null: nullpx

Chevrolet Camaro SS Hot Wheels 2013

Dicen que la diferencia entre un hombre y un niño es el tamaño de sus juguetes y no hay mejor ejemplo que el Camaro Hot Wheels para demostrar esto.
31 Mar 2016 – 05:32 PM EDT
Reacciona
Comparte

Los amantes de los autos siempre están buscando tener un vehículo diferente, ya sea comprando los modelos más exclusivos o personalizando sus vehículos. Algunas veces las marcas ayudan a esto con ediciones especiales, y el Camaro Hot Wheels es el ejemplo perfecto de esto.

Basado en el juguete escala 1:64 Custom Camaro Spectraflame que formaba parte de la primera colección de 16 Hot Wheels que se fabricaron allá en 1968, esta edición especial tiene un color exclusivo Kinetic Blue, rines negros de 20 pulgadas, franja central también en negro, parrilla basada en la del ZL1 con línea inferior roja, así como los logos Hot Wheels en costados y parrilla para diferenciarse de un Camaro común.

En el interior encontramos costuras rojas en asientos,  volante y pomo de palanca, asi como logos de Hot Wheels en volante, estribos y asientos completan.

Este auto se presentó como prototipo en el SEMA Show de 2011 y un año después también ahí se presentó la versión de producción.

Mecánicamente no hay cambio alguno, nuestra unidad de prueba estaba basada en un Camaro SS automático que utiliza el motor V8 de 6.2 litros con 400 caballos de fuerza y la caja automática de 6 velocidades con paletas de cambios detrás del volante.

Al no tener cambios mecánicos, el comportamiento del auto es exactamente igual al de cualquier otro SS automático. La aclaración es bastante buena y a pesar de ser un Muscle Car de pura sangre, es un auto bastante dócil y fácil de conducir a altas velocidades para el tipo de auto que es.

El carácter bronco sigue ahí, pero gracias a la suspensión independiente y el buen balance del chasis, el Camaro es un auto que puede ser muy divertido sin ser demasiado peligroso, haciendo quedar bien al conductor más por las características del auto que por las habilidades del piloto.

Los problemas que tiene son los mismos que en la versión normal también: la visibilidad trasera no es muy buena y a pesar del buen volumen de la cajuela, la entrada a esta es reducida por lo que es difícil meter objetos grandes.

El equipamiento es bastante bueno y la nueva pantalla táctil del equipo de sonido y navegación está muy bien integrada al diseño retro del tablero. Seguimos extrañando el volante “Dip Dish” que solo estuvo disponible en el primer año de producción para ser sustituido por uno con el diseño común de Chevrolet, que aunque tiene buen agarre y es de buen grosor y dimensión, sigue siendo el mismo que encontramos en un Cruze. El volante anterior iba mucho más al caso con el estilo retro de todo el auto.

El Camaro Hot Wheels es un auto para quienes siguen siendo niños, mecánicamente es igual, pero los detalles estéticos lo diferencian bastante de las otras versiones del auto. Las sutiles flamas laterales y los logotipos de la marca de autos a escala no fallan en provocarnos una sonrisa cada vez que lo vemos. Dicen que la diferencia entre un hombre y un niño es el tamaño de sus juguetes y no hay mejor ejemplo que el Camaro Hot Wheels para demostrar esto.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Pruebas de Manejo