Pruebas de Manejo

Chrysler 300 SRT8 2012

Para muchos de sus seguidores el auto perdió agresividad y se volvió un sedán más civilizado...hasta que prueben la versión SRT8
17 Feb 2012 – 12:52 PM EST


Desde su debut en el 2005, el nuevo Chrysler 300 acaparó prácticamente todos los premios de la industria automotriz y de inmediato se convirtió en uno de los sedanes deportivos más populares por su combinación de diseño, tecnología y su capacidad para recibir alteraciones para mejorarlo.

El simple cambio de la parrilla frontal y los rines como accesorios de post producción, le transforman la imagen exterior de un sedán elegante a uno de súper lujo y más agresivo.

El poderoso motor está acoplado a una caja automática de cinco velocidades, que cumple con la transferencia de poder adecuadamente en cada cambio a la tracción trasera del 300 SRT8, con el sistema con AutoStick, que permite elegir entre cambios manuales o automáticos y ayuda a un mejor rendimiento y ahorro de combustible, que además se beneficia gracias a la tecnología ‘fuel saver’ que desactiva cuatro cilindros del motor cuando no es necesario.

En su interior, posee todo lo necesario para hacer los viajes más cómodos para sus cinco pasajeros y luce más elegante que la primera generación gracias al rediseño del panel de controles, la consola central coronada por un reloj análogo en el centro y sus nuevo sistema UConnect.

Cuenta con radio AM/FM con 13 parlantes y reproductor para seis CDs, volante con controles de audio, radio satélite SIRIUS, conexión Bluetooth y control de temperatura automático para dos ambientes.

El sistema UConnect además integra todas estas funciones con las del sistema de navegación, el cual se puede operar en una pantalla de LCD con touchscreen o por comando de voz.

En cuanto a seguridad, este auto cuenta con sistema de frenos anti bloqueo y asistencia electrónica de frenado, control de tracción, columna de absorción de energía, bolsas de aire tipo cortina, cruise control, sistema de control electrónico de estabilidad, cinturones de seguridad y pedales ajustables, según la estatura, protección al interior contra golpes en la cabeza, y sistema de asistencia para estacionarse ParkSense.

Por fuera, el Chrysler 300 tiene una nueva parrilla frontal, fascias y rines, pero todavía conserva los detalles de inspiración del modelo original Chrysler 300 de 1957.

El precio final del Chrysler 300 SRT8 es de $54,430 para nuestro modelo de prueba que contaba con equipo full.

Es un auto ideal para una familia mediana en la que se aprecia el poder de un deportivo y la comodidad de un sedán de lujo.

RELACIONADOS:Pruebas de Manejo

Más contenido de tu interés