null: nullpx

Abordo del Mercedes-Benz S65 AMG 2015

Encuentra aquí los detalles de mi experiencia sobre el lujoso Mercedes-Benz S65 AMG, lo más cercano a viajar sobre una alfombra voladora.
9 Oct 2015 – 10:23 PM EDT
Reacciona
Comparte

Para el 2015 la Serie S de Mercedes-Benz recibió nuevos a integrantes, ampliando la oferta para el rentable segmento de los autos de lujo. En esta oportunidad tuvimos oportunidad de evaluar a una de las versiones tope de gama, el Mercedes-Benz S65 AMG.

Para quienes siguen mi trayectoria como periodista automotriz recordaran que no hace mucho tuve la oportunidad de probar al súper-lujoso Mercedes-Maybach S550. Este último es el refinado hermano mellizo del S65, ya que comparten la misma plataforma entre ellos.

El Mercedes-Benz S65 AMG cuenta con el gran motor V12 de 6.0 litros capaz de generar hasta 621 hp y 738 lb-pie de torque. Comparte su rápida y dócil transmisión automática de siete velocidades con su hermano menor el S63 AMG. Las versiones de serie de estos ofrecen tracción posterior y el sistema 4Matic es una opción, mientras que la gran versión S600 no ofrece esta opción.

Mercedes-Benz afirma que tanto el S65 y S63 consiguen alcanzar las 60 millas por hora (97 km/h) en 4 segundos y que su consumo de combustible varía entre 13 millas por galón en la ciudad y 20 en la autopista.

Los beneficios de cargar con un motor V12 son evidentes en el S65. La aceleración de un vehículo de 5,000 lbs (2.5 toneladas) no es fácil, pero 738 lb-pie de torsión consiguen alcanzar velocidades superiores a las 70 mph sin demostrar mayor esfuerzo. Los bajos niveles de ruido dentro de la cabina, combinado con el fantástico trabajo del sistema de suspensión electrónico con amortiguadores neumáticos, consiguen un atmosfera tranquila y perfecta para actuar como una oficina móvil.

La seguridad para los ocupantes del vehículo -en cualquiera de sus versiones- es maximizada gracias a su equipamiento de serie. El control de tracción y estabilidad (con mitigación de viento cruzado), frenos anti-bloqueo, bolsas de aire laterales adelante y atrás, bolsas de aire tipo cortina para ambos ambientes y otra bolsa para la rodilla del piloto.

Algunos de los sistemas de seguridad electrónicos de serie incluyen: cámara posterior, sistema de advertencia de atención para el conductor y el sistema de prevención de colisión. Este último advierte al piloto de una colisión potencial y capaz de aplicar la totalidad de los frenos de ser necesario.

El paquete Driver Assistance (de serie en el S65 y S600) incluye el sistema activo de advertencia de puntos ciegos (virará lo suficiente para regresar el vehículo a su carril si no se hizo caso de la advertencia inicial), sistema activo de salida de carril (ídem), reconocimiento de transeúntes para el sistema de prevención de colisión y detección de impacto posterior.

Otro de los sistemas que no puedo dejar de mencionar es el Control de Crucero Adaptable Avanzado, el cual no solo igualará la velocidad del vehículo que se encuentra al frente, pero aplicará los frenos, acelerará y lo mantendrá en su carril a través de una congestión de tráfico. Efectivamente, estamos entrando en la era de los vehículos autónomos.

Otros sistemas opcionales incluyen el de visión nocturna, el cual detecta peatones y animales a través de sensores infrarrojos y lo proyecta en el panel de instrumentos digital. Además, se ofrece un sistema que incluye un conjunto de cámaras de video para monitorear el perímetro completo del vehículo.

El sistema de emergencia exclusivo de Mercedes-Benz ‘mbrace’ incluye notificación automática de colisión, asistencia para ubicar el vehículo si fuese robado, notificación de alarma, botón para servicios de emergencia SOS, limitaciones para servicios de valet y/o conductores con poca experiencia y controles para el vehículo remoto (vía app o computadora).

Una de las grandes virtudes de este vehículo es la sensación de opulencia mientras uno viaja en él. No importa en cuál de sus butacas se encuentre, su gran espacio, diseño y materiales lo convierten en la oficina móvil ideal.

Además, sus numerosos componentes electrónicos adornan y encantan a sus ocupantes. La iluminación interior LED roja, fue distribuida a través de lugares estratégicos en los paneles para crear un ambiente tranquilo.

La comodidad sobre sus butacas es incomparable, así como la calidad de su sistema de entretenimiento. Sus cuatro bancas cuentan con un sistema que ofrece diferentes niveles de intensidad y tipos de masajes. Uno de ellos trabaja en conjunto con el sistema de calefacción del asiento, simulando un “masaje con piedras calientes”.

Para acomodar las necesidades más exigentes de sus ocupantes posteriores, uno puede solicitar mesitas de aluminio plegables tipo avión, sistema de sonido Burmester opcional de 24 altavoces y un refrigerador.

El sistema de dirección eléctrico es extremadamente suave y teniendo en cuenta sus dimensiones y peso, su maniobrabilidad es impresionante.

La experiencia de viaje -sobre todo sobre la autopista- es lo más cercano que puedo imaginar a la de una alfombra voladora. La razón de esta suavidad es acreditada al sistema Magic Body Control, el cual monitorea constantemente la pista en busca de imperfecciones. Una vez las cámaras detectan algún “bache” se lo comunican a una computadora, la cual prepara al sistema de suspensión para enfrentarlos. ¡El resultado es mágico!

El precio base de este vehículo, clasificado por muchos como el auto tecnológicamente más avanzado del planeta, empieza en los $142,000. No cabe duda que la opciones adicionales agregan montos significativos a la factura final, pero el valor que este vehículo ofrece a ejecutivos con apretadas agendas…no  tiene precio.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Pruebas de Manejo