null: nullpx

Prueba de manejo Alfa Romeo Giulietta Quadroflogio Verde 2014

Alfa Romeo siempre se ha caracterizado por crear autos llamativos y con buen manejo deportivo, y el Giulietta no decepciona.
3 Jun 2014 – 06:22 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Una de las marcas con más prestigio internacionalmente, Alfa Romeo siempre se ha caracterizado por crear autos con un diseño llamativo y muy buen manejo deportivo, y el nuevo Giulietta no decepciona.

Aunque es un hatchback familiar (y cumple a la perfección con las necesidades del segmento) el Giulietta es un auto diferente. Desde que lo vemos por primera vez sabemos que estamos viendo algo que sobresale de la norma.

Los faros y la mítica parrilla triangular de la casa italiana marcan el estilo general del auto. Los ángulos afilados y la manera en la que la línea de la cintura sube conforme recorre el auto lo hace ver robusto y deportivo, acentuado por las líneas del cofre que continúan con la forma del frente.

Los gustos son algo muy personal, pero es difícil negar que el Giulietta sea un auto que da gusto ver.

En el interior encontramos el mismo diseño muy estilizado. El uso de materiales como el aluminio rasurado y la piel de excelente calidad hacen del habitáculo un lugar agradable para estar. Es prácticamente todo negro salvo las costuras rojas y el aluminio, dando un efecto visual muy agradable.

Los asientos son cómodos y la posición de manejo es buena, no muy alta pero lo suficiente para tener buena visibilidad ya que no hay que olvidar que sigue siendo un auto familiar. Las plazas traseras tienen buen tamaño y el espacio de carga es bueno incluso sin abatir los asientos traseros.

El volante tiene muy buen agarre y básicamente todas las superficies del Giulietta están muy bien hechas, todo lo que tocamos en el interior está muy bien acabado. El pomo de la palanca de cambios (también de aluminio), es uno de los mejores que hemos manejado en mucho tiempo. La palanca es de buen tamaño, el recorrido es corto y las marchas son fáciles de encontrar.

El equipamiento también es bueno y sólo se extrañó el navegador, lo cual debería ser obligatorio hoy en día en un auto de estas características. Aunque tiene interface para reproductores MP3 y comandos desde el volante, se siente que le falta la pantalla en el medio del tablero, ya existe esta actualización, pero nuestro auto no la traía.

Nuestra versión de pruebas era la Quadrifoglio Verde y se trata de la más deportiva que existe. Utiliza un motor cuatro cilindros de 1.8 litros turbo con 235 caballos de fuerza acoplado a una transmisión manual de seis velocidades. Se agradece que todavía se puedan encontrar este tipo de autos con cajas manuales.

Una de las características más interesantes del Giulietta es la presencia del sistema D.N.A que modifica la respuesta del acelerador, transmisión, suspensión, frenos y dirección, de acuerdo a las necesidades especificadas en tres distintos programas de funcionamiento: Dynamic (modo deportivo), Normal (modo citadino) y All Weather (para condiciones de baja adherencia).

Aunque uno pensaría que la carta fuerte del Giulietta es su diseño, sorprende darse cuenta que no es así. Lo mejor de este auto es como se maneja.

Gracias a un diferencial inteligente la distribución de potencia en las ruedas se optimiza lo mejor posible, lo que se traduce en la mayor cantidad de agarre posible. La entrega de potencia del motor no es brutal pero es contundente y la verdad no esperábamos una respuesta de la dirección tan precisa.

Sin esperarlo, descubrimos que el Alfa Romeo es uno de los mejores hatchback deportivos que existen en la actualidad. No es el más potente ni el más enfocado en el manejo deportivo, pero sí logra un excelente balance entre un auto familiar y un deportivo, justo lo que VW creo con el GTI, pero en esta ocasión con un diseño envidiable.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Pruebas de Manejo
Publicidad