null: nullpx

Prueba de manejo Infiniti QX60 2014

Sin cambio alguno más que el nombre, la Infiniti QX60 sigue siendo una de las mejores opciones para una SUV mediana de lujo.
9 Oct 2015 – 10:35 PM EDT
Reacciona
Comparte

Sin cambio alguno más que el nombre, la Infiniti QX60 (antes llamada JX35) sigue siendo una de las mejores opciones para una SUV mediana de lujo.

Infiniti sigue posicionándose como una marca de lujo que compite con los mejores. La unión de la calidad de los vehículos Nissan con el lujo que los japoneses pueden entregar hacen un vehículo sumamente atractivo.

El diseño es netamente japonés con sus líneas bien marcadas y una carrocería que se nota musculosa pero con clase. Las curvas utilizadas a lo largo del cofre y la línea de la cintura le dan dinamismo, y la gran parrilla le ayuda a tenar una imagen agresiva.

En el interior todo es lujo y comodidad. Los materiales son de primer nivel y la calidad de ensamble es de lo mejor que puede ofrecer un vehículo japonés aunque sea fabricado en EEUU. Los asientos son muy cómodos y las dos primeras filas de asientos tienen muy buen espacio. La tercera fila, como en prácticamente todos los vehículos de este segmento, es algo reducida y solo se recomienda para viajes cortos, sobre todo porque ocupan mucho espacio de carga.

Es fácil encontrar una buena posición de manejo gracias a los múltiples reglajes que tiene el asiento del conductor. Los relojes son grandes y de fácil lectura y los comandos están a la mano, aunque no es necesario separar las manos del volante ya que casi lo que más se usa se puede controlar desde ahí.

El equipamiento es de primer nivel y cuenta con todo lo necesario y algunos extras de última generación como control de velocidad crucero adaptativo, alerta de colisión e incluso asientos refrigerados y volante calefactable.

El carácter deportivo de la QX60 no sólo lo encontramos en su diseño exterior, el motor que equipa es el V6 de 3.5 litros con 265 caballos de fuerza acoplado a una de las mejores cajas CVT que hemos manejado.

El manejo de la QX60 realmente sorprende. A pesar de ser un vehículo grande, su comportamiento en curvas es envidiable por muchos autos. Se siente con muy buen aplomo y en control, a pesar de su volumen la dirección es precisa y la aceleración se siente briosa.

Los “cambios” de velocidades se hacen de manera rápida y en modo manual la caja hace caso a nuestros comandos, permitiéndonos tener el mayor control posible sobre la camioneta. En modo sport todo reacciona más rápido y realmente se convierte en la versión deportiva de ella misma.

Afortunadamente en modo normal, o en Eco, la suspensión es más suave y el acelerador más letárgico, justo lo necesario para lidiar con el tránsito citadino sin problemas, que junto al excelente equipamiento antes citado hace de los viajes más molestos una experiencia que puede llegar a ser incluso agradable.

La ahora llamada QX60 es una de las mejores SUVs medianas que hay hoy en día en el mercado, no es precisamente barata, pero por todo lo que ofrece está en un precio sumamente competitivo, permitiendo a los japoneses demostrar una vez más que las cosas bien hechas no tienen que tener un precio fuera del alcance de todo el mundo.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Pruebas de Manejo