null: nullpx

Prueba de manejo BMW M235i Coupé

El M235 pone un nuevo estándar de lo que un coupé deportivo compacto puede ser, convirtiéndose en el mejor BMW actual.
26 Jun 2014 – 08:00 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

BMW parece hacer las cosas cada vez mejor, y el nuevo M235 pone un nuevo estándar de lo que un coupé deportivo compacto puede ser, convirtiéndose en lo que podría ser el mejor BMW deportivo que se puede comprar hoy en día.

Estéticamente los cambios son sutileza pero importantes. El paquete M le cambia las fascias y los escapes, también le da mejores frenos y menor distancia al piso gracias a una suspensión más deportiva. Cambia los faros de niebla por entradas de aire para refrigerar los calipers de freno y los rines más grandes permiten llantas más anchas.

El chasis del auto es el mismo que se utiliza en el Serie 1, por lo que es fácil darnos cuenta que el M235 es básicamente la versión coupé del M135.

Estéticamente nos recuerda bastante al nuevo Serie 3, pero es más pequeño y tiene identidad propia. La diferencia más notable la encontramos en los faros traseros, pero los más observadores notarán que la línea de la cintura y la caída del techo son diferentes a los de su hermano mayor.

En el interior encontramos un poco más espacio que en un Serie 1, pero no tanto. Las plazas traseras sirven y el auto puede llevar a 4 adultos, pero no se recomiendan para viajes muy largos. La calidad de los materiales y el ensamble es la esperada en la marca y la que podemos encontrar en cualquier vehículo BMW.

La posición de manejo es baja, como en cualquier buen auto deportivo, se tiene buena visibilidad para todos lados y los asientos son sumamente cómodos. El volante M es uno de los mejores que hay en el mercado, tiene muy buen agarre, excelente tacto y tamaño ideal.

Comparte el sistema de infotenimiento con el resto de la familia bávara y el sistema iDrive de última generación es intuitivo y fácil de usar, nada que ver con las primeras versiones que salieron.

El motor seleccionado para esta versión es el I6 turbo de 3.0 litros con 330 caballos de fuerza junto a la caja automática ZF de ocho velocidades. Como en todos los modelos de la casa, la respuesta del motor y la caja son regulables, desde Eco hasta Sport, y en cada uno de los modos el auto se comporta de maneras completamente diferentes.

A pesar de compartir la plataforma con el M135, este nuevo Serie 2 deportivo tiene un mejor balance. El auto se siente más noble y no subvira tanto. Es sumamente fácil de hacerlo sobrevirar cuando se maneja sin asistencia alguna, pero también es fácil de controlar. En modo Sport+ el auto nos dejará vernos como héroe de película de acción haciendo derrapes controlados sumamente fácil, pero no nos dejará hacer el ridículo siempre que nos mantengamos en los límites de la física.

La entrega de potencia del motor es muy rápida a pesar de ser turbo y la respuesta de la caja es casi inmediata.

El M235 es probablemente el BMW que mejor se maneja hoy en día. No es el más rápido ni el más civilizado, pero logra ese balance entre ser lo suficientemente rápido, sumamente divertido y fácil de controlar que lo pone a la altura de competidores como el Porsche Cayman, sumando la versatilidad de una cajuela funcional y asientos traseros útiles que lo ponen un escalón arriba para los que quieren hacer con su auto algo más que ir a la pista.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Pruebas de Manejo
Publicidad