null: nullpx

Prueba de manejo Hyundai Grand i10 2015

El Grand i10 demuestra lo mucho que ha avanzado Hyundai en los últimos años al crear un producto de calidad.
1 Jul 2014 – 06:26 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Hyundai sigue mejorando en todos los segmentos, y los autos subcompactos han mejorado considerablemente para convertirse en una opción muy viable para quien busca un auto económico y de buena calidad.

El Grand i10 no es el auto más pequeño de la marca ya que es una versión ligeramente más larga que el i10, aunque son básicamente lo mismo.

El diseño sigue con el estilo moderno que tiene la casa coreana con sus líneas agresivas, que en el caso del Grand i10  lo hacen ver como una versión pequeña de un auto con mucho carácter deportivo.

Los faros alargados y la parrilla ya clásica de la marca le ayudan a obtener esta imagen de agresividad que no le viene nada mal al pequeño subcompacto.

El interior cuenta con un diseño bien pensado. La utilización de dos tonos en los plásticos y asientos hace que sea mucho más agradable. La calidad de los materiales y del ensamble es realmente sorprendente, mucho mejor de lo que esperábamos.

Los plásticos son duros y podrían mejorar, pero tomando en cuenta el segmento y el precio del auto, se agradece la atención que se puso en lograr un muy buen ensamble y el auto en general se siente sólido en parte gracias a la falta de rechinidos y piezas flojas en la cabina.

El espacio en las plazas traseras en decente para un auto de su tamaño. Los pocos centímetros que diferencian al i10 de la versión Grand se agradecen en estas plazas ya que tienen un poco más de espacio para las piernas, el resultado es que dos adultos podrán viajar con cierta comodidad en la parte trasera.

El espacio de carga también ganó un poco de espacio y es más que suficiente para cargar con cosas de todos los días como las compras del supermercado. Recordemos que es un auto citadino.

Otra de las muy gratas sorpresas es el motor del pequeño auto. Utiliza un  cuatro cilindros de 1.2 litros con 88 caballos de fuerza junto a una caja manual de 5 velocidades. Aunque la cilindrada es pequeña y la potencia parece poca, la entrega de la misma es sorprendente para su tamaño.

Se siente un auto brioso en el que se pueden hacer rebases con confianza ya que llega a una velocidad crucero con relativa facilidad. El paso de la caja le permite exprimir lo más posible de los 88 caballos de fuerza pero sigue siendo un motor pequeño, por lo que el consumo de combustible sigue siendo contenido.

Su corta distancia entre ejes hace que le sea fácil cambiar su trayectoria y lo preciso de su dirección lo convierte en un auto fácil de maniobrar. No es un auto deportivo por ningún motivo, pero sí puede ser un auto divertido.

El Grand i10 demuestra lo mucho que ha avanzado el fabricante coreano en los últimos años, al pasar de un auto simplemente barato e incluso desechable, a crear un producto de calidad que ofrece movilidad, seguridad y diversión a sus usuarios, sin olvidar un estilo único que solo encontramos en Hyundai.

El talón de Aquiles de los coreanos solían ser los autos económicos, pero con esta generación del i10 nos demuestran que están a punto de robarles el mercado a sus vecinos japoneses.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Pruebas de Manejo
Publicidad