publicidad

Declararte en bancarrota puede ser una opción adecuada para no perder tu patrimonio

Declararte en bancarrota puede ser una opción adecuada para no perder tu patrimonio

Si estás a punto de perder tu patrimonio por deudas, declararte en bancarrota puede ser una buena opción.

Declararte en bancarrota puede ser una opción adecuada para no perder tu...

La ley proporciona beneficios

Las familias que están a punto de perder su casa o la propiedad de inversión que compraron con sus ahorros podrían ver una luz al final del camino. La ley de bancarrota ofrece alternativas para quienes pasan por un mal momento económico y no quieren desprenderse de lo que han conseguido con grandes sacrificios.

La ley de bancarrota es federal y se aplica en todo el país. En algunos estados, sin embargo, la persona está obligada a reunirse con un asesor de crédito durante los seis meses anteriores a la solicitud de bancarrota y a asistir a clases de administración de finanzas.

La ley es para todos, no sólo para las empresas. Si no quieres perder tu hogar o la propiedad que compraste como inversión, puedes acudir a la bancarrota.

publicidad

Bajo el capítulo 13 de la ley de bancarrota, las personas que pasan por dificultades económicas y no pueden pagar sus deudas -incluidas hipotecas, tarjetas de crédito y préstamos de autos- pueden tratar de reorganizar sus finanzas bajo la supervisión de una corte judicial.

Declararse en bancarrota no es algo negativo

"El público en general piensa que declararse en bancarrota es de mala persona, le da pena y vive con vergüenza. Pero realmente eso no es cierto. Es una herramienta que el gobierno federal provee para que uno pueda sanear sus deudas. Tener deudas no es un crimen, no es uno malo. Al revés, hay que sacarle ventaja a las posibilidades mientras se pueden", asegura el abogado especialista en bancarrotas Andrés Montejo.

La quiebra obliga a organizar las finanzas y a realizar pagos a sus acreedores hasta en 5 años. En todos los casos una corte determina qué deudas tienen que pagarse, cuáles deben rebajarse  y cuáles serán eliminadas.

En el caso de las propiedades con hipotecas altas, la persona tiene la posibilidad de quedarse con ellas y recomprarlas al precio actual.

"Hay gente que está perdiendo su propiedad de inversión, que le han fijado fecha. Usted mete la bancarrota antes de la fecha, tranca la venta y obliga al banco al plan de pagos que usted propone del valor actual de la propiedad", explica Montejo.

Tiene mas pros de los que se creen

La bancarrota aparecerá en tu historial de crédito y podría limitar el acceso a nuevos préstamos. Para muchos abogados, sin embargo, los beneficios son mayores que los inconvenientes.

"La gente piensa que ése es el peor castigo. ¿Qué es lo malo de la bancarrota? ¿Que le aparece en su reporte de crédito durante 10 años? Eso qué importa en comparación con todo lo que está resolviendo. Usted hace un capítulo 13 y le quita la segunda hipoteca a su casa. Usted hace un capítulo 13 y salva su propiedad de inversión pagando lo mismo que recibe de la renta para pagarle a la corte. ¿No cree que es un magnífico negocio?", pregunta Montejo.

La ley limita el número de veces y las condiciones en que una persona puede declararse en quiebra, por eso es muy importante que antes de dar el paso analices con un experto las características de tu caso y estudies a fondo los pros y los contras.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad