publicidad

Alistan nuevas marchas por la reforma migratoria en Estados Unidos

Alistan nuevas marchas por la reforma migratoria en Estados Unidos

La demora en el arranque del debate migratorio tiene con los "pelos de punta" a decenas de activistas en Estados Unidos...

Siguen negociando

La demora en el arranque del debate migratorio tiene con los "pelos de punta" a decenas de activistas en Estados Unidos. Mientras unos planifican marchas para mediados de octubre y "tomarse las calles" para presionar a los poderes ejecutivo y legislativo, otros están pidiendo a la población que "saturen" las líneas telefónicas de la Casa Blanca y del Congreso con mensajes de respaldo a la legalización de millones de indocumentados.

La reforma migratoria todavía está "veremos". Un proyecto de legislación que iba a ser presentado a comienzos de septiembre por el Senador Charles Schumer (demócrata de Nueva York), fue postergado y no hay fecha para su entrega. Un segundo plan está en manos del también demócrata Luis Gutiérrez (Illinois), pero ambos tienen dificultades porque no cuentan con patrocinio republicano.

"Están buscando co-patrocinadores", reconoció el viernes José Parra, vocero hispano de la oficina del líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid (Nevada). "Están en conversaciones".

Son precisamente esas conversaciones las que inquietan a los activistas, porque en el curso de 2009 no han dado los resultados favorables a una espera que tiene en ascuas a 12 millones de extranjeros "sin papeles", muchos de ellos con hijos y cónyuges estadounidenses o con residencia legal permanente.

publicidad

Marcha en Los Angeles

"Estamos preocupados, pero con el ánimo firme y trabajando para que se inicie el debate migratorio lo antes posible", dijo el activista Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Latino USA de Los Angeles, California. "Saldremos a las calles el sábado 10 de octubre para presionar al gobierno de Barack Obama y al Congreso para que empiecen, no a aprobar la reforma, sino como mínimo introducir algún tipo de paquete para que comencemos una conversación seria sobre el tema migratorio".

Obama prometió, durante la campaña presidencial en 2008, que de ser electo presidente introduciría una propuesta de reforma amplia en el curso de su primer año en la Casa Blanca, pero la promesa se ha visto en peligro por el atraso en el debate de la reforma de salud en el Congreso.

"Nosotros estamos viendo esa dificultad, pero esperamos que una vez aprobada esa reforma (de salud), inmediatamente el Congreso inicie el debate migratorio. Pero para eso tenemos que presionar, llamar, dejar mensajes telefónicos al Presidente y a los líderes de ambas cámaras en el Congreso, para que sientan la presión y entiendan que aquí estamos, solicitándoles una reforma migratoria generosa", apuntó Gutiérrez.

¿Qué opina de las marchas y de los mensajes a favor de la reforma migratoria "generosa"? Comente aquí.

Error táctico

Los demócratas reconocen que no esperaban tantas demoras en el debate de la reforma de salud, y están concientes que la inclusión de firmas republicanas en el borrador de reforma migratoria suavizará el debate y acortará el tiempo de discusiones en el Congreso.

"La idea es contar con la firma de varios (republicanos en los proyectos liderados por Schumer y Gutiérrez)", dijo Parra. "Cuando salgan a luz tendrán más probabilidades de ser aprobados", apuntó.

Los activistas están concientes que la tarea por delante se encuentra "cuesta arriba" y que los ansiados apoyos se harán realidad siempre y cuando la presión de la calle aumente a partir de las próximas semanas.

"Momento clave"

"Nos encontramos en un momento clave para determinar el futuro de nuestra comunidad", dijo Lucero Beebe-Giudice, directora de comunicaciones de Tenants and Workers United. Y agregó que legisladores han prometido propuestas de reforma migratoria y que por ese motivo convocaron a una marcha para el 13 de octubre frente al Capitolio, en Washington DC.

Beebe-Giudice señaló que la presión en las calles forzará al legislativo a debatir la reforma migratoria en 2010, y reiteró que la comunidad inmigrante no debe bajar la guardia y seguir trabajando por una legislación generosa.

"Pero no debemos quedarnos dormidos", advirtió Gutiérrez. "Las marchas por sí solas no son suficientes. Debemos agregar un componente más de presión, las llamadas telefónicas, hasta que saturemos las líneas con mensajes a favor de la reforma migratoria".

publicidad

Números clave

Gutiérrez explicó que durante la marcha del 10 de octubre en Los Angeles, California, "repartiremos folletos con los números directos del presidente (Obama) y de los líderes del Congreso (Nancy Pelosi, de la Cámara de Representantes, y Harry Reid, del Senado), para que los llamen. Y le digan a familiares y amigos que también llamen y dejen un mensaje en el correo de voz. Se trata de una campaña cívica y generosa para que se apruebe un proyecto generoso y amplio", refirió.

