportunidad para que líderes republicanos demuestren que están dispuestos a llevar el tema migratorio a término.

Añadió que algunos demócratas que integran el Grupo de los Siete estarían dispuestos a aceptar algo a la derecha del proyecto del Senado con tal de conseguir los votos necesarios para tener una mayoría de la mayoría y llevar un plan al pleno.

Del plan del Grupo de los Siete, el diario dijo que incluye una figura jurídica provisional para indocumentados con derecho a trabajar desde el inicio del camino a la legalización.

El anteproyecto exige que los indocumentados admitan haber violado las leyes (en un sentido civil) y entrar en una fase de probatoria durante el cual tendrían derechos legales similares a las establecidas por el plan del Senado.

Libertad condicional

La aceptación de haber violado las leyes coloca a los indocumentados en un estado de libertad condicional hasta que se cumpla un plazo de cinco años para que puedan iniciar el proceso de residencia permanente.

Agrega el plan la puesta en funcionamiento obligatorio del programa federal E-Verify en un plazo de cinco años. De no conseguirlo en este plazo, aquellos inmigrantes bajo el estado de “libertad condicional” perderán esa condición y volverán a ser indocumentados.

Cinco años después de obtenida la residencia permanente (green card), los favorecidos podrán tramitar la ciudadanía.

El Plan B

Todas las alternativas que se barajen en el Congreso forman parte del Plan A de la reforma migratoria o la “vía legislativa” señalada el martes por el Presidente Barack Obama durante una entrevista con la cadena Univision.

publicidad

Pero en el caso de fracasar las conversaciones en la Cámara de Representantes, organizaciones pro inmigrantes y sectores políticos han barajado un Plan B que en última instancia sería pedirle al Presidente una orden ejecutiva para darles a los indocumentados una especie de TPS o una Acción Diferida como la que tienen dreamers menores de 31 años, a quienes les fue detenida temporalmente la deportación y se les concedió un permiso de trabajo también temporal.

Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice, sostuvo el martes que la vía legislativa está vigente y debe ser agotada. Pero advirtió que la condición impuesta por Boehner, “aquella de la mayoría de la mayoría” permanece en pie y ello permite anticipar que se “está lejos de un resultado” en corto tiempo.

Sharry apuntó que “la única manera de hacer algo es con bipartidismo”. E indicó que al final, quizás no haya un camino hacia la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados, tal vez sólo para 3, 4 o 5 millones.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad