null: nullpx

Mazda CX-5 2.5 S Grand Touring 2014

La Mazda CX-5 mejoró gracias a un motor más potente que no sacrifica mucho en el aspecto del consumo logrando un mejor balance.
25 Jul 2013 – 04:07 PM EDT
Reacciona
Comparte

La Mazda CX-5 mejoró gracias a un motor más potente que no sacrifica mucho en el aspecto del consumo logrando un mejor balance para entregar una SUV light más divertida.

El habitáculo es un lugar cómodo que se siente espacioso. Los asientos tienen buen soporte lateral y es fácil encontrar una buena posición de manejo. Los controles tienen un diseño muy característico de la marca, y por lo mismo son intuitivos y fáciles de activar.

El nuevo diseño del volante es muy atractivo y complementa muy bien la imagen que esta CX-5 nos quiere dar.

La CX-5 aprovecha su éxito y amplía sus versiones al ofrecer un motor de 2.5 litros con 186 caballos de fuerza y transmisión automática de 6 velocidades. También en esta versión podemos encontrar el sistema de tracción en las cuatro ruedas.

El comportamiento de la camioneta es bastante neutral aunque tiene a subvirar un poco, cosa lógica en un vehículo de sus características. La respuesta de la dirección es muy buena y gracias a la puesta a punto de la suspensión se siente ligera y en control en todo momento. La verdad nos recordó mucho al MX-5 por la forma en la que se conduce. Es una camioneta que aunque no tiene mucha potencia y le cuesta algo de trabajo llegar a la parte alta del velocímetro, cuenta con un manejo muy ágil que hace que no sea necesario ir a altas velocidades para que sea divertido.

La potencia extra le un carácter más agresivo, a pesar de no ser muchos caballos de diferencia (apenas poco más de 30), esta CX-5 se siente más ágil y con una mejor respuesta al acelerador. El buen balance del chasis y lo comunicativo de la dirección hace que sea fácil e intuitivo cambiar de dirección en la CX-5.

El consumo sigue bastante contenido para un vehículo de este tipo. La tecnología SKYACTIV le permite gastar justo lo necesario de combustible para entregar lo más posible del motor, aún con el sistema electrónico de tracción integral.

La CX-5 entra a uno de los segmentos más competidos actualmente con un manejo mejorado pero sin la potencia que tenía la CX-7 Turbo, intentando sustituir la fuerza bruta por un manejo más fino y comunicativo a pesar del aumento de potencia con el nuevo motor. Habrá quien extrañe la potencia del motor turbo de la CX-7, pero nosotros creemos que fue una buena decisión ofrecer un mejor manejo general y que es un paso en la dirección correcta.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Pruebas de Manejo