Tras una pausa, el activista dijo que no olvidaba la derrota de 2007, cuando las líneas telefónicas de la Casa Blanca y del Legislativo "se vinieron abajo" con una campaña convocada por grupos antiinmigrantes contrarios a la reforma migratoria.

"Ellos abarrotaron las centrales telefónicas y nos ganaron. Pero ahora será al revés, ganaremos nosotros", vaticinó.

No están solos

Otras organizaciones también se alistan para salir a las calles en la costa oeste de Estados Unidos.

Rosa Posadas, presidenta de la Unión de Guatemaltecos Emigrantes (UGE), aseguró que la marcha de octubre por la reforma le exigirá al presidente Obama que cumpla su promesa de campaña.

A su vez, Julio Marroquín, del Sindicato Internacional de Trabajadores de la Construcción (LIU), reiteró que la organización a la que pertenece -integrada por al menos un millón de obreros en Estados Unidos y Canadá- se sumó al esfuerzo a favor de la reforma migratoria justa e integral.

publicidad

"Queremos que la gente se exprese y haga sentir al presidente, y los miembros del Senado y de la Cámara de Representantes, que acelerar la reforma migratoria es vital para la vida política, económica y social" de Estados Unidos".

Convocatorias similares fueron hechas en Nuevo México, Arizona, Florida, Washington, Georgia, Carolina del Norte, Virginia, Oregon, Nevada, Nueva Jersey, Massachussets, Illinois y Nueva York para el fin de semana en que se celebra el Día de la Hispanidad.

Historia de las marchas

Las marchas por la reforma migratoria amplia, que incluya una vía de legalización para la mayoría de los indocumentados, se activaron en Los Angeles en la primavera de 2006 en momentos que el Comité de Conferencia del Congreso se alistaba para armonizar dos proyectos de ley aprobados en ambas Cámaras.

El plan de la Cámara de Representantes, aprobado el 16 de diciembre de 2005, se basó en un fuerte componente de seguridad (muro, verificación de empleo, redadas y deportaciones, entre otros) y no incluyó un camino para que los indocumentados alcanzaran la residencia permanente y luego la ciudadanía.

El 28 de marzo el Senado aprobó una versión que si bien incluyó el tema de la seguridad (muro, verificación de empleo, fondos adicionales a la Patrulla Fronteriza, entre otros), creó una vía de legalización que favorecía a los indocumentados que llevaban tiempo en el país y carecían de antecedentes criminales, pero previo el pago de una multa para obtener la residencia.

publicidad

El 3 de junio de 2006 el entonces liderazgo republicano del Congreso canceló el Comité de Conferencia por razones, dijo, de seguridad nacional, pese a la presión que las marchas de inmigrantes imponían sobre el legislativo.

Meses más tarde los demócratas reconocieron que previo a la suspensión del Comité las plantas telefónicas de ambas cámaras fueron saturadas con mensajes en contra de un proyecto amplio y generoso. La suspensión generó un incremento en las redadas de inmigración y deportaciones de indocumentados.

Debate sin fecha

A principios de agosto Obama anunció en Guadalajara, México, que en el curso de 2009 presentaría al Congreso un plan de reforma "integral" que será debatido en los primeros meses de 2010.

Un borrador que está siendo elaborado por el Senador Schumer sería presentado probablemente en octubre, al igual que un plan que está siendo liderado por el congresista Gutiérrez, pero ambos proyectos por ahora no tienen la firma de legisladores republicanos.

Univision.com reportó que el proyecto de Schumer se basaría en un fuerte componente de seguridad y una estricta vía de legalización, en la que quedarían fuera inmigrantes indocumentados que tengan antecedentes criminales.

También obligaría a todos los indocumentados a registrarse ante el Departamento de Seguridad Nacional antes del primer año de vigencia de la probable reforma y luego iniciar el proceso de regularización. Quienes no lo hagan no calificarían para ningún tipo de beneficio y se expondrían a ser arrestados y deportados del país.

publicidad

El plan de Gutiérrez se asemeja al de Schumer en cuanto a seguridad y restricciones y podría poner severas trabas a inmigrantes que han cometido delitos criminales, además de fijar multas y sanciones económicas para acceder a algún tipo de beneficio.

Los activistas enfatizaron que sin presión y sin "saturar las plantas telefónicas" de la Casa Blanca y del Congreso mensajes de apoyo, "podríamos sufrir la misma derrota" de 2007 y con ello se incrementen las redadas y deportaciones por parte del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad